Pirelli cambia de criterio para el Gran Premio de Bahrein: medios en vez de blandos.

 |  @josetellaetxe  | 

Ya han sido varios los equipos que desde comienzos de temporada habían mostrado cierto empeño en que Pirelli «endureciera» sus compuestos para 2013. Liderados por Red Bull y Mercedes AMG, a resultas de los problemas habidos en pretemporada en los circuitos de Jerez y Montmeló, que por las bajas temperaturas sufridas en el invierno peninsular originaron una insuficiente exploración de la gama de neumáticos, a partir de Australia las críticas a la milanesa arreciaron, hasta el punto de que en Malasia ya se comenzó a palpar en el ambiente que las presiones podían estar haciendo mella en la proveedora única de gomas.

En este orden de cosas, el desastroso estreno del compuesto blando en Shanghai bajo unas condiciones meterorológicas más calurosas que lo previsto han precipitado los acontecimientos, de manera que Pirelli ha anunciado que sustituye su elección inicial de neumáticos blandos y duros para Sakhir, por una alternativa más acorde con las características del trazado bahreiní: medios y duros (vitola blanca y naranja, respectivamente).

La decisión, a priori parece acertada toda vez que la previsión meteorológica para este próximo fin de semana pronostica un ambiente que rondará los 35º centígrados en la capital de Bahrein, Manama, lo que nos indica que en pleno desierto, lugar donde como es de sobra conocido está ubicado el trazado de Sakhir, el asfalto puede superar fácilmente los 40º de temperatura.

En este sentido, la nefasta experiencia obtenida de los compuestos blandos en el pasado Gran Premio de China, donde el piso del circuito de Shanghai alcanzó los 36º el sábado, durante la calificación, hacía totalmente desaconsejable el uso de unos compuestos blandos cuyo arco de rendimiento apenas dio para 8 vueltas en carrera, sobre un circuito que va a resultar mucho más abrasivo que el chino porque la temperatura prevista sobre la pista de Sakhir va a ser mayor, y porque la arena que deposita en ella el viento, siempre es un factor extra de degradación a tener en cuenta.

Sakhir, por otro lado, es más lento que Shanghai, pero más exigente con los neumáticos porque dispone de más puntos donde las frenadas son intensas y porque sus curvas disponen de un grip de tipo alto. El sector 2 y el comienzo del 3, por ejemplo, son duros para la mecánica y la estabilidad de los monoplazas porque requieren de mucha capacidad de tracción para ser sorteados, lo que somete a las gomas a continuos esfuerzos tanto longitudinales como laterales. En definitiva, si dijimos que en el Gran Premio de China las ruedas milanesas iban a ser las protagonistas de la prueba, en el Gran Premio de Bahrein lo podemos dar por seguro.

Ahora bien, si como estamos comentando cabe aplaudir la decisión de Pirelli, no es menos cierto que el cambio de última hora supone una grave irresponsabilidad por parte de la italiana y de la FIA, no tanto para con los equipos potentes, quienes a fin de cuentas venían reclamando el citado «endurecimiento» y tienen capacidad para adaptarse, sino para las escuderías pequeñas, las cuales, desde sus limitados recursos, han planteado este final de la gira asiática con soluciones aerodinámicas y mecánicas promediadas para China y Bahrein, en base a un criterio de neumáticos que literalmente se acaba de convertir en papel mojado.

Sea como fuere, quedémonos con el nuevo dato: los compuestos seleccionados para el Gran Premio de Bahrein que comenzará a disputarse a partir de este próximo viernes, son los duros (prime, distintivo naranja) y los medios (option, distintivo blanco), la misma elección que pudimos ver sobre Sepang durante el Gran Premio de Malasia.

 

En Diariomotor: El DRS pasivo, un riesgo breve en el tiempo que puede no haber dicho su última palabra

Lee a continuación: Gran Premio de Bahrein. A Fernando Alonso y a Ferrari les sienta bien Sakhir