CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

5 MIN

¿Cuál es el origen de los coches tipo Shooting Brake?

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 30 May 2021
shooting-brake-portada
shooting-brake-portada

En Diariomotor estamos constantemente hablando de coches con el apellido Shooting Brake... pero la realidad es que son simplemente versiones pseudo-familiares de coupés de cuatro puertas - otra denominación discutible en sí misma - y orientación dinámica. La denominación Shooting Brake es mucho más antigua que estos ejercicios de marketing, y aunque se usa comúnmente para definir a vehículos familiares de dos puertas, tiene sus orígenes a principios del pasado Siglo XIX. ¿A qué demonios hace referencia el término original?

5
FOTOS
VER TODASVER TODAS
El término nació designando a un coche de caballos con espacio para armas, destinado a la caza.

El término Shooting Brake hace referencia a coches de caballos para excursiones de caza. Su origen es británico, como no podía ser de otra manera. Un brake hacía entonces referencia un coche tirado por caballos, usado originalmente para domar a caballos de "espíritu fuerte". Un shooting brake era simplemente un coche de caballos - generalmente adaptado a partir de un coche con bancos longitudinales - adaptado para transportar armas y utensilios de caza. La caza era el deporte favorito de las clases más adineradas británicas, lores y Sirs.

Durante más de un siglo fue la única acepción para shooting brake, pero todo cambió con la llegada del motor de combustión interna. En sus primeras décadas, el automóvil era propiedad casi exclusiva de las clases altas, cuyas aficiones no habían variado demasiado. Era común que muchos clientes de las clases altas encargasen automóviles con carrozados especiales - una época en la que cada coche se hacía a medida - para poder ir cómodamente de caza. Generalmente eran vehículos de superlujo, por ejemplo, preciosos Rolls-Royce.

Hasta los años 50-60 no nació la acepción actual: un familiar de dos puertas.

Algunos vehículos sin techo y ventanas, usados en los primeros safari de la historia, también recibieron dicha denominación. Ya en los años 30 del Siglo XX nacía el estate car. Traducido al español como coche familiar o ranchera, su razón de ser original era que eran tan capaces de cargar armas a una excursión de caza, como de llevar maletas y pasajeros a la estación. Una evolución del shooting brake original, que a partir de entonces quedó limitado al nicho actual: coupés de dos puertas con carrocería familiar.

Los años 60 y 70 fueron la época en la que se concibió lo que hoy en día conocemos como shooting brake. Algún adinerado caballero decidió encargar un coupé con un carrozado especial para ir de caza y nació un vehículo mucho más práctico, pero igualmente atractivo. Por ejemplo, el Ferrari 330 GT Shooting Brake que acompaña este texto - y del que fue propietario Jay Kay, líder de la banda Jamiroquai y petrolhead de pura cepa - es la perfecta definición de este vehículo: basado en un Ferrari 330 GT Coupé, Vignale carrozó la parte trasera con formas de familiar, en busca de un mayor espacio y distinción.

Hoy en día Shooting Brake se aplica a simples familiares. Es sólo marketing.

Como sólamente se aplicaba a coupés, los shooting brake adquirieron un halo de distinción y elegancia, que ha permanecido en el imaginario popular hasta hoy en día. Al menos en el de los aficionados a los coches. Uno de los primeros shooting brake de producción en masa fue el Volvo P1800 ES, basado en el precioso Volvo P1800 de dos puertas. En Estados Unidos ya se había tanteado con este tipo de carrocería, sin un excesivo éxito comercial. Con todo, varios prototipos basados en muscle cars llegaron a producirse.

Y llegamos al presente. Durante los años anteriores a esta década, sólo se produjeron carrozados especiales de tipo shooting brake, a menos que se considere al Volvo C30 un shooting brake - en el fondo, era solo un sentido homenaje al Volvo P1800 ES. Y entonces, alguien en Mercedes decidió denominar Shooting Brake a una versión semi-familiar del Mercedes CLS. No seré quien tire piedras contra el tejado de los coches familiares, pero en verdad, era solo una versión con más maletero de un "coupé" de cuatro puertas - en sí mismo, un cuatro puertas más elegante y con un perfil más bajo.

Los shooting brake más tradicionales son coches exclusivos, de producción muy limitada y elevado precio.

Poco tiempo después, el Mercedes CLA, hermano menor del Mercedes CLS, recibía su propia versión Shooting Brake, que sigue actualmente a la venta. Shooting Brake es la denominación usada por Volkswagen para designar a la versión familiar del Arteon, y el Kia Proceed fue lanzado al mercado como la versión "shooting brake" de la gama Kia Ceed. Marcas como Audi llevan años lanzando prototipos con la denominación Shooting Brake, que no dejan de ser versiones algo más prácticas de coches compactos, deportivos o SUVs. Hasta el momento, Audi retiene Sportback como nombre comercial.

Por fortuna, siguen existiendo Shooting Brake a la usanza, como los preciosos Aston Martin Vanquish diseñados por Zagato, de altísimo precio y producción muy limitada. A mayores, también existen carrozados exclusivos de tipo shooting brake, basados en coches como los Ferrari 612 Scaglietti. En verdad, estos son los coches que deberían portar de forma orgullosa este apellido tan exclusivo. ¿Donde está la frontera entre un shooting brake clásico y la actual acepción? Realmente, donde los departamentos de marketing la quieran poner.

El Volkswagen Arteon Shooting Brake es muy bonito y es un gran coche, pero de shooting brake solo tiene el nombre.