Mercedes CLA 220 CDI a prueba (I): ese oscuro objeto de deseo

 |  @davidgartes  | 

El Mercedes CLA es un coche atípico por varios motivos. Para empezar, inaugura nuevo nicho de mercado en el que se podría decir que es único, al menos en formato Coupé premium de 4 puertas y tamaño reducido. Continuando por su estética, si el Clase A ya rompe moldes dentro de la marca en relación a todo lo anterior, esta versión alargada rompe a su vez el molde del propio Clase A, con un diseño original, que no pasa desapercibido y supone una reafirmación del nuevo rumbo de la marca.

Ha sido concebido para enamorar a sus compradores como lo haría un traje de Armani: por lo bien que te sienta cuando lo llevas puesto

La versión que hemos tenido ocasión de probar es un Mercedes CLA 220 CDI, el hasta ahora líder de ventas dentro de la gama, con motor diésel de 170 CV que lleva aparejado el ya conocido cambio 7G-DCT de 7 relaciones y doble embrague que tan buen sabor nos dejó en el A45 AMG hace unas semanas. Una estética deportiva, agresiva y atractiva combinada con un formato más o menos práctico y un precio de partida contenido prometen una combinación de grandes ventas para Mercedes.

Tras analizarlo con lupa durante una semana, os contamos qué tal va realmente.

Diseño exterior del Mercedes CLA


El diseño exterior del CLA llama la atención; puede gustarte o disgustarte, pero es difícil que te deje indiferente. Es un coche con una fuerte personalidad, muy basada en su forma y proporciones aunque todo en él es más o menos peculiar.

Empezando por lo más importante, que son las proporciones, el CLA comienza con un capó bastante grande y un gran voladizo delantero que el kit AMG se encarga de ensalzar todavía más. La enorme estrella de mercedes adornando el centro de la rejilla superior le da un aire mucho más deportivo que la antigua estrella sobre el capó, más clásica y conservadora. La rejilla va rematada con puntos cromados y en la parte inferior, negra, forma un panel tipo nido de abeja que redondea esa mandíbula poderosa.

Ese tercer volumen estrecho y en descenso genera una estudiada desproporción con el morro prominente y ancho

En el perfil, encontramos líneas aparentemente esculpidas por el viento que terminan en una trasera que se estrecha y desciende de una forma muy característica, desde la mitad del techo, hasta lograr el mejor coeficiente aerodinámico del mercado (Cx 0,23) y conformando una figura algo extraña. Ese tercer volumen estrecho y en descenso genera una estudiada desproporción con el morro prominente y ancho que le da toda la personalidad al coche y es lo que, en mi opinión, llama más la atención de un modo subconsciente.

Además de las proporciones y la forma, el coche está lleno de detalles como los discos de freno muy visibles a través de las llantas de 18”, las taloneras que bordean todo el perímetro, los retrovisores en negro con el intermitente integrado en una curiosa forma, el doble escape cromado integrado en la rejilla posterior y las salidas de aire tras los pasos de rueda traseros, por nombrar sólo algunos ejemplos de lo cuidado que está cada centímetro de superficie.


Es difícil pronunciarse acerca de si un coche es bonito o feo, porque depende del gusto de cada cual. Dicho esto, teniendo en cuenta todo el argumentario estético que despliega, parece que el CLA ha sido concebido para entrar por los ojos y enamorar a sus posibles compradores como lo haría un traje de Armani: por lo bien que te sienta cuando lo llevas puesto.

Diseño y espacio interior

Una vez dentro del CLA, se aprecia una gran coherencia con el diseño exterior

Abrimos ya la puerta (sin marco en ninguna de las 4 ventanillas) y nos recibe un interior prometedor. El anagrama de Mercedes en el marco inferior de la puerta se ilumina, y la luz interior es muy blanca y bastante intensa, con lo que podemos apreciar incluso de noche un puesto de conducción atractivo y deportivo. Me gusta.

