Previo del G.P. de Alemania 2012: La F1 vuelve a Hockenheim y Vettel quiere lograr la victoria ante su público

 |  @josetellaetxe  | 

Antes de que se nos eche encima agosto y nos veamos inmersos en el inevitable parón deportivo al que nos obliga la FIA, la F1 tiene por delante dos citas importantes para consumir julio, el G.P. de Alemania que ya ha comenzado a celebrarse, y el G.P. de Hungría, que se disputará la semana que viene, y el campeonato llega a la primera de ellas con un Fernando Alonso que lidera la clasificación general de pilotos con 129 puntos, seguido a corta distancia por Mark Webber y Sebastian Vettel, con 116 y 110 puntos respectivamente.

Después de la victoria de Webber en el G.P. de Gran Bretaña y la buena salud demostrada por Red Bull en Silverstone, el circuito de Hockenheim, que vuelve al calendario después de haber dejado en manos de Nürburgring la celebración del G.P. de Alemania 2011, propone a los equipos el segundo trazado rápido del verano, circunstancia que debería ser aprovechada por equipos como el austriaco y por Ferrari para distanciarse aún más de sus directos rivales, toda vez que McLaren pinchó seriamente en Inglaterra, y Lotus y Mercedes AMG parecen encontrarse cómodas luchando por los puestos más retrasados de la cabeza.

En todo caso, Hockenheim, por sus características, se presenta a priori como un terreno adecuado para que Williams o Sauber puedan ofrecernos alguna sorpresa, bien dentro de una hora y media, cuando comience a celebrarse la ronda de clasificación, o bien mañana, cuando se dispute la prueba, lo que nos sitúa ante una carrera abierta en el más amplio sentido de la palabra, en la cual, los diferentes candidatos al título se van a ver obligados a luchar con la calculadora en la mano —en este sentido, y a pesar de que Sebastian Vettel ha anunciado recientemente que quiere ganar ante su público, quien tiene auténtica necesidad de lograr la victoria es Lewis Hamilton si no quiere verse irremediablemente descolgado de la lucha por la corona mundial, ya que ocupa la cuarta posición en la tabla de conductores con un saldo de 92 puntos que resulta muy escaso, y Hungaroring no parece un circuito adecuado a las características del MP4/27—.

Sea como fuere, el G.P. de Alemania, con previsión de lluvia para hoy aunque de seco para mañana, supone la llegada de la sesión a su ecuador (es la 10ª prueba del calendario), y por tanto, el momento adecuado para que las escuderías y sus pilotos comiencen a perfilar sus opciones de cara a la reapertura del campeonato en septiembre, en Spa, ya que el G.P. de Hungría, por la cercanía de fechas con Alemania y por su propia idiosincrasia (Hungaroring es un circuito más complicado de resolver que Hockenheim), no parece el lugar adecuado para hacer otra cosa que defender lo que se consiga entre hoy y mañana.

 

Características: Hockenheim llegó a tener más de 6 km. de cuerda, pero desde 2002 sólo dispone de 4,574 km., distancia que deberán recorrer vehículos y pilotos durante 67 vueltas, hasta completar los 306.458 metros de la carrera.

Aerodinámica: Al tratarse de un circuito muy rápido (se alcanzan los 320 km/h.) pero con una exigente combinación de giros y rectas, la carga aerodinámica es de las consideradas medias, con la intención de que los monoplazas puedan resolver adecuadamente tanto las zonas rápidas como las lentas, en aras de obtener en todo momento la mayor tracción posible a la salida sus 17 curvas, pero sin penalizar la velocidad punta.

Suspensiones: Al hilo de lo mencionado, los vehículos adoptan una corta separación con respecto al suelo para no entorpecer el equilibrio aerodinámico, lo que origina que para responder correctamente en las abundantes frenadas y en las consecuentes salidas de curva, las suspensiones tienden a una configuración blanda que facilita la obtención del necesario agarre.

Motor y frenos: La exigencia sobre los motores es elevada en Hockenheim. La necesidad de obtener un buen rendimiento a regímenes altos, y un respetable nivel de respuesta en las zonas más lentas, somete a los propulsores a un constante esfuerzo durante las 67 vueltas que dura la prueba. No obstante, la temperatura ambiente, que no suele ser elevada a pesar de celebrarse la carrera en julio, garantiza la conveniente refrigeración. Lógicamente, las cajas de cambio y los frenos deberán soportar buena parte de este esfuerzo que mencionábamos antes. En este sentido, estos últimos son castigados al estilo del G.P. de  Canadá, fundamentalmente por las rápidas deceleraciones que tiene que soportar el monoplaza a la entrada de las curva 6, 8 y 13.

Neumáticos: El asfalto de Hockenheim es abrasivo y ofrece un buen grip, y a pesar de que Pirelli es la primera vez que interviene como porveedor de compuestos para F1 en el circuito alemán (el G.P. de Alemania de 2011 se celebró sobre el trazado de Nürburgring), ha traído para la cita, los compuestos blandos (vitola amarilla) y los medios (vitola blanca).

DRS: Por la misma razón de antes (la ausencia del circuito en el calendario del año pasado), ésta será la primera vez que se utilize el DRS en Hockenheim. Habiéndose delimitado para ello una zona única, en la Parabolika (curvas 4 a 6), con la detección situada a unos metros de la salida de la curva 4, la activación localizada ligeramente antes de llegar a la 5, y con la de finalización colocada en la frenada para abordar la 6.

Consumos: Las estimaciones son de unos 2,7 kg. de combustible por cada giro, con una ganancia de aproximadamente 3 décimas por cada 10 kg. utilizados.

En Diariomotor: G.P. de Gran Bretaña: Webber presenta su candidatura al título mientras Alonso continúa líder

Lee a continuación: G.P. de Gran Bretaña: Webber presenta su candidatura al título mientras Alonso continúa líder