comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor

5 MIN

Caudalímetro o sensor MAF: qué es, cómo funciona y cuáles son las averías más frecuentes

Caudalimetro Averias Sensor Maf Bmw 01 Portada

Seguro que en más de una ocasión habrás escuchado la palabra caudalímetro, y posiblemente la relaciones con la válvula EGR y con el filtro antipartículas o FAP. Pues no vas muy desencaminado, pues estos tres elementos son la santísima trinidad de las averías típicas de un diésel, salvo que el caudalímetro no es un dispositivo anticontaminación, sino un sensor cuya misión es medir cuánto aire entra al motor para que el proceso de combustión se lleve a cabo de forma óptima, encontrándose (al igual que los otros) tanto en motores diésel como gasolina.

¿Qué es un caudalímetro y cómo funciona?

El caudalímetro, sensor de flujo másico de aire o MAF (Mass Air Flow) es un dispositivo cuya misión es medir cuánto aire está entrando al motor, y por tanto, qué cantidad de oxígeno llega a los cilindros con la ayuda de otros datos como la temperatura o presión de ese aire. Con esta información la centralita del coche ajusta parámetros como cuánto combustible debe inyectar, si es necesario retrasar o avanzar el encendido o cuánto abrir la EGR, para que la combustión se realice de forma correcta. En líneas generales podríamos decir que es imprescindible en los motores gasolina para conseguir una mezcla estequiométrica y en los diésel para graduar la apertura de la válvula EGR.

El caudalímetro se encuentra ubicado en la admisión, justo después del filtro del aire, para impedir así que cualquier partícula del exterior o suciedad que lo pueda dañar, puesto que a pesar de tratarse de una pieza muy fiable (al menos, en teoría), sí que es muy frágil y delicada.

El caudalímetro es un sensor que mide cuánto aire entra en función de la variación de la resistencia eléctrica de un filamento.

Los primeros caudalímetros, aproximadamente hasta los años 80 o 90, podríamos definirlos como de tipo mecánico, ya que tenían una especie de mariposa que era empujada por el aire que entraba, estando su eje conectado a un potenciómetro que variaba su resistencia eléctrica en función de la cantidad de aire que entraba. El problema de estos caudalímetros es que, además de ser un tanto voluminosos, no solían arrojar valores muy fiables, además de ser propensos a fallar con más frecuencia debido a sus partes móviles.

Actualmente nos encontramos el llamado caudalímetro por hilo caliente, el cual también integra un termómetro para conocer la temperatura del aire de admisión, pero su secreto radica en un filamento conductor que varía su resistencia eléctrica en función de la temperatura a la que se encuentre, magnitud que depende directamente del flujo másico de aire (si entra más aire del exterior se enfriará dicho filamento, y viceversa). Sin embargo, esas variaciones de resistencia eléctrica son extremadamente pequeñas, por lo que se recurre a un puente de Wheatstone, que no es más que una construcción formada por cuatro resistencias eléctricas y que permite detectar esas pequeñísimas variaciones.

Caudalímetro averiado: síntomas y soluciones

Existen varios síntomas que evidencian una posible avería del caudalímetro, y digo posible, porque en muchos casos el problema no radica en él, tal y como te contamos en unas líneas más adelante. Así, un consumo elevado, una respuesta torpe o un ralentí inestable son síntomas de que a la centralita no le llega un valor de flujo másico de aire correcto, además del correspondiente fallo de error arrojado por una diagnosis.

Antes de achacar esos problemas a un caudalímetro defectuoso es muy recomendable revisar otros puntos, como por ejemplo que no haya una abrazadera floja o un manguito de admisión rajado por donde se escape el aire, ya que en esas situaciones la ECU cree que al motor le entra más oxígeno del real. Otros problemas que también dan lugar a una medición errónea es un caudalímetro sucio, para lo cual se recomienda limpiarlo con un producto específico en espray, y bajo ninguna circunstancia usar un trapo, brocha ni soplarle, así como un conector suelto.

En la mayoría de los casos, lo que parece un caudalímetro defectuoso, acaba siendo otro tipo de avería: un manguito rajado o una abrazadera floja, por ejemplo.

Finalmente, tras descartar todas las hipótesis anteriores, sí que nos podemos encontrarnos con un caudalímetro defectuoso, cuya única solución será reemplazarlo por uno nuevo. Normalmente tienen un muy buen acceso, y cambiarlo es cuestión de minutos, por lo que el mayor coste de esta reparación radica en diagnosticar la avería y en la propia pieza, teniendo esta generalmente un coste comprendido entre los 100 y 300 €.

Cómo prevenir averías en el caudalímetro

En teoría un caudalímetro por hilo caliente o sensor MAF es un dispositivo que no debería fallar, ya que no consta de partes móviles, y las resistencias eléctricas no están sometidas a corrientes que puedan quemarlas. Así pues, generalmente las principales averías son consecuencia de nuestros propios hábitos, bien sea por una incorrecta manipulación del mismo, en la que dañemos ese frágil filamento, o bien por no contar con un filtro de aire lo suficientemente limpio, lo que provoca que lleguen partículas del exterior y deterioren el hilo conductor.

Más artículos sobre diésel y averías:

- Por qué te puede costar muy caro anular la EGR de tu coche diésel - Síntomas de que la EGR de tu coche diésel está obstruida o averiada - Cómo detectar problemas en la EGR y prevenir sus averías en tu coche diésel - Averías en coches diésel: cómo evitar problemas en filtro antipartículas, EGR y AdBlue - Cómo evitar averías en los diésel modernos: EGR, filtros, Adblue...