Citroën C4 Picasso, a prueba: ¿por qué te llaman Technospace?

 |  @davidvillarreal  | 

He de reconocer que ya tenía ganas de conducir este nuevo Citroën C4 Picasso, de que nos viéramos las caras él y yo y saber si es cierto todo lo que se dice de este monovolumen. Ya tuvimos ocasión de tener un primer contacto en su presentación y ahora hemos decidido ponernos de nuevo al volante de un coche autodenominado, a efectos comerciales, como Technospace. Este nombre se me antoja demasiado rimbombante para un automóvil que siempre se caracterizó por su enfoque económico y la virtud de cubrir con las necesidades de espacio y habitabilidad de familias con niños pequeños con un presupuesto limitado.

El último Citroën C4 Picasso llegaba a los concesionarios en un momento de reflexión para los franceses, que siguen buscando la definición premium de su gama DS y definir su posición en el mercado generalista con productos de vocación económica e incluso transgresora, como bien demuestra el nuevo Citroën C4 Cactus.

Citroën lo llama el Technospace. ¿Responderá esa definición a la realidad? ¿Cuánto cuesta que tu C4 Picasso sea un Technospace?

Y en otro orden de asuntos tenemos a un nuevo Citroën C4 Picasso que presume de tecnología y además ofrece una gama realmente completa, del más económico al más premium. Y mi primera sorpresa llegó en este aspecto, puesto que sinceramente no esperaba ponerme a los mandos de un C4 Picasso con exquisitos tapizados de piel y asientos con función de masaje. Eso por no hablar de que para encontrarnos con automóviles con una superficie comparable de pantallas TFT os tengamos que hablar de modelos como el Lexus GS, Mercedes Clase S o el Tesla Model S.

Aunque lo de Technospace siga sonándonos demasiado presuntuoso, desde la más absoluta objetividad salta a la vista que Citroën ha intentado ofrecer un producto tecnológico, en el fondo y en la forma. Ya constataremos más adelante que la habitabilidad y el espacio del C4 Picasso siguen estando en las mejores cifras de su categoría, incluso teniendo en cuenta que es un poco más corto y bajo. Para mí esa es una de las razones más importantes para escoger un Citroën C4 Picasso. Pero como veremos a continuación hay más.

Technospace: ¿de verdad es tan tecnológico este nuevo C4 Picasso?

Los galos buscaban nuevos alicientes con los que atraer al cliente y parece que lo hallaron en ese punto tecnológico y en el atractivo estético, al menos para el que valore el atrevimiento y el lenguaje de diseño impuesto por los creativos del país vecino.

Citroën está apostando por el atrevimiento para la línea de sus nuevos modelos, en el que los faros quedan encapsulados en una superficie muy pequeña y separados de la iluminación diurna LED, que es la que marca el vértice con el capó. También destaca el cromado de una parrilla auxiliar muy minimalista, a modo de prolongación con los chevrones.

Pero en lo práctico, en este Picasso destaca la inmensa superficie acristalada lateral y pilares muy estrechos, que al final serán los que marquen la diferencia en la búsqueda de un monovolumen práctico, con gran sensación de amplitud y con resquicios los mínimos para cualquier ángulo muerto que nos reste visibilidad.

En cuanto te subes a bordo del Citroën C4 Picasso tienes que rendirte ante la evidencia, la tenue diferencia que pueda existir en la frialdad de las cotas interiores con respecto a sus rivales, se traduce en una sensación real de que el espacio de que dispones es muy superior. Más allá de sus pantallas, la calidad apreciada ha mejorado bastante, materiales bien ajustados y algunos mullidos que sinceramente me han agradado. En ese sentido tampoco tiene nada que envidiar a sus rivales, que tomen nota…

El Citroën C4 Picasso goza de muchísimo espacio en el habitáculo, pero la sensación de amplitud es incluso superior.

La inmensidad de lo que Citroën denomina un loft de cuatro ruedas, no penaliza el volumen útil para cargar nuestro equipaje. El C4 Picasso ofrece un volumen de carga superior al de sus rivales, cerca de 540 litros. En la práctica se traduce en un espacio muy extenso con una base alta, casi solidaria con la boca de carga para facilitarnos la maniobra de elevar y alojar los bultos y un pequeño doble fondo inferior.

Los asientos pueden abatirse en tres piezas independientes para aumentar ese volumen hasta 1.709 litros. En lo práctico, el Citroën C4 Picasso también puede emplear un sistema de apertura y cierre del portón eléctrico.

Bajo el piso del maletero no hay una rueda de repuesto, al menos de serie. Pero opcionalmente, por solo 80 euros, puedes llevarte como accesorio una rueda de repuesto temporal, de tipo galleta.

