Imperia GP, resucitando a una mítica marca de deportivos belgas

 |  @sergioalvarez88  | 

Imperia es un fabricante belga de automóviles, que produjo sus máquinas entre los años 1906 y 1948, desapareciendo en 1957 tras producir algunos coches británicos bajo licencia. El mayor fabricante belga de automóviles volvió a la palestra en 2009, tras ser comprados los derechos por Green Propulsion, una empresa de movilidad sostenible. Con la ayuda del diseñador Denis Steven y una buena inyección de capital, Imperia ha vuelto a nacer con el Imperia GP, un deportivo híbrido de aspecto clásico y más que buenas prestaciones.

Podríamos considerarlo el Wiesmann belga, su aspecto es similar al gecko alemán. Una gran parrilla doble presenta sus respetos a los antecesores de la marca. Un largo capó con rejillas laterales recuerda a vehículos de los años 30 del pasado siglo. Los guardabarros son muy prominentes y las ópticas delanteras abusan de cromados. Lo mismo podemos decir de una zaga claramente inspirada en épocas pretéritas. Sólo las llantas de 18 pulgadas y el interior denotan que estamos ya en la segunda década del Siglo XXI.

Es un vehículo descapotable, con un techo retráctil tipo “lata de sardinas”, similar al que podemos encontrar en el Citroën DS3 Cabrio o el Fiat 500C. Según las imágenes suministradas del habitáculo, abunda el cuero y tanto la instrumentación como muchos detalles de diseño son de tipo retro. El diseño del salpicadero es rimbombante, con muchas superficies curvadas. No hay palanca de cambios, la caja automática emplea una ruleta y levas tras el volante para su uso manual.

La principal baza del Imperia GP es su sistema PowerHybrid, diseñado por Green Propulsion. No hay grandes novedades, se trata de un híbrido enchufable capaz de funcionar con cualquier combinación de motor térmico o eléctrico. En modo 100% eléctrico puede recorrer hasta 60 km con una carga. Una batería completamente llena es posible en 4 horas con un enchufe de 220 voltios a 16 amperios de potencia. La batería tiene 11 kWh de capacidad y combina tecnología de polímeros de litio con materiales como el níquel-manganeso.

El sistema PowerHybrid combina un motor eléctrico de 150 CV y 350 Nm de par máximo con un 1.6 turbo de gasolina, de 200 CV de potencia y 260 Nm de par máximo. El motor térmico es de origen BMW/PSA, y se puede encontrar por ejemplo en un Peugeot RCZ. La potencia combinada es de 350 CV, que pasan al eje trasero permitiendo unas prestaciones más que buenas. Este deportivo híbrido enchufable es capaz de acelerar hasta los 100 km/h en 4 segundos en modo híbrido y en 6 segundos en modo sólamente eléctrico. Con todo, emite menos de 50 g/km de CO2.

Se puede ya reservar a un precio de 124.900€, un precio similar al de un Porsche 911 Carrera S con 400 CV de potencia o un Jaguar F-Type 5.0 Supercharged… con 495 CV de potencia. ¿Tiene alguna oportunidad un vehículo de nicho como el Imperia GP? ¿Qué opináis vosotros?

Fuente: Imperia Auto
En Diariomotor: Prueba y experiencia al volante de un Wiesmann Roadster | Jaguar XK o Jaguar F-Type: comparamos al F-Type con el XK convertible y el XKR

Lee a continuación: Hamann Mi5Sion, el BMW M5 más hortera visto hasta la fecha

  • nombre

    el interior y en rendimiento está bien, pero el exterior ……..

  • ADN

    Su propuesta en interiores está muy bien, no me parece la más bella pero tiene un diseño poco convencional, pero por fuera, respetando el aspecto retro, hay muchísimos con estética similar.

  • Patek

    La zona del montante B, exterior de la puerta y luna lateral trasera dan una impresión de improvisación amateur a base de plástico inyectado. Mucho por pulir, es una pena porque el habitáculo es atractivo y minimalista con clase. Una marca así merece algo mejor que una reinterpretación caricaturesca del pasado.

  • Si dudarlo me quedo con un Wiesmann Roadster.