Gasolina o híbrido, nada más: el Volvo S60 será el primer Volvo sin motores diésel

 |  @ClaveroD  | 

Hace tan solo unos meses que Volvo anunció el comienzo del fin para sus motores diésel y hoy conocemos la primera consecuencia. El nuevo Volvo S60 será el primer modelo de la marca sueca que renuncia de forma total al uso de un motor diésel, un movimiento que pretende verse respaldado por el cambio de tendencia del mercado y la oferta de motores gasolina e híbridos enchufables que ofrecer Volvo en la actualidad. De este modo Volvo da el primer paso hacia la completa eliminación del diésel en sus coches.

El diésel comienza a decir adiós, a la gasolina tampoco le queda mucho. Volvo ya sólo piensa en eléctricos

En una reciente entrevista concedida por el CEO de Volvo Håkan Samuelsson a Financial Times, Samuelsson ha confirmado que el Volvo S60 que será lanzado el próximo verano de 2019 será el primer Volvo que prescinda de un motor diésel. La confirmación de este hecho supone un importante paso adelante para la marca, un punto de inflexión en su estrategia que respalda el anuncio realizado por la marca con grandes planes de electrificación a corto y medio plazo. Para 2025 Volvo espera que el 50% de sus ventas provengan de vehículos eléctricos.

El motor diésel ha comenzado a abandonar los coches de Volvo, aunque lo hará de forma paulatina ya que todavía es una mecánica con gran interés en modelos como el Volvo XC60 o Volvo XC90. La economía de combustible es a día de hoy el gran reclamo de los motores diésel, de ahí su importancia en los modelos de mayor tamaño y peso del fabricante, pero el futuro de estos motores diésel está escrito y ya ha comenzado a realizarse una migración hacia motores gasolina más eficientes, pero sobre todo hacia sistemas híbridos enchufables más optimizados en peso y coste.

Para Volvo la renuncia al motor diésel no viene dada únicamente por los escándalos en emisiones y la mayor presión que existe ahora sobre ellos, sino por el aumento de complejidad y coste de estos motores en tanto entren en vigor normativas anticontaminación más restrictivas. Ante este panorama la continuación en inversiones carece de sentido y por ello Volvo ya anunció que en el futuro de su oferta diésel solo contempla una evolución, nada de nuevas inversiones o más desarrollo en nuevos propulsores alimentados con gasóleo. Pero esta estrategia no se que queda solamente aquí, y es que en un futuro no mucho más lejano este abandono se repetirá con los motores gasolina para alcanzar la meta de una gama 100% eléctrica.

Lee a continuación: Un Volvo S60 en promoción es la forma más barata de hacerte con un coche premium, con una buena berlina por muy poco precio

El Volvo S60 es un sedán del tamaño de un BMW Serie 3, un modelo que brilla sobre todo por el confort, la calidad de acabados y la amplia dotación de equipamiento disponible en catálogo. También dispone de una alternativa de carrocería familiar, el Volvo V60.

Ver todos los comentarios 3
  • cat

    Cuando marcas rivales como mercedes,y bmw con motores diésel usen tecnología limpia como el sistema acct,o un sistema que va a patentar bosch para que los motores diésel apenas contaminen,y se lleven las ventas dirán que ¿por que no hemos seguido ese camino junto a los híbridos y eléctricos,para que la gente pueda elegir lo que quiera?

  • Nicolas Smith

    Demasiado precipitado: perdera ventas y mas teniendo en cuenta que el V60 tiene en su gama motores diesel. Lo logico sería que el S60 tambien los tuviera

  • Smat

    Volvo es una de las marcas más dependientes del diesel, sin ir más lejos el recién presentado V60 apuesta claramente por el diesel, ofertando las potencias mas demandadas en diesel (d3 y d4) dejando en gasolina o híbrido motores de 250cv para arriba, muy minoritarios en ventas, por eso me ha sorprendido mucho.

    Dicho esto, por mi parte, si eso supone que habrá gasolinas racionales a buen precio, bienvenido sea, llevo meses detrás de un gasolina de esta gama y es una odisea pues en todos los fabricantes alemanes implica gastar mucho más en suel aadquisición que un diesel, por otra parte como propietario orgulloso de un volvo, la marca me tira, aunque no soy amigo de comprar un recién llegado. Más allá de mis intereses opino que las marcas están eliminando el diesel para ahorrarse inversiones y sin ofrecer una alternativa.

El Volvo S60 es un sedán del tamaño de un BMW Serie 3, un modelo que brilla sobre todo por el confort, la calidad de acabados y la amplia dotación de equipamiento disponible en catálogo. También dispone de una alternativa de carrocería familiar, el Volvo V60.