CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Varios

4 MIN

Mercedes-Benz domina la pretemporada de Fórmula 1

Jose Tellaetxe | @josetellaetxe | 22 Feb 2014

A pesar de la cautela con la que hay que tomarse todas las pretemporadas, conviene extremarla con esta en especial por cuanto supone el estreno de un nuevo reglamento técnico que no solo afecta a los propulsores sino también, a la aerodinámica de los vehículos.

En un escenario a priori tan complejo, en el que las dos primeras tandas de entrenamientos (Jerez y Sakhir) han concluido esta misma tarde en Bahrein, cabe reseñar que la mayor parte del tiempo ha sido consumido por las escuderías intentando ajustar las modernas unidades de potencia a sus respectivos vehículos —como es ampliamente conocido, los propulsores han pasado de basarse en una unidad V8 atmosférica con apoyo puntual de un sistema de recuperación de energía cinética (KERS), a hacerlo sobre una plataforma V6 turbo que lleva acoplados dos sistemas de recuperación energética (ERS), una cinética, denominada MGU-K, y otra calorífica que responde al nombre de MGU-H—, dejando para la tercera tanda, que se celebrará la semana que viene en el mismo trazado del emirato árabe, el grueso del trabajo de ajuste y pulido aerodinámico.

En este sentido, si bien se desconoce la mayoría de condicionantes que han afectado a los diferentes monoplazas que han participado (carga de combustible, esfuerzo real al que se ha sometido a los motores turbo, tiempo de utilización de los ERS, etcétera), sí se puede extraer como conclusión que las unidades de potencia de Mercedes-Benz, se han postulado como las más eficientes y fiables de lo que llevamos de pretemporada, y no tanto porque de los 8 mejores cronómetros correspondientes a las diferentes jornadas se haya llevado 7, sino porque ha sido la plataforma que más vueltas ha rodado y la que menos incidencias reseñables ha sufrido.

Si el primer día en Jerez era Kimi Raikkonen sobre el F14-T de Ferrari quien conseguía el mejor tiempo y la mayor cantidad de giros al circuito andaluz, a partir de la jornada siguiente los coches propulsados por la de Stuttgart no iba a dejar ni las migajas. Kevin Magnussen, con su MP4/29, marcaba los mejores tiempos del miércoles y jueves 29 y 30 de enero respectivamente, y Felipe Massa, sobre el FW36 de Williams, se adjudicaba el de la sesión final, mientras que Nico Rosberg se convertía en el piloto con más rodaje al paso del Circo por España.

Lejos de cambiar de tónica, en Bahrein el dominio de los coches impulsados por la de la estrella de tres puntas ha sido aplastante. Nico Hulkenberg sobre el VJM07 de Sahara Force India se llevaba el mejor tiempo de la jornada inicial, Kevin Magnussen el del día siguiente, y Lewis Hamilton y Nico Rosberg, como hemos relatado hace unas horas, completaban el cuadro aupándose con los mejores cronómetros de ayer viernes y hoy sábado, dejando de nuevo a Mercedes AMG como el equipo que más kilómetros ha realizado.

Es cierto que Mercedes-Benz al contar con cuatro escuderías cliente (Mercedes AMG, McLaren, Sahara Force India y Williams), disponía sobre el papel de numerosas oportunidades como para haber conseguido buenos números, aunque cabe recordar que en idéntico caso, Renault, que motoriza también a cuatro equipos (Red Bull, Lotus, Toro Rosso y Caterham) no ha hecho otra cosa que cosechar problemas, siendo Ferrari, con tres pupilos (Ferrari, Sauber y Marussia), el único motorista que ha podido plantar cara a la alemana en cuanto a resultados obtenidos.

De forma que con la cautela que mencionábamos al inicio, se puede decir que Mercedes-Benz,a pesar de que antes del inicio de la pretemporada había serias dudas sobre su fiabilidad debido a las exigencias de ventilación de su voluminosa unidad de potencia, gracias al rendimiento obtenido por los monoplazas a los que sirve durante estas ocho jornadas que llevamos transcurridas, se propone ya como el enemigo a batir en cuanto la temporada comience a rodar en Melbourne, dentro de apenas 20 días.

En Diariomotor: Pretemporada de Fórmula 1. Sakhir día 4, Nico Rosberg mete miedo a sus rivales