comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Curiosidades

3 MIN

Cómo conseguir un Porsche Boxster a partir de un viejo teléfono móvil

Seguro que a la mayoría os sonarán historias de sucesivos intercambios en los que partiendo de un objeto sin apenas valor, y cambiándolo muchas veces por otros objetos de valor ligeramente mayor, finalmente se llegan a conseguir cosas realmente interesantes. Recordemos que ya existió quien consiguió una casa a partir de un clip rojo tras muchos trueques y esfuerzos, historia que además fue protagonista de un anuncio de un coche.

“Cambio teléfono móvil por Porsche Boxster”. Pues bien, en muchas ocasiones la realidad supera a la ficción, y si no que se lo digan a Steven Ortiz, un californiano de 17 años que a partir de un viejo teléfono móvil que le había regalado un amigo, y después de 14 cambios realizados en dos años a través de la web de Craiglist, consiguió hacerse con un flamante Porsche Boxster del año 2000. Una larga y curiosa historia que muestra que en muchas ocasiones las locuras pueden llevarse a cabo.

Para este norteamericano todo comenzó con ese viejo teléfono móvil regalado por un amigo, cuando tenía quince años. A partir de ahí comenzó una serie de cambios, siempre favorables a sus intereses: primero llegó un teléfono móvil un poco mejor, luego un iPod Touch, y posteriormente varias bicicletas hasta llegar a un MacBook Pro. Gracias a este ordenador portátil se le abrieron las puertas a los cambios por vehículos: primero un Toyota 4Runner, cuando aún no tenía ni edad para conducir, luego un carrito de golf y posteriormente, un Ford Bronco de 1975, valorado en 15.000 dólares.

Sin poner nunca un sólo céntimo, iba escogiendo cuidadosamente aquellos objetos susceptibles de ser cambiados y siempre de mayor valor que el que ya poseía. Ya con el Ford Bronco en sus manos, el siguiente cambio (el último hasta ahora) fue por un Porsche Boxster del año 2000, aunque de inferior valor al Ford: 9.000 dólares. Está claro que el descapotable Porsche tiró más hacia el corazón que el valor puramente económico.

¿Hasta aquí hemos llegado? Parece que no y que la historia continuará, ya que ahora Steven está pensando en volver a cambiar el Porsche Boxster, debido a que el coste de su mantenimiento no está al alcance de la economía de un chaval de instituto de tan sólo 17 años…

Vía: Jalopnik En Diariomotor: Cómo fallar instantáneamente un test de alcoholemia | Cómo practicar esquí acuático con la ayuda de una excavadora | Cómo no poner a salvo de una inundación un Chevrolet Corvette