CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

5 MIN

Esta es la historia del Porsche 911 Targa y su inconfundible diseño, tan mítico como el 911 Turbo

José Luis Gómez | @jlgomez1995 | 23 Ene 2021
Porsche 911 Targa Historia 06
Porsche 911 Targa Historia 06

Contenido

Cuando pronunciamos la palabra Porsche el primer modelo en el que pensamos en un 911, como no podía ser de otra forma, y de entre todas las versiones que existen y existieron del deportivo de Stuttgart, quizá la más especial y popular sea el Turbo, pero si te pido que me digas otra, salvo que seas "un quemado" y estés pensando en un GT2 o un GT3, lo más seguro es que pienses en el 911 Targa y su peculiar e inconfundible silueta, y cuya historia vamos a repasar brevemente a continuación.

En 1965 nace el Porsche 911 Targa

39
FOTOS
VER TODASVER TODAS

El Porsche 911 Targa fue fruto de la necesidad, y no de ninguna maniobra marketiniana ni estudio de marcado. En 1963 nació el Porsche 911 con carrocería coupé que todos conocemos, pero las exigentes normas en materia se seguridad que imperaban en Estados Unidos hacían imposible comercializar allí una versión cabrio al uso que consistiese en "cortar" el techo dejando sólo el parabrisas. Para solucionar este problema los ingenieros de Porsche instalaron un arco antivuelco para proteger las cabezas de los ocupantes, dando así lugar a la versión Targa que se presentó en sociedad en el Salón del Automóvil de Fránfort de 1965, solución a la que también recurrió Volkswagen con el Golf Cabriolet de primera generación en 1980 fabricado por Karmann.

De este Porsche 911 Targa queda como seña de identidad esa gruesa barra antivuelco en acabado acero inoxidable cepillado, un techo duro desmontable y una luneta trasera de plástico y lona, que lo convertía en una solución a medio caballo entre un coupé y un descapotable al uso, aunque dos años más tarde pasó a incorporar de serie la característica luna trasera curva de cristal, que también era calefactable.

Pero, ¿por qué se llamaba Targa? Por aquellos años Porsche estaba cosechando muy buenos resultados en la Targa Florio, una mítica carrera que se disputa en tierras sicilianas, y aunque la idea inicial era que se denominase "911 Flori", fue Harald Wagner, responsable Nacional de Ventas, quien propuso el nombre de Targa, que además, en italiano significa "número de matrícula". Como curiosidad, algunas fuentes cuentan que esa decisión se tomó a última hora, justo antes de que empezases a imprimirse los catálogos y demás materiales publicitarios del nuevo modelo del nueve-once.

El 911 Targa se convierte en un icono que "fue asesinado" en 1993

Lo cierto es que el 911 Targa se convirtió rápidamente en todo un icono de la saga 911, alcanzando un gran éxito de ventas en la primera generación que se confirmó en la segunda generación de 1973 conocida también como serie G. De hecho, el Targa era una carrocería más de las ofertadas, en igualdad de condiciones a la coupé y la cabrio convencional, añadiendo la posibilidad de que el arco antivuelco estubiese pintado en negro mate.

En 1988 se volvió a reeditar la carrocería Targa de la mano de la tercera generación del 911, cosechando un total de 87.663 unidades vendidas para cuando llegó en 1993 el Targa de cuarta generación basado en la caja 993. Sin embargo, podemos decir que esta cuarta generación acabó con lo que hacía de un Targa un Targa, y aunque la experiencia sensitiva fuese la misma o muy similar, la visual no lo era. Así pues, el 993 se deshizo del icónico arco antivuelco y la luna trasera curva, para dar paso a una una estructura de seguridad longitudinal, la cual se prolongaba desde la parte superior del pilar A hasta la tapa del motor, compañado de un techo completamente acristalado retráctil que se fundía con la igualmente diáfana luna trasera: la silueta del Targa ya no era la misma.

Sin embargo, esta fórmula fue también la empleada en el 996, el primer Porsche 911 con refrigeraicón líquida, y que con 1,5 metros cuadrados conseguía la mayor superficie acristalada hasta la fecha. Pero es que de nuevo en el 2006 con el 997 (la sexta generación del 911) se volvió a recurrir a la misma solución de estructura longitudinal transversal.

21 años sin un verdadero y genuino 911 Targa

Pero hubo que esperar 21 años hasta que en enero de 2014 con la séptima generación del 911 volviese a aparecer el recordado arco antivuelco acabado en acero inoxidable cepillado con la inscripción Targa sobre él y la redondeada luna trasera de grandes dimensiones, y cono no podía ser de otra forma, la última generación del 911 Targa volvió a apostar por ese reencuentro con sus orígenes que quedó perfectamente sellado con la versión especial Porsche 911 Targa 4S Heritage Design cortesía de Porsche Exclusive Manufaktur cargada de guiños al pasado como los escudos históricos de Porsche, la iluminación en color verde del cuadro de instrumentos o los colores elegidos.

Más artículos de historia en Diariomotor:

- La historia de cómo se creó el escudo de Porsche, su significado y la relación con el de Ferrari - Conoce la evolución del logo de Mazda a lo largo de sus 100 años de historia - El MINI del siglo XXI cumple 20 años: así se fraguó el primer urbano premium de la historia - Mercedes 540 G4 (1934): cómo un 6x6 único pasó de las manos de Hitler a la Familia Real Española - Alfa Romeo Alfasud, el compacto que pudo reinar sobre el Volkswagen Golf, pero que cayó en el olvido - Los 110 años de historia del logo de Alfa Romeo - Edificio Lingotto: érase una vez una fábrica de Fiat construida bajo un circuito