G.P. de Corea: Vettel lidera el mundial de pilotos, con Alonso a 6 puntos

Jose Tellaetxe  |  @josetellaetxe  | 

El Gran Premio de Corea, la tercera edición de su corta historia tras haberse incorporado al Campeonato Mundial de F1, la tercera prueba que acoge el circuito de Yeongam, comenzaba y terminaba en apenas tres vueltas, intervalo de tiempo en el cual las posiciones importantes han quedado definidas como si hubiese sido Hermann Tilke el encargado de dibujarlas con escuadra, cartabón (hoy sí) y compás.

La arrancada resultaba limpia, tanto que respondía milimétricamente al guión previsto. Webber, el poleman, cedía amablemente el espacio suficiente para que Vettel enfilara la carrera para ganarla, concentrándose en cerrar huecos ante los previsibles ataques de Hamilton y Alonso, lo que dice mucho de la impecable planificación que ha realizado la escudería de Milton Keynes para la cita asiática. Así las cosas, si bien el británico de McLaren sucumbía pronto a los afilados dientes de un Fernando Alonso que hoy salía a por todas, el asturiano se encontraba con la magistral defensa que realizaba el autraliano de la austriaca en aras de defender las opciones de Sebastian Vettel, su compañero de armas.

Visto y no visto, trascurrido un primer giro que arrojaba como saldo que el Sauber de Kobayashi destrozara de una tacada las aventuras coreanas de Button y Rosberg, la lucha en la cabeza se concentraba en la disputa de Alonso y Webber por el segundo puesto, mientras Vettel iba adquiriendo velocidad y ritmo de crucero, liderando la prueba con cierta comodidad.

Inopinadamente, con las líneas maestras de la carrera marcadas, Lewis Hamilton se iba a convertir en el principal protagonista, aunque al final, el puesto logrado definitivamente (10º) no haya hecho honor al esfuerzo que ha puesto el británico sobre el asfalto.

Incapaz de seguir el ritmo de Alonso, apretado primero por Felipe Massa y luego rebasado por el brasileño, Hamilton ha supuesto el espectáculo en Corea. Apremiado por la voracidad con la que su MP4/27 devoraba las gomas, ha mostrado en pista para qué siguen sirviendo los pilotos, defendiéndose, atacando, vendiendo cara la piel incluso con el Toro Rosso de Daniel Ricciardo. No ha cedido un momento, aunque al final, la cara más adversa de la fortuna le ha dispensado pasearse el puñado de vueltas finales con un pedazo de verde atrapado bajo la raíz de los pontones de su vehículo.

Pero no adelantemos acontecimientos. Poco a poco, Vettel lograba despegarse, y si en otras ocasiones el paso por garajes suponía un momento en el cual intentar cambiar las tornas, hoy no ha servido para ello. Uno tras otro, todos los integrantes de la parrilla han pasado por boxes sin que se haya notado apenas.

En otro orden de cosas, los superblandos (vitola roja) han durado lo suyo, y los blandos (vitola amarilla) han defraudado en rendimiento, definiendo un escenario que estaba propuesto incluso a riesgos como el de abordar la carrera con una sola parada, que al final, por imperativo, ha ofrecido dos pasos por garajes como norma (Hamilton ha entrado tres veces).

Massa, exultante, cómodo y vivo, una vez rebasado a Hamilton se ha centrado en cubrir las espaldas del español de Ferrari, a pesar de que ha habido momentos, bastantes, en los que su ritmo era evidentemente mejor. Pero la estrategia global manda, y al igual que Webber protegía a Vettel, el paulista protegía las espaldas de su compañero sin que en realidad hubiera ningún peligro a la vista.

En este sentido, Fernando Alonso, una vez comporbado lo infructuso de su esfuerzo por alcanzar a Vettel en las primeras vueltas, se ha limitado agestionar la distancia que le separaba de Webber, intentando por todos los medios minimizar los daños en una carrera, Corea, en la que al parecer todavía se echa de menos al séptimo de caballería que se espera para India.

No obstante, el buen ritmo y consistencia mostrados por los dos F2012, así como la excelente actuación de Massa, en conjunción con la deblacle sufrida por la de Woking, han permitido a Ferrari, a su salida de Yeongam, ocupar la segunda plaza en la tabla de constructores, a 77 puntos de la austriaca.