Una vez dentro del CLA, se aprecia una gran coherencia con el diseño exterior. Con el cuadro ya conocido del Clase A y Clase B, es posiblemente en este coche donde tiene más sentido, o al menos donde su diseño se corresponde más con el exterior.


Destacan los maravillosos asientos tanto por su aspecto como por su tacto y ergonomía

Destacan los maravillosos asientos tanto por su aspecto como por su tacto y ergonomía. Resultan cómodos y envolventes mientras gritan deportividad y dinamismo a los cuatro vientos, pues su forma está claramente inspirada en dos baquets de competición con el reposacabezas integrado y esa forma tan característica. No son baquets, pero sí representan una evocación de esa forma.

El interior del coche está provisto de huecos portaobjetos en la consola central, y aprovecha bien el hecho de llevar el cambio en un satélite a la derecha del volante (marca de la casa). Esa posición del cambio nos libra de la tradicional palanca, que ve cómo una guantera con tapa ocupa su lugar en el centro del habitáculo, acompañada de otra más bajo el reposabrazos central delantero, donde además encontramos la toma USB. Muy bien.


Parece que tuvieron que añadir la pantalla en el último momento, pegándola con Super-Glue en la zona lisa que encontraron

Un elemento que ha llamado mi atención, aunque este es más sutil, son las salidas de ventilación. Se pueden orientar fácilmente sin más que agarrar y mover, pero además se pueden regular en caudal hasta cerrarlas o abrirlas del todo, girándolas como un grifo, todo en una sola pieza y en un solo gesto. Es un ejemplo de interfaz de usuario simplificada y de reducción al mínimo de los mandos que está muy bien resuelto y además nos recuerda a otros modelos de la marca de mucha mayor potencia. De nuevo, muy bien.

En la parte negativa, no puedo evitar pensar cada vez que me subo a un Clase A o un Clase B, que la pantalla del navegador se les olvidó en el diseño inicial y tuvieron que añadirla en el último momento pegándola con Super-Glue en la zona lisa que encontraron. Obviamente esto es una caricatura, pero llama la atención el esfuerzo de integración que han hecho otros fabricantes frente a la no-integración-en-absoluto que plantea Mercedes.

En cuanto a calidades, la superficie de contacto con asientos y volante es excelente, mientras que los satélites detrás del volante tienen el mejor tacto, sonido y amortiguación del mercado (da gusto cambiar de carril sólo por poner un intermitente). A partir de aquí, todo lo demás es un interior bastante corriente en cuanto a materiales. La estética de los relojes durante el día, con fondo plateado muy claro me desagrada especialmente, aunque de noche la iluminación los hace mucho más agradables y legibles.

Está bien hecho, pero Audi sigue marcando el ritmo dentro del trinomio premium alemán en lo que respecta a interiores

El sonido de las puertas no está mal, pero tampoco impresiona. La ausencia de marco en las ventanillas (una solución estética bastante efectiva) le resta empaque al sonido del cierre, que no se aprecia tan hermético y aplomado como cuando el choque es de goma contra goma. Aquí, regular.

En resumen, está bien hecho, pero Audi sigue marcando el ritmo dentro del trinomio premium alemán en lo que respecta a interiores (si bien en exteriores apenas son capaces de renovar sus propios modelos). A pesar de la revolución estética que supone el CLA (de la que Audi está a años-luz) el interior del Mercedes sigue un paso por detrás de un Audi A3 en cuanto a calidades y ajustes.

¿El CLA es un coche familiar?

Llegamos al apartado de ergonomía y espacio interior, que en este coche tiene un interés muy especial dada su forma exterior de coupé combinada con sus 4 puertas. La pregunta que se van a hacer muchos compradores es si podrán utilizarlo como coche familiar, pero esa pregunta no tiene una respuesta sencilla como un sí o un no. Veamos por qué.

