comscore
MENÚ
Diariomotor
Seguridad Vial

3 MIN

Un ayuntamiento repartirá el dinero de las multas entre los buenos conductores

Prácticamente a cualquiera que se le pregunte sobre la verdadera razón de la gran cantidad de multas que impone la DGT te responderá que simplemente existe un afán recaudatorio. Muchos han perdido ya la fe en las buenas palabras sobre seguridad vial, civismo y un largo etc sobre las que se escudaban desde arriba para organizar las actuaciones de la Guardia Civil de Tráfico.

Una de las últimas modificaciones a la Ley de Seguridad Vial reflejaba que la recaudación íntegra de las sanciones debe ir destinada a las actuaciones en cuanto a seguridad vial, que dicho así parece muy bonito pero que sigue sin reflejar una verdadera buena intención. Pero dentro de la libertad que le permite la ley, el Ayuntamiento de Puigcerdà ha decidido utilizar la recaudación de las multas como una bonificación para los que se porten bien.

Este cambio de tercio responde según el propio ayuntamiento a dos intenciones bien diferentes con las que es fácil estar de acuerdo: por un lado, como con todas las sanciones, persigue un castigo al infractor y que éste se lo piense muy bien antes de volver a saltarse las normas. Pero por otro lado también se pretende mostrar que la política de la administración no es simplemente recaudatoria.

De momento el Ayuntamiento de Puigcerdà todavía no ha “premiado” a los buenos conductores pero calculan que repartirán entre ellos unos 40.00 euros aproximadamente. En Puigcerdà hay un parque móvil registrado de unos 6.600 vehículos y un censo de 9.300 habitantes, así que aún sin calcular la proporción de malos conductores podemos imaginar que la recompensa será meramente simbólica.

¿Qué os parece la idea? Multar a los que no siguen las normas y premiar a las que sí las siguen – o no han sido cazados, claro está -. A simple vista deberían conseguirse los dos objetivos que pretende esta medida. En un mundo ideal cada buen conductor recompensado movería a otros conductores a portarse mejor, sin embargo de esa forma la recompensa iría disminuyendo al disminuir las sanciones. De todas formas hay que pensar en este sistema como algo únicamente simbólico.

La actuación de este ayuntamiento es bastante diferente a la que ha tenido la DGT al expedientar al guardia civil que denunció deficiencias en las carreteras, cuando la mayoría de nosotros consideramos bastante útil la labor de este miembro de la ley.

Vía: elmundomotor En Diariomotor: Todo lo que debes saber sobre la nueva Ley de Seguridad VialCoches ecológicos y Ayuntamientos contaminantes