CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

3 MIN

El compacto deportivo con genes de Mazda RX-8 que Jaguar diseñó, pero jamás se atrevió a fabricar

David Villarreal | @davidvillarreal | 14 Ene 2021
Jaguar R D6 06
Jaguar R D6 06

Si contemplamos, con perspectiva, cómo era Jaguar hace 13 años, es probable que lleguemos a conclusiones como la de constatar que aquellos años fueron una oportunidad perdida para la marca británica. Y qué mejor ejemplo que un prototipo, el Jaguar R-D6, presentado en 2003, en los años en los que Jaguar aún pertenecía a Ford Motor Company. Jaguar valoró la posibilidad de lanzar un compacto. ¿Y qué base elegirían para tal producto? ¿La del Ford Focus? Ni mucho menos. Jaguar optó por la filosofía y la base del Mazda RX-8, en tanto los de Hiroshima por aquel entonces también pertenecían al conglomerado Ford.

7
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Un Jaguar compacto con genes de Mazda RX-8

El resultado de aquella aventura fue un prototipo que, por desgracia, jamás aterrizaría en los concesionarios, el Jaguar R-D6. El mismo que puedes ver en estas imágenes.

Ian Callum puso toda la carne en el asador, un soplo de aire fresco en los años del Jaguar X-Type, con un compacto deportivo con motor diésel, con seis cilindros, y tracción trasera. Un compacto con 5 puertas, dos de las cuales se presentaban en estilo suicida, con apertura en sentido inverso a las delanteras.

Aquel Jaguar R-D6 destacaba, sobre todo, por las ya mencionadas puertas suicidas, aprovechando la genialidad que ya utilizó Mazda en el añorado Mazda RX-8. Pero tampoco deberíamos olvidarnos de que bajo el capó escondía un motor de seis cilindros en uve que, aunque diésel, entregaba 233 CV de potencia y 500 Nm de par máximo. Unas cifras interesantes para la época, especialmente en un turismo compacto que hubiera estado en el entorno de los 4,33 metros de longitud.

Un motor que por aquellos años se comercializaría en el Jaguar S-Type.

Durante años se seguiría especulando acerca de ese esperado compacto de Jaguar, producto que no llegó, y que se encontró con uno de los momentos más decisivos para la marca en las últimas décadas, la entrada del capital de Tata Motors. Aquel movimiento podría haber acabado con cualquier hipotético proyecto que plantease un Jaguar R-D6 de calle, especialmente si este se amparaba en la tecnología de Ford y Mazda. Pero también abría un abanico de posibilidades. Para muestra la gama actual y los productos que Jaguar ha ido lanzando en los últimos años.

En cualquier caso Jaguar apostaría por una línea bien diferente, la de ampliar su gama de berlinas y, por supuesto, apostar por los todocamino, primero con el Jaguar F-PACE y más tarde con el Jaguar E-PACE y el Jaguar I-PACE eléctrico.

Otros reportajes de prototipos y clásicos