CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

7 MIN

¿Cómo nos afectarán a los conductores las reformas del Gobierno español?

David Villarreal | @davidvillarreal | 28 Jun 2012

Vivimos tiempos convulsos en lo económico, y en consecuencia en lo político. Es lógico por tanto que nos preguntemos de que forma nos afectarán todas las reformas que se han planteado en los últimos meses, las cuales tocarán nuestro bolsillo, modificarán nuestros hábitos al volante y de una forma u otra nos prepararán para un escenario de conducción que podría ser aún peor en los próximos años.

Habrá cambios en las velocidades máximas en carretera, disminuirán en vías secundarías y previsiblemente aumentarán en autovía y autopista. Este movimiento se enfrenta con la medida impopular de instalar peajes en autovías públicas que hasta ahora eran gratuitas. En lo económico parece que los hidrocarburos no dejarán de aumentar su precio y los impuestos crecerán en torno a los 5 céntimos en los próximos meses. Por último, todo apunta a que el IVA subirá de aquí a unos meses haciendo que los precios aumenten irremediablemente para todos los bienes de consumo, y con ellos, automóviles, combustible y servicios de mantenimiento y reparación.

Buena parte de estas medidas se basan en los cinco puntos del nuevo Plan de la DGT para mejorar la seguridad vial.

Velocidad máxima de 90 km/h en convencionales y límites variables en autovía

En carreteras convencionales el límite será de 90 km/h. En autovía y autopista probablemente aumentará hasta 130 km/h, aunque de momento se establecerán límites variables.

La noticia de la semana era sin duda la nueva armonización, en la línea del resto de países de la Unión Europea, de los límites de velocidad de nuestras carreteras. Para empezar y dada la peligrosidad de las vías secundarias, se rebaja el límite en estas carreteras a sólo 90 km/h. En autovía y autopista, aunque previsiblemente así sea, aún está por confirmar un aumento de los límites hasta los 130 km/h, una velocidad acorde con el resto de países de nuestro entorno. De momento lo único seguro es que en autovía y autopista se establecerán límites dinámicos y variables, que se modificarán en tiempo real mediante señales luminosas para adaptarse a las condiciones meteorológicas y de visibilidad en la vía.

Ambos movimientos parecen razonables y es difícil oponerse a ello. No obstante queda por determinar de que forma se organizará la sustitución del señalizado actual y su coste, puesto que estas medidas se deberían poner en marcha antes de que finalice el año. Por otro lado aún existen demasiadas dudas al respecto de elevar los límites de velocidad, sobre todo por el efecto que podría tener este movimiento en una estabilización (o incluso repunte) de los fallecidos en carretera, que independientemente de que se tome esta medida, es un supuesto que perfectamente podría suceder.

Nuevos peajes: pagar por un servicio que hasta ahora era gratuito

Antes de que termine el año, carreteras tan importantes como la M-45 en la Comunidad de Madrid pasarán a ser de pago.

Si bien parece que existe si no un consenso sí bastante unanimidad en la armonización de los límites de velocidad, con los peajes sucede todo lo contrario. La crisis ha diezmado las arcas públicas, el mantenimiento de las carreteras es deficiente, o al menos no el que debería, y por ello se plantea la expansión de la red de peajes en autovías y autopistas españolas. El problema es que el conductor, y su maltrecha economía, no entiende que repentinamente vaya a tener que pagar por un servicio que hasta ahora era gratuito, o que la menos financiaba de manera indirecta con sus impuestos.

La Comunidad de Madrid ha sido una de las regiones que primero se ha pronunciado al respecto asegurando que en sus carreteras habrá que instalar peajes. Precisamente una de las carreteras de circunvalación de la capital española, la M-45, saldrá a concurso público para la adjudicación de un sistema de peajes que se instalaría antes de que termine el año. A la M-45 podrían seguirla la autovía de Colmenar M-607 o la de los Pantanos M-501.

Ahora bien, ¿se entiende que se desvíe el tráfico instalando peajes en autovías y autopistas a las carreteras secundarias que han demostrado ser más peligrosas para el conductor? No, no se entiende. He aquí uno de los grandes contrasentidos que atentan contra la propia lógica y cordura. Ante la duda de recaudar más o preservar la seguridad vial, al menos en Madrid ya hay decisión institucional: el objetivo será recaudar más.

Más impuestos para el combustible: 5 céntimos por litro adicionales

La escalada de precios del combustible no se detendrá en los próximos años.

Ni al Gobierno ni a la Unión Europea le salen las cuentas del precio del combustible en España. El conductor español se ve cada vez más “ahogado” por los precios del carburante, pero todo apunta a que los precios aumentarán por un reajuste de los impuestos antes de que termine el año. Mariano Rajoy plantea una subida de 5.3 céntimos para el litro de gasóleo y 4.6 céntimos para el litro de gasolina. Esta misma semana os comentábamos la explicación del déficit tarifario y la subida propuesta.

Desde 2008 las subidas impositivas en el precio de los hidrocarburos habrían sido de un 18% para la gasolina y un 20% para el gasóleo.

Un apunte más. La OMS declaraba recientemente que existe una relación directa entre diésel y cáncer. No serían descartables mayores subidas en los impuestos al gasóleo o incluso a los vehículos con motores diésel.

La subida del IVA también nos afectará, como conductores y como consumidores

La situación económica de España vaticina que en cuestión de meses el IVA tendrá que subir, y con él también subirá el precio de los automóviles, el combustible, mantenimiento, reparaciones…

Ya decíamos que si la situación está mal, la cosa aún podía empeorar. En estos momentos parece irremediable una subida de los impuestos indirectos, el más importante el IVA, que antes de que finalice el año podría situarse en el 20%, aunque aún no ha sido confirmado oficialmente. Esta subida afectaría a todos los consumidores por igual, pero nos centraremos en la repercusión para los conductores.

La subida del IVA encarecerá el precio de los automóviles, en un compacto económico el incremento podría estar cerca de los 300€. Lo más recomendable en esta situación será anticipar la compra, si es que la tuviéramos prevista, y adquirir el vehículo antes de la subida del IVA. Por otro lado el precio del combustible se encarecerá (en un diésel eficiente a partir de 1€ el depósito), como también lo harán los costes de mantenimiento y reparación. El Ministerio de Industria y el sector plantean un tipo impositivo especial para los automóviles, aunque de momento no se ha concretado ninguna medida.

Nuestro consejo sería dejar el coche en el garaje y movernos en transportes públicos, pero por desgracia estos también han incrementado su precio en los últimos meses y aún lo harán más con la subida del IVA o el gasóleo. ¿Tendremos que empezar a pensar en movernos en bicicleta? Tal vez…

Fotografía de la planta petrolífera: Repsol En Diariomotor: Límite de velocidad variable en autovías y autopistas: la nueva medida tras los 90 km/h en vías secundarias | El límite de velocidad máxima en carreteras convencionales se reduce de 100 a 90 km/h | Diésel y cáncer, directamente relacionados según la OMS