Los Dodge familiares se vuelven más malotes en Detroit

 |  @vfdezd  | 

Desde que el grupo Chrysler fue integrado en la estructura de Fiat, hemos visto como las marcas norteamericanas del consorcio han ido definiendo claramente su posición en el mercado. Dodge siempre ha sido la marca más juvenil del grupo, pero ahora este carácter se ha acentuado de manera importante. En el Salón de Detroit veremos dos buenas muestras de este decidido enfoque juvenil, mediante la presentación del ya comentado Dodge Dart GT y la ampliación de la gama Blacktop.

Para quien desconozca los Dodge Blacktop, se trata de una línea de equipamiento ya presente en los Avenger, Challenger y Charger que busca enfatizar la deportividad del coche a nivel estético, sin incurrir en cambios mecánicos. Ahora, la marca ha decidido ampliar esta terminación Blacktop a los modelos con más enfoque familiar de toda la gama, todos aquellos que cuentan con siete plazas. Hablamos del Dodge Grand Caravan (nuestro Lancia Voyager), el Dodge Journey (nuestro Fiat Freemont) y el Dodge Durango, un gran SUV que no ha llegado a Europa.

En los tres casos, los modelos destacan de las versiones convencionales por la introducción de una parrilla pintada completamente en negro que da un aspecto más siniestro. Las ópticas delanteras se han oscurecido y las llantas ofertadas van pintadas en color negro. Aunque el diseño de las llantas es similar, entre los modelos hay grandes diferencias puesto que en el Grand Caravan el diámetro es de 17 pulgadas, en el Journey llega a 19 pulgadas y el Durango se desmarca con 20 pulgadas de llanta.

En los tres modelos, la pintura para la carrocería sólo puede ser de una de estas opciones: plata, negro, rojo y blanco. Además de estos cambios exteriores, en el habitáculo también nos encontramos diferencias. Así, incorporan volante y pomo de cambio tapizado en cuero negro, así como asientos en cuero negro que pueden solicitarse con costuras en color rojo. En función del modelo, el equipamiento de serie respecto a la terminación en la que se basa es superior.

Tras ser desvelado en los próximos días en el Salón de Detroit, se pondrán a la venta en los mercados norteamericanos. Aunque en Europa contamos con dos de estos tres modelos, el hecho de que se vendan con otras marcas y que su enfoque sea diferente hace prácticamente imposible que vayamos a ver algún Voyager o Freemont de esta guisa por nuestras carreteras.

Fuente: Dodge
En Diariomotor: “Paint it Black”: mucha oscuridad para el Dodge Charger Blacktop | Fiat Freemont, nuevo nombre en Europa para el Dodge Journey

Lee a continuación: ¿Qué SUV me compro? En busca de un SUV diésel con aptitudes 4×4 de menos de 40.000 euros