Actualizado 12:53
Cepsa Altas Prestaciones

Mario Herraiz Radiografía de un campeón: un fin de semana con el Volkswagen Polo R WRC

Es viernes 10 de octubre. Temprano, plena hora punta matutina y yo estoy atascado en mi camino al aeropuerto. La lluvia saca a relucir lo mejor del tráfico madrileño, pero por suerte no se cumplen los peores pronósticos y llego clavado a mi cita en la termina 4 de Barajas donde aguarda Joaquin Torres, jefe de prensa de Volkswagen España. Nos espera un vuelo hasta el aeropuerto de Bolonia desde donde pondremos rumbo a San Marino. Por delante una nueva edición del Rally Legend con un invitado de lujo: el Volkswagen Polo R WRC.

Primera parada en Verucchio, aquí estableceríamos nuestra base para los próximos días, bien recibidos por uno de los mejores platos de pasta que he comido. En los alrededores, estamos a unos pocos minutos de la República de San Marino, se respira un buen ambiente festivo, pero es el momento de ir hasta el parque cerrado para vernos las caras con el Volkswagen Polo R WRC y el resto de participantes de este rally.

¿Qué mejor oportunidad para conocer en profundidad al coche campeón del WRC que a sólo unos pocos días de su proclamación con la tranquilidad añadida de no estar en un rally clasificable para el mundial?

Revolucionando a la pequeña república…

Rallylegend 2014


Suscríbete a
Altas
Prestaciones
Recibirás cada sábado en tu correo el artículo de Diariomotor Altas Prestaciones

El corto viaje entre nuestro hotel en Verucchio y las instalaciones de Volkswagen en el parque de servicio a bordo de una Volkswagen Multivan Panamericana me revela una República de San Marino (recordemos que san Marino es un microestado) rodeada de valles, con todo un amplio repertorio de pequeños montes a su alrededor, carreteras secundarias y pueblos de no demasiados habitantes. Nos acompaña un clima mediterraneo primaveral, soleado, con una temperatura más que agradable.

En este trayecto queda patente que el rally es para la región de San Marino algo más que una prueba deportiva. Parece una auténtica “fiesta de pueblo”, las fiestas patronales de San Marino, con cientos de personas caminando por los arcenes de tramo a tramo, con cada recoveco lleno de coches, la región totalmente paralizada… un ambiente cunetero excepcional.

3 días a los pies del Volkswagen Polo R WRC

Rally_Legend_2014_DM_mapdm_1

Nada más acceder al parque de servicio del rally nos esperaban las instalaciones del grupo Volkswagen, una serie de carpas apoyadas por un camión de Audi Sport y todo un pequeño regimiento encabezado por un espectacular Audi Quattro Sport S1 y su escudero: un Audi quattro A2. A unos pocos metros de los Audi el grupo de Volkswagen con tres Volkswagen Golf GTI de Volkswagen Classic (dos MKII y un MKI) y el protagonista de este nuevo Altas Prestaciones, el Volkswagen Polo R WRC.

Por supuesto el Audi Quattro Sport S1 se lleva las primeras atenciones. Espectacular. Ese alerón trasero, ese enorme frontal, el aroma añejo de cada rincón… una auténtica leyenda ante mí a la que le están dando los últimos retoques para el tramo nocturno al que se enfrentará en unas horas. Luis Moya, que además de seguir ejerciendo de copiloto es embajador de Volkswagen Motorsport, se acerca mientras le hago las primeras fotos al Audi y me advierte “joder, es una mala bestia”.

Rallylegend 2014

En las instalación, itinerante de Volkswagen nos agolpamos un pequeño grupo de periodistas de las más diversas nacionalidades: griegos, británicos, alemanes, españoles… compartiendo mesa antes de cada tramo con Jari-Matti Latvala, Miikka Anttila, Stig Blomqvist (campeón del mundial en 1984) o el propio Luis Moya, todo ello con vistas al Audi Quattro Sport S1 y al Volkswagen Polo R WRC. El ambiente es más que distendido, se nota que no están en juego los puntos de un mundial.

