Mazda 3 1.6 CRTD 115 CV Style+, prueba de motor y prestaciones (II)

 |  @vfdezd  | 

En la primera parte de la prueba al Mazda3 1.6 CRTD 115 CV Style+ hablamos de los principales aspectos de diseño y habitabilidad que presenta este modelo, y también realizamos una pequeña introducción a las novedades que presenta el motor de la unidad testada. En esta segunda y última entrega analizaremos en profundidad el comportamiento y los consumos del propulsor, así como una pequeña comparación con los rivales más directos del segmento de los compactos.

Tras comentar anteriormente cómo es el puesto de conducción, toca ponerse detrás del volante y arrancar el vehículo. Tras conseguir de forma rápida la posición de conducción que más me agrada, giramos la llave de contacto y notamos enseguida que tenemos delante un motor diésel, pero la insonorización está muy bien conseguida. Aunque cuando el motor está en frío el traqueteo se oye más de la cuenta (algo lógico), he de decir sin lugar a equívoco que el sonido del motor en el habitáculo es inferior al que podemos encontrarnos en un Citroën C4 o un Opel Astra con motores diésel de similar potencia.

Tras arrancar, introducimos la primera marcha y comenzamos la marcha. La caja de cambios de seis velocidades cuenta con un pomo en forrado en cuero, con una forma cómoda por mucho que a mí siempre me hayan gustado más los pomos “tipo bola”. El engranaje de las marchas es aceptable, quizá algo más largo de lo que me gustaría, pero esto no es un inconveniente menor puesto que la deportividad no es lo primordial en este vehículo. Como veremos más adelante, los desarrollos de la transmisión están pensados para obtener consumos bajos.

Una caja de cambios pensada para reducir los consumos

Los 270 Nm de par máximo que entrega el motor están disponibles entre 1.750 y 2.700 rpm, que afortunadamente coincide con el rango óptimo de utilización de un motor diésel. Esto permite que para moverse por ciudad no es tan necesario reducir de marcha más de la cuenta, ya que la segunda marcha es perfectamente válida para velocidades de hasta aproximadamente 45 km/h. De la tercera velocidad no he dicho nada puesto que su desarrollo es excesivamente largo, pensado para llanear a velocidades a partir de 45-50 km/h.

A 50 km/h de marcador en tercera velocidad, el cuentarrevoluciones indica que rodamos a poco más de 2.000 rpm, pero si queremos una respuesta rápida lo más recomendable es reducir a segunda y estirar algo más esa marcha para introducir tercera a unos 60 km/h, ya que si aceleramos a fondo a 50 km/h en tercera notaremos mucha pereza en el motor. Lo mismo se puede decir de la cuarta velocidad, con un desarrollo ideal para llanear a 80 km/h. En cuarta velocidad, los adelantamientos en carreteras comarcales y nacionales se resuelven de forma rápida para un compacto de 115 CV.

La caja de cambios acoplada a este motor tiene seis velocidades, un movimiento que deja bien claro el enfoque ahorrador que se busca en este modelo. La quinta marcha tiene una buena respuesta si queremos realizar adelantamientos o aceleraciones rápidas cuando rodamos a partir de unos 105-110 km/h, pero una vez que introducimos la sexta velocidad toca olvidarse de una respuesta rápida puesto que su único objetivo es mantener el motor a bajas revoluciones para mantener el consumo. Con esto no estoy diciendo nada malo, puesto que vendrá muy bien a la hora de contener consumos.

¿Qué tal sienta este motor al chasis del Mazda3? Sabiendo que este coche monta un motor de 260 CV en la versión MPS, la plataforma aguanta perfectamente los modestos 115 CV del motor. Es más, la dinámica del Mazda3 es más atractiva que la que presenta un Renault Megane o un Citroën C4, estando más cercana a la de un Seat León. El tarado de las suspensiones es cómodo pero no resulta blando a la hora de buscar algo de diversión, y la dirección hidráulica es directa y transmite bien lo que vamos pisando.

En resumen, podría decirse que presenta un comportamiento neutro, sin mostrar una comodidad insultante pero sin ser aburrido en conducción dinámica. Esto tiene la ventaja de que el vehículo puede ser utilizado en ambos enfoques sin resultar poco apto en ninguno de los dos terrenos, pero tiene el inconveniente de que no termina de ser tan cómodo como otros compactos en ciudad, ni tan divertido en una carretera de montaña como para convertirlo en una referencia del segmento para tal uso.

Mazda3 1.6 CRTD 115 CV: Consumos bajos en todos los terrenos, pero no de récord

El equilibrio es la palabra ideal para calificarlo, tanto en la dinámica de la conducción como en los consumos, tal y como veremos a continuación. Los primeros realizados transcurrieron por la carretera de circunvalación de Leganés a Alcorcón, La M50 y la A5 para llegar hasta Móstoles. En este primer recorrido de unos 20 km ya pude comprobar la frugalidad del motor, puesto que a una velocidad media de poco menos de 100 km/h, rodando principalmente en quinta y sexta, el consumo se quedó en 4.1 l/100 km.

De vuelta a mi domicilio en Madrid capital, aproveché para callejear por las congestionadas calles del centro de la ciudad en un recorrido de unos 15 kilómetros. En este trayecto, plagado de semáforos y atascos varios, el coche no disparó sus consumos y la cifra es quedó en 6.1 l/100 km, lejos de los 5.3 l/100 km que anuncia la ficha en ciudad pero perfectamente asumibles para un coche de su tamaño en potencia. En otros recorridos similares por ciudad, los consumos siempre estuvieron entre 5.5 y 6 l/100 km, también perfectamente “asumibles”.

