comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Youtube Diariomotor

3 MIN

Un monoplaza volador, impresionante accidente en las 500 Millas de Indianápolis

He de decir que no soy un gran fanático, ni mucho menos, del automovilismo norteamericano, hablando de competiciones como la NASCAR o la Indy. Hierros con escasa técnica y circuitos ovales podrían ser sus grandes defectos (o virtudes, según cómo se mire), pero también hay que señalar que gracias a esa simplicidad el espectáculo nunca falta en estas citas: elevadas dosis de velocidad, máxima competitividad, accidentes o numerosos adelantamientos hacen que la afición de estas competiciones sea muy numerosa.

Este fin de semana se ha disputado la 94ª edición de una de las carreras con más tradición e historia del panorama automovilístico mundial, las 500 Millas de Indianápolis. El vencedor de este 2010 en el Brickyard ha sido el piloto de 37 años Dario Franchitti (con el equipo Ganassi), que conseguía su segundo triunfo en esta prueba, estando secundado en el podio por Dan Wheldon y Alex Lloyd. Sin embargo, el incidente más llamativo de la carrera ha sido el tremendo accidente sufrido por Mike Conway, que veía como su monoplaza se despegaba del asfalto y salía volando tras un toque con Ryan Hunter-Reay.

Este vuelo a motor hizo que el monoplaza de Conway impactara contra las barreras de protección laterales, quedando finalmente los restos del monoplaza, totalmente destrozado, en el medio del asfalto, y teniendo que ser evitado por la multitud de pilotos que venían a continuación. Cuando uno ve cosas como esta se nos pone la piel de gallina, puesto que el vehículo quedó completamente despedazado (y sus restos repartidos por toda la zona); sin embargo, el piloto salió prácticamente ileso (tan sólo una pierna rota), lo cual parece casi un milagro viendo la magnitud del accidente.

Más que un milagro, lo que realmente sucede es que las medidas de seguridad son verdaderamente efectivas, puesto que como se puede ver en el vídeo la célula de seguridad del monoplaza protegió el cockpit del piloto del brutal impacto. Además, las barreras de protección laterales (formadas por hormigón, acero y espuma absorbe-impactos) minimiza también los daños del impacto gracias a su estructura destinada a absorber la máxima energía posible.

Sin embargo, dos espectadores resultaron también heridos leves, probablemente debido al impacto de las numerosas partes del monoplaza que salieron disparadas, y es que en la Indy500 los espectadores están situados bastante próximos al trazado.

Actualmente, la IndyCar Series es la competición de monoplazas más importante de Estados Unidos, tras la absorción de la Champ Car en 2008, y la carrera de las 500 Millas de Indianápolis su joya de la corona. Los monoplazas cuentan con motor V8 atmosférico de 3.0 litros de cilindrada, fabricado por Honda, neumáticos Firestone y chasis suministrados por la italiana Dallara.

Vía: Autopista | Youtube En Diariomotor: Espeluznante accidente de Jari-Matti Latvala en el Rally de Portugal 2009 | Terrorífico accidente en NASCAR con final feliz