El nuevo Mazda CX-7 llegará con un nuevo turbodiésel y muy pocos humos

Óscar Miguel  |  @omiguel  | 

El nuevo Mazda CX-7 será una de las grandes estrellas del japonés durante la celebración del Salón de Frankfurt dentro de un mes. El nuevo SUV pega un salto de generación con un aspecto más moderno y diversas mejoras entre las que sobresalen las concernientes a las prestaciones y el rendimiento.

Dentro de la gama de motores del CX-7 destaca la incorporación de un nuevo turbodiésel, dentro de la línea de la última tecnología de inyección por conducto común. Se trata del motor 2.2 CRTD que ya está presente en el Mazda 6 o en el nuevo Mazda 3. En principio se ofrecerá con 173 CV de potencia y 400 Nm de par máximo. Estos bloques han demostrado su reducido consumo y su gran rendimiento pero en el caso del CX-7 vienen con una baza extra.

El Mazda CX-7 2010 es el primer Mazda en equipar un sistema de reducción catalítica selectiva o SCR, que no es más que una tecnología para la reducción de partículas contaminantes. Se basa en el mismo principio que el Bluetec de Mercedes purificar los gases emitidos por el escape del motor para deshacer parte de las partículas contaminantes antes de que salgan al exterior. Para ello se hace uso de una solución de urea conocida como AdBlue.

En la corriente de gases excedentes de la combustión, antes de llegar al propio catalizador, se realiza una micropulverización de esta solución AdBlue que transforma aproximadamente el 40 % de la cantidad total de los óxidos de nitrógeno (NOx) en nitrógeno. De una partícula muy contaminante a otra totalmente inofensiva. Obviamente su rendimiento es más alto acompañado de otras medidas para recortar el combustible como es el caso del sistema de arranque y parada del motor.

Para minimizar el impacto de su instalación el SCR ocupa un espacio reducido debajo del espacio del maletero, sin que por ello se alteren los 455 litros de volumen de carga que ofrecerá. El SCR funciona utilizando el AdBlue que está almacenado en un pequeño depósito. Éste se irá gastando progresivamente pero, en general, tan sólo será necesario rellenarlo cada 20.000 km durante las revisiones habituales.

El Mazda CX-7 diésel equipado con el SCR estará a la venta a partir del mes de octubre. También se ofrecerá un motor gasolina de 2.3 litros y 260 CV de potencia como se realizaba hasta ahora.

[video_adspot]https://www.youtube.com/watch?v=bCwnAY9j5JE[/video_adspot]

[video_adspot]https://www.youtube.com/watch?v=oOs_zhq3hBQ[/video_adspot]

Vía: Mazda

En Diariomotor: Mazda CX-7 2010

Lee a continuación: Mazda CX-7 2010

Ver todos los comentarios 22