El Aston Martin DBS más malo

Óscar Miguel  |  @omiguel  | 

El Aston Martin DBS es uno de esos deportivos que entra muy bien por los ojos. Cuesta encontrar a alguien que no le guste pero sobre todo cuesta encontrar una preparación del coche. ¿Será porque el coche está perfecto en el estado original? “Para gustos colores y los míos, los mejores” debe ser la frase que dirán los de edo competition cuando han presentado su peculiar visión del inglés.

Nos lo presentan como un “DBS” de color negro brillante con unas faldas que extienden su caída hacia las ruedas, sin duda el punto más radical porque son generosas en tamaño (21 pulgadas) y también son de color negro brillante. Estás llantas también las hemos visto en el SLK 55 AMG VÄTH. El aspecto de “coche malo” se queda por fuera: “lo que importa está en el interior”. Lleva piel de color blanco y Alcantara en un tono gris oscuro, da ganas de acariciar los asientos con mucho cariño.

De serie el DBS trae 517 CV que son los que desarrolla su motor de doce cilindros. Para la mayoría de los mortales llega y sobra pero edo competition prefiere seguir sacándole más caballos al V12 puesto que todavía tiene mucho margen. Tirando de una de convertidores catalíticos y filtros de alto rendimiento, de una centralita reprogramada y de un sistema de escape con control remoto logran sacan 550 CV de potencia y un suculento par máximo de 600 Nm.

Se queda así a una décima de lograr los 4 segundos de cronómetro acelerando desde 0 hasta los 100 km/h y además puede seguir acelerando hasta alcanzar los 320 km/h. Después de llegar a este imponente límite hace falta frenar y en eso el DBS de edo competition está más que preparador. Lleva unos señores discos de freno perforados de 38 cm de diámetro y pinzas de seis pistones en el eje delantero (a la altura de lo que lleva un tal Koenigsegg Agera). También mejora el comportamiento del chasis mediante una suspensión deportiva ajustable.

Más que el extra de potencial y casi más que la pinta de este DBS interesa conocer un poco más del escape controlable remotamente y programable, porque es lo que realmente diferencia a este DBS en “funcionalidad” del resto. Este sistema cuenta con unas mariposas de 7 centímetros manejadas por un control programable que mide la presión de retorno en el propio escape y lo compara con un valor umbral predeterminado.

Programando este umbral, mediante un control remoto situado en el interior, se puede variar la sonoridad del motor a gusto. Pero además se consigue sacar más partido del par motor a bajas revoluciones sin sacrificar por ello la entrega de potencia. Vamos, que todos son ventajas. Desde luego está bien para que su paso por una ciudad no significa hacer temblar las aceras.

Parece que en este DBS hay muchos contrastes, el aspecto algo bruto del exterior contrasta con el elegante interior. Lleva mucha potencia pero también está preparado para ponerle freno. Una preparación interesante pero que no tendrá un nivel de clientes muy elevado, como es lógico.

Aston Martin DBS by edo competition

Vía: carscoop

En Diariomotor: Aston Martin DBSAston Martin DBS Volante | Aston Martin DBS y V12 Vantage Carbon Black Editions

Lee a continuación: Un Opel Calibra resucitado como Aston Martin DBS

Toda la información que necesitas sobre el modelo Aston Martin DBS: análisis general del modelo, ficha técnica, precios, fotos y todas las noticias relacionadas.

Ver todos los comentarios 15