Es inevitable ir de un lado para otro, saltar del Polo R WRC a los “sencillos” GTI y de estos al duo de Audi, asomarse en su interior, fisgonear por los capós abiertos… al fondo aficionados le piden fotos a Latvala, otros pilotos se acercan a saludar a Luis Moya…

Rallylegend 2014

Claro que hay vida más allá de las carpas del grupo Volkswagen y cargado con las cámaras y un pretzel en la mano (los tradicionales lazos salados alemanes) pongo rumbo a un paseo por los alrededores del núcleo central de las instalaciones del rally encontrándome por el camino con un más que nutrido grupo de Lancia 037 (9 inscritos, se dice pronto) y Lancia Delta Integrale e incluso algún que otro Stratos, acompañados por creaciones más modernas con un amplio elenco de WRC, con varios Skoda Fabia WRC, Xsara WRC, Peugeot 206 WRC y Subaru Impreza WRC.

No faltan tampoco varios Porsche 911 o BMW M3, me encuentro con un MG Metro y un Peugeot 205 T16 y me quedo sorprendido ante la presencia de un Porsche 911 Safari. Espectacular el elenco de coches participantes, para muestra un vistazo a la lista de inscritos.

Rally_Legend_2014_DM_mapdm_2

Miro el reloj, es la hora de volver a las instalaciones de Volkswagen para poner rumbo de nuevo al hotel. Una cena temprana y vuelta al rally para un espectacular tramo nocturno. Impresionante el estar sumergido en el ambiente del tramo, incluidos los fuegos artificiales de algún espectador y bocinas varias, para acto seguido pasar a un silencio sepulcral y segundos después el estruendo mecánico del coche de turno inundando el oscuro valle. Impresionante.

Rally_Legend_2014_DM_mapdm_27

Conociendo a fondo al Volkswagen Polo R WRC

Sábado, segundo día de rally. Antes de irnos al primer tramo del día me dirijo al Polo, el día anterior ya había estado rondando a su alrededor en un buen número de ocasiones, pero ahora quiero detenerme un poco más en el escrutinio de cada rincón, así que, entremos en materia, analicemos al campeón del mundo, ¿qué ingredientes dan forma a la “ensalada” del Polo R WRC?

Volkswagen Polo R WRC (2014)

Nacido a partir del Volkswagen Polo R WRC, la versión de calle creada necesariamente para poder homologar la alternativa de competición y evolucionado a partir de la versión de 2013, el Polo R WRC destila músculo, mucho músculo sacado a golpe de aletas ensanchadas, de aditivos aerodinámicos, de su baja altura… consiguiendo una espectacular planta en la que casan a la perfección los colores azul y gris de Volkswagen Motorsport y la decoración de Red Bull tras el paso de rueda delantero.

Bajo el capó el Volkswagen Polo R WRC cuenta con un motor 1.6 TSI de 4 cilindros, turbo e inyección directa que desarrolla una potencia, acorde con las limitaciones de la normativa, de 315 caballos a 6.250 rpm que quedan entregados a las 4 ruedas por dos diferenciales mecánicos, recurriéndose para su transmisión a una caja secuencial de 6 velocidades con un embrague desarrollado por ZF. Su par es de 425 Nm a 5.000 rpm.

Volkswagen Polo R WRC (2014)

Para su parte ciclo se recurre a una suspensión McPherson en ambos ejes con amortiguadores también desarrollados por ZF y un recorrido de suspensión que va desde los 180 mm empleados en asfalto a los 270 mm en gravilla, completando el conjunto unos discos de freno frontales de 355 mm con pinzas monobloque en ambos ejes y unas llantas que bien pueden ser de 18 pulgadas en asfalto o bien de 16 pulgadas sobre gravilla, siendo Michelin la encargada de suministrar los neumáticos.

Precisamente en esta parte ciclo residen, según la propia marca, los pocos y pequeños cambios que se han realizado a la versión 2013, que ya llevó a Sébastien Ogier a la victoria el año pasado, para este 2014.

Rally, Vehicle

Por supuesto su interior se ha despojado de todo elemento superfluo y en lugar de sistemas multimedia, climatizadores y guarnecidos varios nos encontramos con las barras de la jaula de seguridad, unos backets, el pedalier desnudo, una instrumentación de competición, el volante sin airbag y acabado en alcántara y las palancas del cambio secuencial y freno de mano hidráulico.

En cifras, el Volkswagen Polo R WRC cuenta con una longitud de 3.976 mm, una anchura de 1.820 mm y una altura de 1.356 mm, siendo su distancia entre ejes de 2.480 mm y su peso mínimo de 1.200 kg. Prestacionalmente ronda los 3.9 segundos en el 0 a 100 km/h con una velocidad máxima que va más allá de los 200 km/h peor que depende de las especificaciones de la transmisión.