Dicho lo cual, la mitad postrera de la carrera ha sobrado completamente, convirtiéndose en un perfecto tedio que sin embargo ha sido salpimentado desde el interior de las posiciones intermedias, en las habituales escaramuzas que ofrecen el auténtico espectáculo en esta F1 que en los giros finales remomendaba desde los respectivos muros, que la peña cuidara como fuera los neumáticos para llegar enteros a la bandera a cuadros.

En líneas generales, el dominio de Red Bull resulta insultante y podría llevarnos a preguntar cómo a finales de temporada, una escudería que no ha encontrado el norte hasta este pasado verano, es capaz de mojar la oreja con tanta facilidad a la competencia. Honestamente pienso que Adrian Newey ni es tan mago como dicen, ni los ingenieros del resto de equipos son tan tontos como parecen, lo que me anima a apuntar a que la tontería de aceptar por parte de la FIA el doble DRS como legal en Mercedes, nos ha llevado a tener que tragar con la enésima superioridad aérea del más listo de la clase.

Red Bull parece ahora mismo una apisonadora, pero Ferrari parece que ha apostado por plantar cara a la coyuntura, lo que nos propone un final de temporada en el cual se hará necesario avitullarse de palomitas.

Lo mejor

—Sebastian Vettel. Podremos ponerle peros, pero cuando va cómodo, no falla.

—Mark Webber. Hoy un escudero en su mejor momento.

—Felipe Massa, un currante que ha entendido su lugar, y que habiendo coche, hay que demostrar las manos que lo conducen.

—Lewis Hamilton. Cruzo los dedos para que Mercedes le dé el coche que merece.

 

Lo peor

—Yeongam. El circuito sobra. Ni los comisarios están a lo que están, ni la FIA es capaz de evitar estupideces peligrosas como la de la alfombra verde que se ha llevado puesta Lewis al término de la carrera.

—Toro Rosso. Porque no es de recibo la resurrección que ha protagonizado, ya que a toda luces, hoy han estado haciendo de laboratorio para Red Bull (#mejuegoelcuello).

—Sauber. Porque hay que estar a las duras y a las maduras, y en Corea, ni lo uno ni lo otro.

—La realización del G.P., desastrosa a todas luces.

 

Clasificación GP Corea

  • 1.- Sebastian Vettel, Red Bull (1:36:28.651)
  • 2.- Mark Webber, Red Bull (+8.2”)
  • 3.- Fernando Alonso, Ferrari (+13.9”)
  • 4.- Felipe Massa, Ferrari (+20.1”)
  • 5.- Kimi Raikkonen, Lotus (+36.7”)
  • 6.- Nico Hulkenberg, Force India (+45.3”)
  • 7.- Romain Grosjean, Lotus (+54.8”)
  • 8.- Jean-Eric Vergne, Toro Rosso (+69.5”)
  • 9.- Daniel Ricciardo, Toro Rosso (+71.7”)
  • 1o.- Lewis Hamilton, McLaren (+79.6”)
  • 11.- Sergio Pérez, Sauber
  • 12.- Paul Di Resta, Force India
  • 13.- Michael Schumacher, Mercedes AMG
  • 14.- Pastor Maldonado, Williams
  • 15.- Bruno Senna, Williams
  • 16.- Vitaly Petrov, Caterham
  • 17.- Heikki Kovalainen, Caterham
  • 18.- Timo Glock, Marussia
  • 19.- Charles Pic, Marussia
  • 20.- Narain Karthikeyan, HRT
  • 21.- Kamui Kobayashi, Sauber
  • 22.- Pedro De la Rosa, HRT
  • 23.- Nico Rosberg, Mercedes AMG
  • 24.- Jenson Button, McLaren
  • Fuente: Statsf1.com
    En Diariomotor: Calificación G.P. de Corea: Vettel amarra sus opciones para la carrera saliendo 2º, tras Webber

    Lee a continuación: GP de Japón 2012: la victoria aplastante de Vettel y el abandono de Alonso ponen el campeonato al rojo vivo

    Ver todos los comentarios 12