CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Coupés

3 MIN

Audi A8 Coupé, el rival del Mercedes CL que no llegó a nacer

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 21 Nov 2011

A mediados de los años 90, Audi comenzaba a jugar un papel importante en el mercado de los automóviles premium europeos. El Audi A8 – su buque insignia – cosechaba excelentes éxitos comerciales, mediante una elegante combinación de discreción y refinamiento. En 1997, Audi encargó a IVM Automotive Engineering la producción de un prototipo de Audi A8 Coupé, un gran dos puertas que habría rivalizado con el Mercedes CL o el BMW Serie 8… de haberse producido, pues todo quedó en un simple estudio.

El prototipo fue mostrado al público en el Salón de Ginebra de 1997, cosechando buenas críticas por parte de la prensa y del público. En 2002 el prototipo estuvo disponible para algunas pruebas de medios especializados, y desde entonces sigue en propiedad de IVM. La construcción de un verdadero coupé requirió un trabajo muy considerable. El pilar B se suprimió, siendo necesarios muchos refuerzos estructurales en el techo y la construcción de nuevos paneles laterales a medida.

Otras modificaciones a la carrocería implicaron el rediseño del pilar C, más alargado. Las puertas son también de mayor tamaño. IVM logró completar el diseño en muy poco tiempo, gracias al uso de innovadoras técnicas CAD y el mayor número de piezas originales de origen Audi. La idea era conseguir un proyecto final con una viabilidad económica alta de cara a su posible producción en serie. El habitáculo no sufrió cambios, a excepción de la integración de los cinturones de seguridad en los asientos delanteros.

Se diseñó un sistema muy parecido al de los Audi Cabrio de la época, pero modificado por ordenador y efectivamente más elegantemente integrado. El resto del habitáculo fue terminado en cuero de color crema, con inserciones de madera natural. Bajo el capó, este concept montaba un motor 4.2 V8 de 300 CV de potencia, asociado a una caja de cambios Tiptronic de cinco relaciones y un sistema quattro de tracción total permanente. Básicamente, un coche listo para su venta.

¿Por qué no llegó a venderse? Podríamos aplicar el refrán “cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”. Aunque el éxito de Mercedes con su CL era incuestionable, tenía un posicionamiento superior al Audi A8 Coupé, y el fracaso a nivel de ventas del incomprendido BMW Serie 8 hizo que el consejo de Audi se “asustase” y no diese luz verde al proyecto. Una curiosidad histórica más que no hemos querido dejar pasar, como tantas otras que os hemos contado.

Fuente: AudiPassion
En Diariomotor: Porsche 989, una berlina deportiva que no llegó a nacer | Saab 9-6, el SUV basado en el Subaru Tribeca que no llegó a ver la luz | BMW M5 Convertible, el Motorsport que nunca vió la luz