Una magistral temporada para el Polo R WRC

Rally Spain 2014


Suscríbete a
Altas
Prestaciones
Recibirás cada sábado en tu correo el artículo de Diariomotor Altas Prestaciones

Sí, estamos en una cita que poco o nada tiene que ver con el mundial de rallyes, pero ante nosotros tenemos a un Polo R WRC que, entonces (recordemos que el Rally Legend es en octubre), estaba a punto de convertirse en el coche del campeón del mundo, dándole de paso a Volkswagen el campeonato del mundo de constructores.

A finales de octubre, pocos días después del Rally de San Marino, Ogier junto a su copiloto Ingrassia se hacían con el título de 2014 en el Rally de España, revalidando así el triunfo de 2013 y es que Volkswagen ha conseguido crear una maquina de victorias perfectamente engrasada y tremendamente efectiva en manos de Sebastien Ogier, Jari-Matti Latvala y Andreas Mikkelsen, trío en quienes volverá a confiar la firma alemana para la temporada 2015.

2014 ha finalizado con los tres pilotos copando las tres primeras posiciones de la clasificaciones, con 267, 218 y 150 puntos respectivamente. Volkswagen ha cerrado el año con 447 puntos frente a los 210 puntos de Citroën y ha ganado 12 carreras de 13 posibles. Resulta más que obvia la superioridad de la marca germana en el mundial.

Pero… ¿y quién ganó el Rally Legend?

Rally_Legend_2014_DM_mapdm_21

La clasificación del Rally Legend, que viene disputándose desde 2003, se divide en la categoría de Históricos, la categoría WRC y la categoría Mitos. En la edición de 2014 los ganadores han sido Markku Alen en la categoría de Históricos al volante de un Lancia 037, Didier Auriol al volante de un Citroën Xsara WRC en la categoría WRC y Mauro Miele con un BMW M3 en la categoría de Mitos.

Desde el asiento del copiloto…

Rally_Legend_2014_DM_mapdm_28

La sorpresa del fin de semana llegó cuando el equipo de Volkswagen me invitó a ponerme el mono. A unos pocos metros del tramo me esperaba un Golf R con un maletero reconvertido en improvisado vestuario. No todos los días tiene uno la posibilidad de sentarse en un WRC, aunque sea como copiloto y allí estaba yo, ataviado ya con el mono de Volkswagen Motorsport y con el casco y el HANS en la mano, listo para una de esas experiencias que se te graban a fuego en la memoria, listo para ponerle la guinda al pastel, para completar un excepcional fin de semana.

Es la segunda vez que me siento como copiloto en un WRC, la anterior fue con Dani Sordo, en un MINI Countryman WRC y con la plaza de toros de Las Ventas como escenario, durante el Red Bull X-Fighters de Madrid, pero la ocasión poco o nada tenía que ver con aquella y no por mejor o peor, sino por diferente, pudiendo apreciar bien en esta ocasión el funcionamiento de un WRC y es que desde los primeros metros que recorremos, viendo pasar al público a toda velocidad, queda claro lo rápidos que son los WRC y los finos que son capaces de ir con el contrapunto de la dureza con la que es tratada su mecánica.

Rally_Legend_2014_DM_mapdm_29

Golpes al cambio secuencial, frenadas de infarto, giros que prácticamente parecen suceder sobre tu propio eje, el trabajo de su suspensión digiriendo algún que otro salto… cada chicane, cada curva, se encarga de reafirmar esa milimétrica suavidad con la que se desenvuelven en un entorno y un trato de lo más rudo. Me impresiona y es la sensación más clara con la que me bajo del Polo tras dos vueltas a un tramo de un par de kilómetros. Me despido de Latvala, le doy las gracias y, sudando, bajo el sotocasco, se atisba una sonrisa, el primer gesto cálido que veo en el piloto finlandés durante el fin de semana.

Esquivo las barras de la jaula antivuelco para salir del desnudo habitáculo, me quito el caso, me despido de un Polo al que he cogido especial cariño y pongo de nuevo rumbo al Golf R para quitarme el mono en una ceremonia que sabe ya a despedida. Pocos minutos más nos quedan en el rally y claro, después de haber estado dentro del Polo R WRC cualquier experiencia como espectador no sabe igual.

Rally_Legend_2014_DM_mapdm_35

Cae la tarde en San Marino quedan pocos minutos para la ceremonia de entrega de premios, pero es la hora de poner rumbo al aeropuerto, de volver Madrid y reconozco que a pesar de ser yo un animal de circuito más que de tramo me vuelvo a casa con una de las experiencias, sobre 4 ruedas, más grandes del año.