ESPACIOS
Cerrar CERRAR
Eléctricos

4 MIN

Este Volvo parece una zapatilla, consume menos de 4 litros a los 100 y en el maletero tiene los asientos para pasajeros

Motor de 3 cilindros, bajo nivel de emisiones, un consumo ridículo, combustible alternativo y materiales ultraligeros. Algo común a día de hoy, ¿verdad? Pues este pequeño gran prototipo de Volvo cumplió con todo eso hace más de 40 años. Alucina con el diagrama gráfico de su estructura que te dejo en la galería.

Volvo LCP 2000, un Volvo Concept sumamente avanzado a su época

El Volvo LCP 2000 es un prototipo orientado al futuro y medio ambiente centrado en la utilización de materiales ligeros (LCP es Light Component Prototype, que significa «prototipo de componentes ligeros»).

Era 1983 y la marca sueca sacó a la palestra este alarde tecnológico con forma zapatilla que no pesaba más de 700kg, hecho de materiales reciclados y reciclables, fibra de carbono (algo casi inédito en aquellos años) y motores nada convencionales que funcionaban con varios combustibles y dejaban olor a pescado a su paso. ¡Veámoslo en profundidad!

Seguro que sabes de lo que hablo si te digo que a su paso quedaba un olor a pescado y patatas fritas

Vista lateral del innovador Volvo LCP2000, destaca su diseño aerodinámico

Motor diésel 3 cilindros con un consumo ridículo hace 40 años

Se crearon 4 LCP con ligeras modificaciones entre ellos. Todos se equiparon con motores turbodiésel transversales de 2 tipos con diseño especial. Ambos eran tricilíndricos. Uno de ellos era un motor ligero de magnesio de 1.3 litros y 50CV, mientras que el otro tenía bloque de hierro fundido, 1.4 litros y 90CV. Quedaban aislados térmicamente sin camisa de refrigeración en la culata, usando el aceite del motor como refrigerante.

Funcionaba con cualquier combustible, como el aceite de colza, lo que daba al coche un grato olor a lo que sea que la abuela hubiese frito la noche anterior en él.

Todos los LCP eran tracción delantera y contaban con una transmisión manual de cinco velocidades o una transmisión de relación variable (CVT) controlada electrónicamente.

Se usaron 2 motores. Uno ligero de aleación de magnesio y otro de hierro fundido. Ambos tenían 3 cilindros y turbo dando potencias 50CV y 90CV, pudiendo funcionar con aceite de colza

Volvo LCP 2000, estilizado y eficiente, diseñado para consumos bajos.

Materiales innovadores y una sociedad que no estaba preparada

El índice del proyecto exigía que en el coche debían entrar un mínimo de 2 personas, tener un peso máximo de 700kg y un consumo máximo de combustible inferior a 4 litros a los 100km. Esto se planteó en 1979 a los ingenieros como una combinación muy poco realista en aquel entonces. Lograron meter a 4 personas en unas medidas de 4m de largo por 1,3 de alto. Eso sí, la gente tenía que entrar por el maletero y aunque no lo parezca, quedaba algo de sitio para un par de maletas. El peso se contuvo hasta 707kg.

Se usaron diferentes tipos de plástico, magnesio y aluminio, tanto por el peso, como por razones de reciclaje y disponibilidad futura de la materia prima. Una enorme innovación fue el uso de fibra de carbono para los marcos de las puertas (un material completamente nuevo y no probado).

El uso de materiales exóticos sin estandarizar hacía cara la producción y en 1983 el mercado no estaba preparado para lo ecológico. Potencia y rendimiento seguían siendo las claves del momento para un coche. El buen perfil aerodinámico del LCP se aprovechó para el Volvo 480 presentado 3 años después.

Los estudios del consumo total de energía del LCP (el ciclo de vida desde la materia prima, pasando por la producción y la vida útil hasta el eventual desguace) formarían más tarde la base de la estrategia medioambiental EPS de Volvo Cars

Volvo LCP2000 en entorno natural, diseño futurista y eficiente.

Dame tu opinión sobre este artículo

Ni fu, ni fa
Me ha gustado
¡Muy bueno!

Martín Jemes

Martín Jemes es redactor y creador de contenidos para las redes sociales de Diariomotor.

Cargando...