comscore
MENÚ
Diariomotor
Varios

4 MIN

Mercedes AMG será llevada al Tribunal Internacional de la FIA

El pasado Gran Premio de Mónaco ha alargado su sombra hasta ayer mismo, cuando en una actitud sin explicación aparente dada la hora elegida, la FIA hacía público bien entrada la noche que había resuelto llevar a Mercedes AMG ante ante su Tribunal Internacional, para que sea éste quien decida sobre las pruebas privadas realizadas con Pirelli los días 15, 16 y 17 del pasado mes de mayo en el circuito de Montmeló, en la semana siguiente a la disputa del Gran Premio de España.

El asunto, enmarcado en los numerosos problemas que han estado generando los compuestos italianos a algunos equipos en lo que llevamos de temporada, tanto en lo relativo a su extremo desgaste como a la vulnerabilidad que ofrecían las carcasas, surgía al término de la carrera del Principado, cuando Red Bull y Ferrari elevaban una protesta formal a la FIA tras conocerse que la escudería de Brackley (vencedora de la prueba en Mónaco), había realizado casi 1.000 kilómetros con su W04 para 2013, en aras de que Pirelli pudiera extraer conclusiones que sirvieran para mejorar su producto de cara a su aplicación este mismo verano.

El quid de la cuestión, más allá de si los test fueron más o menos secretos (circunstancia que ha generado a su vez un amplio y agrio debate), radica precisamente en la utilización del vehículo, ya que éste pertenece a la parrilla actual, situación que contraviene la normativa FIA, que prevé en su articulado que este tipo de pruebas sólo se pueden llevar a cabo con monoplazas de hace dos temporadas o más.

Con la victoria de Nico Rosberg en Mónaco como detonante, dado que resultaba totalmente inesperado e inexplicable el elevado rendimiento mostrado por los coches germano-británicos en el Principado, y con los neumáticos de la milanesa en el punto de mira, al conocerse la existencia de los mencionados test llevados a cabo por la de Brackley en Barcelona, las alarmas saltaron inmediatamente y la respuesta de los equipos no se hizo esperar, ya que el mismo domingo (26 de mayo) Red Bull acusaba directamente a la escudería que dirige Ross Brawn de haber conseguido una ventaja que se podía tasar en 1 segundo de mejora.

A la austriaca le siguió Ferrari y juntas elevaron una queja formal al máximo organismo rector de la Fórmula 1, mientras que Pirelli y Mercedes AMG intentaban calmar los animos infructuosamente, a resultas de lo cual se implicaba a la de Maranello por haber realizado unas pruebas con las gomas italianas los pasados 23 y 24 de abril, aunque con el F150th Italia, vehículo correspondiente a la temporada 2011, y por lo tanto, bajo el amparo de la normativa FIA.

Sin embargo, la Federación tomaba en consideración la defensa de Mercedes AMG y actuaba de oficio contra Ferrari con la intención de delimitar las responsabilidades de cada uno de los participantes en el affaire.

Llegados a este punto y tal y como comentábamos al inicio, a una hora francamente intempestiva (alrededor de las 23:00 horas de ayer), quien sabe si con la intención de minimizar daños, la FIA hacía público un comunicado cuyo contenido ya está circulando ampliamente por Internet.

Por un lado, en lo referente a Ferrari, el máximo organismo considera pertinente archivar el caso porque el vehículo usado por La Scuderia en sus pruebas de abril con las gomas italianas no contraviene la normativa, ya que éste corresponde a 2011. Y por otro, en lo relativo a Mercedes AMG, estima que hay base suficiente como para que el caso pase a ser juzgado por su Tribunal Internacional, ya que «de la investigación se deduce que las condiciones de esta prueba podrían constituir una infracción del reglamento de la FIA

En Diariomotor: Pirelli da marcha atrás y no cambiará los compuestos hasta Silverstone