CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

6 MIN

El botón de tu coche que te permitiría ahorrar un 30% de gasolina o gasóleo no existe

David Villarreal | @davidvillarreal | 7 Sept 2022
Polestar Interior Shots
Polestar Interior Shots

Imagina que tu coche tuviera un botón desconocido y que al pulsarlo automáticamente consiguieras ahorrar un 30% de gasolina o gasóleo. Suena demasiado bonito para ser verdad, ¿no crees?

En los últimos días nos han llegado diferentes artículos que apuntaban a las mágicas bondades del botón de recirculación del aire, presente en todos los coches modernos y asociado al sistema de climatización y aire acondicionado. Se decía que la activación de este botón podría permitirnos un ahorro de gasolina y gasóleo de hasta el 30%. Una afirmación sin duda exagerada y, francamente, inalcanzable incluso en las peores circunstancias.

Ahora bien, ¿qué es el botón de recirculación de aire del coche? ¿Cómo funciona? ¿Hasta qué punto puede permitirnos ahorrar combustible?

El botón de recirculación de aire del coche ejerce una función importante para adecuar el funcionamiento del climatizador a unas circunstancias muy concretas, pero no consigue en ningún caso ahorrar un 30% de gasolina o gasóleo

¿Qué es el botón de recirculación de aire del coche?

El botón de recirculación de aire del coche es un parámetro disponible en el climatizador o en el aire acondicionado de los automóviles que, al activarse, bloquea la entrada de aire del exterior. De esta forma, la recirculación hace que el aire que utiliza el climatizador para acondicionar la temperatura del habitáculo se obtenga del propio habitáculo, y no del exterior.

La recirculación de aire dispone de un botón precisamente para que el conductor pueda activarlo si lo considera oportuno. Aunque también es cierto que los climatizadores modernos disponen de funciones automáticas que activan, o desactivan, la recirculación de aire en ciertas circunstancias.

Como ya estarás imaginando, existen circunstancias en las que puede interesarnos bloquear la entrada de aire del exterior, por ejemplo para evitar que penetren en el habitáculo olores indeseables. Y también existen circunstancias en las que nos gustaría que se renueve el aire del habitáculo y, por lo tanto, que no esté activada la recirculación de aire, por ejemplo para evitar una atmósfera viciada a bordo o que se empañen las lunas.

La activación del botón de recirculación de aire bloquea la entrada de aire del exterior y hace que el climatizador tome únicamente aire del interior del habitáculo

¿Cómo debemos utilizar la recirculación de aire en el coche?

  • Los fabricantes de coches recomiendan utilizarlo si la temperatura exterior es muy alta y durante un período de tiempo muy corto. Suele resultar muy útil para ayudar a que el aire acondicionado alcance una temperatura agradable a bordo y se llegue a ese punto antes. No obstante, en estas circunstancias, y si el coche ha estado aparcado al sol, recomendamos abrir las puertas y las ventanillas durante unos minutos antes de iniciar la marcha, e incluso de encender el motor y el climatizador.
  • Activa la recirculación de aire cuando en el exterior existan olores indeseables, para evitar que penetren en el habitáculo. Este consejo no está exento de dilemas cuando el olor ya ha inundado el habitáculo. ¿Seguir tomando el aire del exterior, para tratar que se vaya el olor, o evitar que entre aire del exterior para que no sigan entrando malos olores en el habitáculo? Pero nos será muy útil sobre todo en zonas en las que conocemos, de antemano, que son habituales los malos olores, como en la cercanía de explotaciones industriales, agrícolas, o ganaderas.
  • Aunque los túneles disponen de sistemas sofisticados y potentes de ventilación, activar la recirculación antes de acceder a un túnel de varios kilómetros también puede ser aconsejable.
  • Los fabricantes no suelen recomendar activar la recirculación de aire cuando la temperatura exterior es muy baja puesto que, a diferencia del aire acondicionado, el sistema que calienta el aire exterior se alimenta con la temperatura del motor y no exige una gran carga de este. Y su capacidad para alcanzar una temperatura agradable a bordo va a depender de que el propio motor alcance su temperatura de servicio. En cualquier caso, conectar la recirculación de aire por muy poco tiempo, puede ayudar a que se acelere el proceso, siempre y cuando tengamos en cuenta un factor muy importante, la recirculación de aire con una temperatura exterior muy baja puede provocar que se empañen los cristales.
  • Continuando con el consejo exterior, insistimos, la recirculación de aire contribuye a que aumente la condensación a bordo y se empañen los cristales, desaconsejándose si la temperatura exterior es muy baja. De hecho, si la recirculación de aire está activada, suele desactivarse automáticamente en el momento en que pulsamos el botón de descongelación del parabrisas.
  • Los climatizadores también suelen desactivar automáticamente la recirculación de aire si ha permanecido conectada durante cierto tiempo o si se dan unas circunstancias concretas, como que la temperatura exterior sea muy baja.
  • Algunos climatizadores también conectan automáticamente la recirculación de aire al accionar la marcha atrás, para evitar que entren humo y gases nocivos en el habitáculo.
  • Los climatizadores modernos también incorporan ciertas automatizaciones más avanzadas, como la de conectar la recirculación de aire si la calidad del aire exterior es muy baja, o desactivarla si la atmósfera a bordo está muy viciada. Por desgracia no suelen ser capaces de detectar olores desagradables.
  • Entre los consejos más curiosos que encontramos en algunos manuales de servicio está el de no fumar en el coche con la recirculación activada, puesto que el humo se acumulará en el habitáculo. Nuestro consejo, en cualquier caso, es no fumar nunca dentro del coche.

¿Ahorra combustible utilizar la recirculación de aire en el coche?

Al ayudar al aire acondicionado a refrigerar el habitáculo cuando la temperatura exterior es muy alta, efectivamente ayuda a ahorrar combustible. Pero su contribución es limitada, en el tiempo, y cualitativamente. Sobre todo porque por las razones anteriormente expuestas el uso de la recirculación de aire está recomendada en ciertas situaciones y ni mucho menos se recomienda utilizarla siempre, lo cual puede llegar a ser incluso peligroso. De manera que el ahorro de combustible que pueda derivarse de su uso se limita a poco más que unos minutos y con temperaturas exteriores muy altas.

Lo que sí podemos afirmar es que en ningún caso vamos a conseguir un ahorro de un 30% de gasolina o gasóleo. Y es que ni tan siquiera desconectando el aire acondicionado, con temperaturas exteriores muy altas, vamos a conseguir tales ahorros. Pensemos que un ahorro tan elevado no lo vamos a conseguir ni tan siquiera prescindiendo del aire acondicionado.

Tanto las cifras que dan los fabricantes, que estiman un aumento en el consumo de combustible en una horquilla del 5% y el 20% por el uso del aire acondicionado, lo cual ya nos parece muy elevado, como nuestra experiencia real, nos permiten descartar que vayamos a conseguir un ahorro de combustible del 30%, ya no solo utilizando la recirculación de aire, sino incluso desconectando el aire acondicionado. Pensemos que esta estimación tan exagerada supondría, en un diésel con un consumo real aceptable, en el entorno de los 4,5 litros/100 kilómetros, bajar hasta los 3,15 litros/100 kilómetros.