Subaru Outback 2013 a prueba. ¿Qué es el Subaru Outback?

 |  @davidvillarreal  | 

Arrancamos nuestra prueba del nuevo Subaru Outback con una cierta convicción de que este familiar, venido a más para un uso campero, no nos decepcionará. Que existirá un absoluto equilibrio entre su conducción en carretera y fuera de esta, por las pistas y los obstáculos para los que a priori fue concebido. Sabemos que el Outback es el modelo que mejor exhibe el espíritu más campero de Subaru, un modelo muy representativo que acrecienta la reputación de la marca en este nicho.

Lo sabemos porque no es la primera vez que lo probamos. Pero desde aquella primera prueba que os ofrecimos en 2010 el Subaru Outback se ha actualizado. De las novedades que presenta ya os hablábamos hace tan solo unas semanas, como también os contábamos nuestras primeras impresiones del estreno más importante, la asociación entre el 2.0D Bóxer Diésel de 150 CV y el Lineartronic, una transmisión “automática” de variador continuo (CVT). Y precisamente ese ha sido el motor que hemos escogido para esta prueba en mayor profundidad.

¿Qué es y qué no es el Subaru Outback?

Su carrocería es alta, pero se corresponde más con el familiar bien preparado para dar un rendimiento óptimo fuera del asfalto que al del SUV propiamente dicho.

Lo primero que nos preguntaremos será qué es y qué no es un Subaru Outback. Para empezar no se trata de un todocamino al uso y aunque su carrocería es alta, como su altura libre al suelo, y su aspecto es robusto y su puesto de conducción elevado, el Outback se corresponde más con el familiar o la ranchera que recibe las suficientes mejoras para ofrecer un buen rendimiento fuera del asfalto. Sin ir más lejos, el Outback está basado en el Subaru Legacy Wagon, pero el desarrollo del objeto de nuestra prueba se centró específicamente en mantener un rendimiento digno fuera del asfalto.

El tratamiento campero del Outback pasa por protecciones de carrocería, un tarado de suspensiones más suave (es de los automóviles más confortables que hayamos probado en vías sin asfaltar) y sobre todo un holgado recorrido del muelle, neumáticos mixtos y por supuesto el estándar de Subaru, la tracción total permanente Symmetrical All Wheel Drive.

En tanto a vehículo familiar, el Subaru Outback goza de un habitáculo extraordinariamente espacioso, con un gran volumen de carga. El puesto de conducción quizás sorprenda, porque incluso siendo derivado de un familiar, el Outback sigue contando con un holgado margen en la altura de la base del asiento para lograr una posición realmente elevada, no tan alejada de la que disfrutaríamos en un gran SUV.

Equipamiento completo de serie para el Subaru Outback

Los ajustes son buenos, pero el Subaru Outback no hace gala de acabados nobles, sino robustos, y un diseño bastante sobrio y tradicional.

El Subaru Outback ha adquirido una nueva tonalidad oscura para los revestimientos interiores y el tapizado del techo que logra que la sobriedad domine el apartado visual. Los materiales siguen siendo modestos y los ajustes buenos en el salpicadero y algunos paneles. En otras zonas estos acabados son sinceramente mejorables. Por ejemplo, en el área de la consola central los plásticos son agradables visualmente y también al tacto y los tonos plateados de su predecesor se han reducido. Bien es cierto que los ajustes distan mucho de ser perfectos, esa nunca fue una virtud de Subaru, pero si bien la sensación no es noble sí aparenta una construcción robusta y duradera en el tiempo.

De serie el Outback está disponible con un acabado denominado Sport (solo disponible con cambio manual y motor diésel), que incluye climatizador bizona, control de crucero, retrovisores plegables eléctricos, ajuste eléctrico del asiento del conductor, ordenador multifunción, equipo multimedia con 6 altavoces, cámara de visión trasera, seis airbag, reposacabezas activos e Isofix. Por encima, Executive añade a todo lo anterior tapicería de cuero, asientos calefactables, dos memorias para los ajustes eléctricos del asiento del conductor y faros Xenon, un equipamiento que en definitiva es bastante completo. Aún existe incluso una versión mejor equipada. El Executive Plus añade navegador con pantalla de 8”, techo solar y arranque por botón inalámbrico.

Actualmente el Subaru Outback Bóxer Diésel solo está disponible con un acabado equivalente a Executive y denominado Limited.

El equipo multimedia y de navegación del Subaru Outback no es puntero en cuanto a tecnología, ni el más intuitivo y cómodo de manejar, pero es de serie en toda la gama.

A bordo nos encontramos con multitud de receptáculos y huecos porta objetos. Las puertas cuentan con grandes bolsillos para dejar una botella de litro y medio, en la consola central hay dos espacios para la típica lata de bebida de 33 centilitros, el reposabrazos esconde un gran cajón y otros dos espacios tras la palanca de cambios y un cajón con tapa bajo la pantalla del equipo multimedia y el navegador, para depositar las llaves o el móvil.

El equipo multimedia – de serie – se ha remozado para la ocasión y todos los controles se centran en una pantalla táctil de 4,3” con una botonera a su alrededor para acceder a las diferentes funciones. La interfaz gráfica es atractiva y bastante visual, aunque su tecnología y accesibilidad dista mucho de los avanzados sistemas que se están presentando en el sector en los últimos años. Lo mejor, indudablemente, que este equipo de navegación y entretenimiento es de serie y que incluye cámara de visión trasera.

Pero lo más destacable de este Subaru Outback sigue siendo su maletero con un volumen útil de 526 litros. Destaca por un acceso sencillo y cómodo, por el tamaño de su portón trasero y por la base plana prácticamente a ras de la boca de carga, bajo la que se esconde un doble fondo para objetos de poco tamaño (como los triángulos de emergencia o el kit de reparación de pinchazos, puesto que no cuenta con rueda de repuesto).

No se vayan muy lejos. En la segunda parte de esta prueba os hablaremos de lo más interesante, de la verdadera excusa para probar este modelo. El Subaru Outback ya cuenta con un motor bóxer diésel de 150 CV asociado a una transmisión “automática” de variador continuo.

Presentación del Subaru Outback en Diariomotor: Novedades del modelo 2013 | Estreno del Lineartronic en el 2.0D Bóxer Diésel

Izquierda: Subaru Outback 2009 Derecha: Subaru Outback 2013

Lee a continuación: Subaru Outback 2.0D Lineartronic CVT. Probamos el primer bóxer diésel automático

Solicita tu oferta desde 29.150 €