En autopista es donde realmente se nota el trabajo realizado para contener los consumos. De los 800 km realizados en toda la prueba, el 70% han sido realizados en autopistas y autovías, un terreno en el que el coche se desenvuelve muy bien. El recorrido más realizado era el que realizaba todos los días por la M40 y la A5 hasta mi puesto de trabajo, un recorrido de unos 25 km a una velocidad media de 100 km/h en las que el coche siempre se quedaba por debajo de 4,3 l/100 km, una cifra excelente si la comparamos con los 3,9 l/100 km que pregona la ficha en consumo extraurbano.

En otros recorridos realizados a 120 km/h de marcador, con ayuda de control de crucero, las cifras se han mantenido siempre por debajo de 5 litros en función de la orografía. En recorridos llanos es perfectamente factible rodar a 120 km/h durante decenas de kilómetros registrando consumos cercanos o inferiores a 4,5 l/100 km, pero lógicamente las cifras ascienden en terrenos con pendientes, aunque sin dispararse por encima de los cinco litros. En resumen, en autopista se desenvuelve perfectamente.

También hemos aprovechado la prueba para realizar un recorrido mixto muy representativo, combinando carreteras nacionales con autopistas y ciudad: de Madrid a Segovia por la A6, el puerto de Guadarrama y la N-603, y de vuelta a Madrid a través del puerto de Navacerrada, la M-601 y la A6. El recorrido total, de poco más de 200 km, se saldó con un consumo medio de 5,7 l/100 km, siempre respetando los límites de velocidad en las diferentes vías, y teniendo en cuenta que viajábamos cuatro personas con el climatizador funcionando permanentemente.

El último trayecto realizado fue de conducción dinámica, un recorrido de unos 200 km entre Madrid y la zona del Embalse de Atazar en el que disfrutamos de las bonitas carreteras de la zona. Sin pensar un pelo en los consumos, tan sólo exprimiendo las bondades del coche en las zonas en las que era posible, el consumo medio final fue de 6,4 l/100 km, una cifra nada disparatada aunque hay que tener en cuenta que en ese recorrido se incluyeron unos 120 km en autopista a un ritmo de unos 130 km/h.

Precio y rivales del Mazda 3 1.6 CRTD 115 Style+

El Mazda 3 1.6 CRTD 115 CV Style+ de cinco puertas analizado en la prueba, tiene un precio de 19.600 euros, incluyendo como única opción la pintura metalizada (400 euros de sobreprecio). El acabado Style+ es de lo más completo puesto que, además de todo lo habitual y necesario, incluye sensores de aparcamiento, encendido automático de faros y limpiaparabrisas, navegador, llantas de 17 pulgadas, control de crucero…

Los rivales más directos que pueden citarse para este modelo son los Peugeot y Citroën que equipan un propulsor muy similar. El Peugeot 308 HDI de 112 CV con acabado Allure tiene un precio de 21.150 euros, aunque incluye un equipamiento de serie ligeramente superior. El acabado inferior Active, menos completo que el Style+, vale 19.190 euros.Por otra parte, el Citroën C4 HDI de 112 CV Seduction tiene un precio de 18.450 euros, con un equipamiento algo inferior. El nivel superior Exclusive tiene muchos más elementos de serie, algo que se nota en su precio final: 21.000 euros.

Junto a estos dos modelos, se pueden encontrar un sinfín de rivales para este Mazda3, puesto que la mayoría de marcas tienen un modelo en el segmento compacto. Personalmente, creo que uno de los que más se adecúa a rivalizar es el Opel Astra 1.7 CDTI de 110 CV, que tiene un tamaño muy similar y unos acabados a su nivel, o incluso por encima. El precio del acabado intermedio Cosmo es de 19.984 euros, un precio ligeramente superior que el del Mazda3 analizado, y además con un consumo de ficha superior y un equipamiento algo más bajo.

Conclusiones

El Mazda 3 1.6 CRTD 115 CV Style+ es un perfecto aliado para quien busque un equilibrio entre consumos y comportamiento, y también entre trayectos por ciudad y viajes por carretera. Además, su precio es muy ajustado en relación con los principales rivales europeos, aunque tiene el inconveniente de que los acabados son cerrados y no deja libertad a la personalización de equipamiento. Por menos de 20.000 euros, es un coche muy a tener en cuenta en este competido segmento.

En Diariomotor: Mazda3 | Mazda3 2.2 CRTD 150 CV, a prueba | Mazda3 MPS

Lee a continuación: Mazda 3 1.6 CRTD 115 CV Style+, prueba de motor y prestaciones (I)

Solicita tu oferta desde 17.525 €
  • 6enL

    Un muy buen coche a mi ver, quizá yo optaría dentro de los diésel por el motor de 150 cv, pero es un coche muy bonito tanto por dentro como por fuera, con la comodidad de las 5 puertas que encajan muy bien, al igual que en los seat león, si tuviese que elegir entre los rivales que se han expuesto aquí sin duda mi elección seria este.

  • D.B.

    ¿Los consumos son los del ordenador del coche? Porque si es así son poco o nada de fiar.