Un Volvo S60 Polestar “descafeinado” con 350 CV se enfrentará a su bautismo de fuego en Australia

 |  @davidvillarreal  | 

No retomaremos el debate sobre las razones por las cuales pagar 240.000 euros por un Volvo S60 Polestar es una buena idea. En su día ya abrimos una acalorada discusión al respecto y a día de hoy ya podemos confirmar que Volvo quiere un nuevo impulso para su imagen como marca deportiva, lo cual a priori no debería estar reñido con su elevado compromiso con la seguridad. No obstante no se hagan demasiadas ilusiones, de ahí a que Volvo empiece a competir en Europa con los RS de Audi, los M de BMW y los AMG de Mercedes-Benz, va un gran trecho.

De momento un Volvo S60 Polestar “descafeinado” respecto al prototipo que ya conocíamos, se lanzará en el mercado australiano. Será una prueba piloto que comenzará con las primeras entregas en junio de 2013 prolongándose durante un número de unidades y tiempo, de momento indefinido, pero previsiblemente bastante limitado. Está claro que Australia es una importante prueba de fuego para una berlina muy deportiva de estas características. Pensemos que se trata de un país con cierta tradición en este tipo de productos y con una oferta peculiar y particular de modelos muy deportivos, habitualmente asociados a motores de ocho cilindros en uve, pero en ocasiones también a mecánicas que garantizan buenas prestaciones a un nivel más contenido.

Volvo inicia en Australia la comercialización de un modelo deportivo, pero más contenido que aquel exótico prototipo con más de 500 CV y turbo Garrett que nos mostraron el año pasado.

El Volvo S60 Polestar por su parte nace del S60 T6, con seis cilindros en línea y 2.953 cm3. Mientras el S60 T6 que se puede adquirir en Europa desarrolla 304 CV, esta versión Polestar ha sido potenciada a 350 CV a 5.700 rpm y un par máximo superior a los 500 Nm entre 2.800 y 4.750 rpm. Ya ven que no tiene nada que ver con los más de 500 CV de aquel prototipo que nos sorprendía hace ahora un año. Podría ser un buen rival del Ford Falcon XR6 Turbo (362 CV) australiano o el Holden Commodore SSV-Z (362 CV).

Sus prestaciones, aún así, siguen siendo bastante buenas. De 0 a 100 km/h tarda 4,9 segundos, como un Audi S4, y su velocidad máxima ha sido limitada electrónicamente a 250 km/h. La transmisión será automática (el prototipo era manual) y contará con una función de salida lanzada (Launch Control). La tracción es a las cuatro ruedas mediante un diferencial Haldex.

A nivel estético, como ya podemos comprobar en estas imágenes, en Volvo han sido bastante fieles al diseño original del prototipo. El S60 Polestar circula ataviado con suspensiones rebajadas, un difusor trasero, un spoiler especial, defensa delantera más aerodinámica, llantas de 19” y neumáticos 235/40 R19 Michelin Pilot Super Sport, frenos de disco ventilados con pinzas Brembo. Lo que desconocemos aún es su precio, como también la posibilidad de que este llegue a los concesionarios europeos. Mientras tanto habrá que conformarse con el paquete R-Design, que tampoco está nada mal.

Fuente: Volvo
En Diariomotor: 5 razones por las que pagar 240.000€ por un Volvo S60 es una buena idea | Volvo S60 Polestar, 508 CV de auténtico lobo con piel de reno

Lee a continuación: El acabado R-Design llega a los Volvo S60, V60 y XC60, ofreciendo 333 CV gracias a Polestar

El Volvo S60 es un sedán del tamaño de un BMW Serie 3, un modelo que brilla sobre todo por el confort, la calidad de acabados y la amplia dotación de equipamiento disponible en catálogo. También dispone de una alternativa de carrocería familiar, el Volvo V60.

Ver todos los comentarios 9
  • sebastian

    Que lastima

  • nombre

    esto no compite ni con su haldex ni con su precio con los muscle car australianos.

    • Jav

      tal vez no compita con autos deportivos pero por lo menos esta haciendo bien las cosas y cambiando imagen, como siempre no hay que ver solo las cosas malas….

  • Alberto Piqueras Ramos

    Estimado David:

    Llama mucho la atención que con 333 cv, según vuestra nota anterior de los S60, paquete R- Desing, logre el 0 a 100 en 5,9 s; y con 350 cv, o sea 17 cv más pase a 4,9 s. ¿ No hay alguna cifra fuera de lugar ?, no conozco ningún auto que con aumentar 17 cv, sobre 1.600 kilos, logren tan importante incremento de prestaciones.
    ¿ Se puede revisar la cifra ?.

    Saludos.

    • Patek

      La potencia oficial del T6 es de 305cv luego un segundo de diferencia es plenamente posible con el aporte de 50cv suplementarios, sobre todo cuando se juega con la presión del turbo y los desarrollos finales.

      • Alberto Piqueras Ramos

        Estimado: entiendo tu posición, pero en la versión de 333 cv es en la que se llega a los 5,9, la de 305 cv es de 6,1 por lo cual no hay una explicación técnica que para bajar, 2 décimas se necesiten 28 cv y para luego bajar 10 décimas se logren con sólo 17 cv, a eso me refería.

        Saludos.

        • Patek

          Es cierto que guardando la proporción con respecto a la preparación Polestar básica de 333cv que mencionas, en el mejor de los casos debería andar por los 5,5 segundos. Hay que remarcar que esta versión dispone de launch control pero me pregunto si compensa suficientemente la diferencia. Lo más probable es que los de los 4,9 sea el registro de 0-60 millas por hora, no el 0-100 km/h.

          • Alberto Piqueras Ramos

            Es probable que sea esa la razón, de lo contrario es muy difícil bajar 1 segundo entero, lo cual es una ” Fortuna “. Podría existir una razón asociada, la cual yo la nota en mi BMW 328, vs el 330 atmosférico, que teniendo menos 27 cv menos, mejora los registros, y me refiero que hayan logrado aumentar el torque o Nm a menos rpm, que es en el caso del 328 lo que pasa, pues tiene los 350 Nm a 1.250 rpm, como quien dice prácticamente moderando el motor.

            Saludos.

  • Patek

    Vaya chasco, y no tanto por el discreto aumento de potencia, que también sorprende para mal, sino por desechar el cambio manual y sacarlo con el look antiguo. Wtf? A esto lo llamo empezar con mal pie. Revise your copy, Volvo.

El Volvo S60 es un sedán del tamaño de un BMW Serie 3, un modelo que brilla sobre todo por el confort, la calidad de acabados y la amplia dotación de equipamiento disponible en catálogo. También dispone de una alternativa de carrocería familiar, el Volvo V60.