La controversia de la C-NCAP y los estándares de choque

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

Las siglas C-NCAP representan el organismo (teóricamente) independiente chino encargado de vigilar por la seguridad de los vehículos que se venden en China, y los que se exportan. El EuroNCAP chino, si lo queréis llamar así. Uno de los aspectos más criticados de este reciente organismo – fundado en 2006 – es su escasa transparencia e imparcialidad. Está dominado por una institución denominada China Automotive Technology and Research Center (CATARC), una asociación con una estrecha relación con el Gobierno de China.

El problema es que los test efectuados no están generalizados en la industria y no están globalmente reconocidos en el mercado chino debido a que apenas cubren algunas marcas. Sin embargo, la principal duda sobre su credibilidad es la forma que tiene este organismo de cubrir sus costes: un 80% proviene del CATARC, pero el 20% es sufragado por los fabricantes, que además suelen aportar vehículos tope de gama con equipamientos de seguridad opcionales, combinaciones poco comunes en el día a día.

La controversia de la C-NCAP y los estándares de choque

El propio presidente del C-NCAP – Li Weijing – no cree en que su asociación no tenga ánimo de lucro, y pretende obtener algunos beneficios por medios económicos tradicionales. Los fabricantes que estrellan sus coches posteriormente compran los datos de telemetría y fuerzas medidas en los dummies, en un proceso que muchos han criticado por falta de transparencia. También surgen dudas acerca de posibles tratos de favoritismo hacia algunos fabricantes, desmentidos por la propia C-NCAP.

Por otra parte, actualmente tiene unos estándares de seguridad flacos. Los choques frontales se producen a una velocidad de sólo 56 km/h, en un mundo en el que EuroNCAP, IIHS o ADAC consideran unánimemente un choque a 64 km/h. Tampoco tienen en cuenta en su valoración final sistemas de seguridad activa como ESP o avisadores de punto muerto, que EuroNCAP sí valora. Por poner un ejemplo, si el Volkswagen Polo no tiene ESP de serie en toda su gama, el Volkswagen Polo se queda sin cinco estrellas.

La controversia de la C-NCAP y los estándares de choque

Las únicas pruebas que realiza son choques frontales sobre el 100% de la superficie frontal del coche y choques con solapamiento del 40%, pero a 8 km/h menos que las agencias occidentales. Un coche que obtenga cinco estrellas a esta velocidad podría deshacerse a 64 km/h y obtener una valoración desastrosa según el ADAC, por ejemplo. En nuestro imaginario colectivo sigue latente el resultado del crash-test del Brilliance BS6, por muy manido que sea el ejemplo y la rectificación del fabricante.

Se hacen pruebas de impacto lateral, pero no de impacto contra un poste, protección al peatón o protección de niños. El resultado es que ni siquiera los propios chinos creen los resultados del C-NCAP y un marketing que los pone por las nubes. Un estudio realizado por el canal de televisión estatal CCTV revela que sólo el 6% de los 4.000 espectadores consultados creen que los crash-test son justos. Habría que ver la composición de la muestra, pero nos hacemos una idea del sentimiento general hacia una agencia que no lo independiente e imparcial que debería.


Crash-test del Roewe 550

C-NCAP es consciente y pretende actualizar sus pruebas para 2012. Entre algunos cambios destacados, choques frontales a 64 km/h y una valoración positiva de sistemas como ABS o ESP. También se incorpora simulación de choque trasero por alcance – debido al gran número de accidentes registrados en las carreteras de la República Popular – y dummies que simulan a la mujer, estudiando los efectos del choque en su zona pectoral, más sensible y delicada que la de un dummy masculino.

¿Serán suficientes estos cambios? No hay mención sobre impactos de poste, pero es positivo que se endurezcan los estándares, para la seguridad de los propios conductores chinos y para mejorar la percepción que se tiene en cuanto a seguridad de los vehículos chinos, francamente mala – ¿de manera intencionada? – en Occidente. Ahora sólo necesitamos algo más de transparencia, algo que la burocracia china debería resolver, en ese curioso híbrido económico que algunos llaman “socialismo de mercado”.

Vía: China Auto Web | China Car Times
En Diariomotor: El mundo al revés, China deja de importar Renault por su “falta de seguridad” | Un chino estrella su Mercedes S350 y anuncia que sólo comprará coches chinos | Crash test: luces y sombras

Lee a continuación: Mercedes Clase C Coupé

Ver todos los comentarios 18