Su gran longitud tiene razones estéticas más que prácticas y no se traduce en un coche amplio por dentro

El CLA es un coche bastante grande por fuera, sobre todo muy largo. Con 4.630mm de longitud, de hecho es más largo que el Clase C que ahora se jubila (aunque algo más corto que el que ahora se estrena) pero esa longitud tiene razones estéticas más que prácticas y no se traduce en un coche amplio por dentro.

Las plazas delanteras son amplias y cómodas, ahí no hay problema, pero la forma del techo condiciona el acceso a plazas traseras y genera una cierta limitación de altura para los pasajeros del asiento posterior. Hasta 1,80 m de estatura no tendremos problemas para viajar atrás pero a partir de ahí sí podemos tocar con la cabeza en el techo. Las ventanillas son pequeñas, aunque el techo de cristal (opcional) ofrece un importante desahogo psicológico.

Un coche bajo con una puerta trasera pequeña es un formato incómodo para meter y sacar a un bebé o a un niño pequeño

En cuanto a la compatibilidad con niños, yo diría que es una cuestión de edades. Un coche bajo con una puerta trasera pequeña es un formato incómodo para meter y sacar a un bebé o a un niño pequeño que no pueda encaramarse a su silla por sí mismo. La operación de abrocharles el cinturón también es incómoda y probablemente acabemos haciéndolo a ciegas (con la cabeza fuera del coche, metiendo sólo las manos y operando sin ver. Se puede hacer, pero no es lo más óptimo precisamente.

Para niños más mayores, a partir de unos 6 años más o menos, ya entran y salen sin ayuda, además de abrocharse el cinturón por sí mismos. En este caso, tan solo es necesaria una supervisión de la maniobra y el espacio disponible ya no supone una limitación, por lo que ya lo veo como un coche más adecuado, aunque sigue sin ser precisamente el familiar ideal.

Utilizarlo como coche familiar implicará un pequeño sacrificio diario en aras de la estética

Por lo que respecta al maletero, goza de un buen volumen total (470 litros) pero la apertura es muy pequeña, lo que limita mucho sus posibilidades frente a un 5 puertas. Para meter una silla de bebé, yo recomendaría probarla antes de comprarla porque va a caber seguro, pero puede llegar a ser difícil hacerla entrar y salir por tan estrecha abertura, sobre todo si tiene las ruedas grandes.

La conclusión aquí es que no es un coche pensado para ser un familiar, no resulta cómodo haciendo esa función, pero niños y equipaje cabrán dentro si asumimos la pequeña dificultad de meterlos. Utilizarlo como coche familiar implicará un pequeño sacrificio diario en aras de la estética exterior y una vez todos a bordo el espacio será suficiente.

Llegamos ya al final de esta primera parte de nuestra prueba a fondo con el Mercedes CLA, en la que se nos presenta un coche muy atractivo por su estética y formato, con ciertas limitaciones derivadas de su forma, pero con la promesa inequívoca de una conducción deportiva y dinámica que tendremos ocasión de poner a prueba en el segundo capítulo.

En Diariomotor: El Mercedes CLA es un éxito arrollador en Estados Unidos | Mercedes CLA 45 AMG: en España desde 62.150 euros

Lee a continuación: El Mercedes CLA es un éxito arrollador en Estados Unidos

Solicita tu oferta desde 30.250 €
  • Patek

    Buena primera parte. Aunque volviendo a la sempiterna pantalla multimedia insisto en que no me parece mal la idea de Mercedes utilizando el concepto de iPad flotante en un emplazamiento inmejorable desde el punto de vista de la conducción. ¿Acaso habría sido mejor meter una joroba en medio del salpicadero en plan BMW von Bangle o hundirla bajo la retahíla de mandos generando distracciones potencialmente fatales?

    • Isco

      Como poseedor de un Clase A puedo afirmar que la pantalla está en el sitio adecuado y que esta tiene una calidad muy buena, sin apenas reflejos.

  • CarlosAMG

    Habeis echo las fotos en el parking de mi facultad,ya os vale,eso se avisa con antelacion :'(