Estos detalles se suman a soluciones que personalmente me encantan, como dividir la banqueta posterior en tres asientos independientes deslizantes, que de verdad son aptos para que viajen tres pasajeros adultos sin pelearse por ganar terreno para sus pies y sin que el pobre que viaje en el centro tenga que lamentar la dureza de la base o el socorrido respaldo que en la mayoría de los coches se utiliza para extraer una bandeja a modo de reposabrazos. Dicho lo cual me pregunto si esa bandeja era verdaderamente prescindible en muchos casos. En este al menos estoy convencido de que sí, sobre todo si ya dispones de una bandeja plegable en los respaldos.

La flexibilidad de estas banquetas independientes nos permite adelantar o retrasar su posición para adaptarlo a las necesidades de espacio, ya sea por ocupación de pasajeros o por equipaje en el maletero, con un sistema muy sencillo de banquetas deslizantes similar al empleado en las plazas delanteras.

Y ahora volvamos a lo de Technospace. Es cierto que te montas en este Citroën C4 Picasso y al descubrir este despliegue de pantallas es inevitable que te rindas ante esa sensación de que algo así no es nada habitual en su categoría y más propio de berlinas de gama alta. Al comienzo ya mencionamos tres ejemplos muy claros de los busques insignia de Lexus, Mercedes-Benz o Tesla Motors. La superficie TFT en un Citroën C4 Picasso es comparable a la de estos y otros modelos, en muchos casos incluso superior. Hablamos de dos pantallas TFT, una superior de 12” que además hace las veces de cuadro de mandos y una inferior y táctil de 7”.

Para contar con un sistema de doble pantalla a todo color tendremos que recurrir como mínimo a un acabado Intensive, que ya es 4.000€ más caro que el Attraction del precio base, sin tener en cuenta ofertas ni promociones temporales. Las versiones Attraction y Seduction carecen de cuadro de mandos central a todo color, aunque sigue siendo digital y fomentando ese punto tecnológico del eslogan publicitario.

Que las versiones más básicas carezcan de cuadro de mandos a todo color me parece un problema menor.

Y es que en cualquier caso sí que tenemos que congratularnos de que la pantalla táctil inferior de 7” y a todo color, la que nos permite acceder a los ajustes del coche, la climatización y el equipo de entretenimiento, es de serie. Es decir, que salvo por el llamativo cuadro de mandos, el diseño del salpicadero del C4 Picasso más económico y el más caro, el que ilustra nuestra prueba, no cambia demasiado.

¿De verdad era necesario un cuadro de mandos a todo color? Inicialmente, con una pantalla inferior de 7” que entre otras cosas, en las versiones equipadas con GPS, nos sirve para visualizar la cartografía del navegador, parece que no. Pero es cierto que esa pantalla nos muestra con mucha claridad el velocímetro, en modo analógico y digital; un detalle muy gráfico de los sensores de aparcamiento e incluso imágenes de la cámara trasera e indicaciones para maniobrar con seguridad.

Sinceramente creo que Citroën ha acertado dotando a su nuevo monovolumen de estos detalles más tecnológicos, que junto con un precio acorde y su espacio y su habitabilidad pueden ser más que suficientes para convencer a un comprador indeciso.

Otro detalle más. El Citroën C4 Picasso también incluye de serie en toda la gama, desde el nivel Attraction, botón de arranque, limitador de velocidad máxima y equipo de aire acondicionado bizona, así como Bluetooth y conexión USB y mini-jack. Por 1.150€ más el nivel Seduction añade faros antiniebla delanteros, climatizador automático bizona y sensor de encendido automático de luces y limpiaparabrisas.

Con el Intensive ya empezamos a definir la gama premium de este Citroën C4 Picasso, quizás la más alejada a las necesidades generales de la mayoría de los compradores que se decantan por un monovolumen como este. Ya estaríamos hablando de un coche realmente completo, con navegador, cuadro de mandos digital (con pantalla de 12”), llantas de aleación de 16”, cristales laterales laminados con insonorización mejorada, iluminación diurna LED y asistente de aparcamiento Park City con cámara trasera.

Con un nivel de distinción mucho mayor, ya tendríamos el Exclusive de nuestra prueba, con llantas de aleación de 17”, cámaras de visión 360º, portón trasero con apertura y cierre eléctrico y lo que Citroën denomina Pack Lounge, que incluye tapizados de piel, extensor para las piernas en asiento del acompañante, función de masaje en asientos delanteros y los reposacabezas con apoyos ajustables que ilustra la imagen superior.

Incluso con un nivel Exclusive, que con motor diésel ya sitúa a este Picasso en el orden de los 30.000 euros, algunos elementos como los faros de Xenon (780 euros) y el techo panorámico (750 euros), seguirían siendo opcionales.

Mientras tanto, no te vayas muy lejos. Mañana os hablaremos en la segunda parte de esta prueba de un aspecto realmente importante del que no podemos olvidarnos, dinámica, plataforma y motores.

En Diariomotor: Nuevo Citroën C4 Picasso: presentación y prueba en Vigo del salón rodante francés

Lee a continuación: Citroën C4 Picasso Blue HDi 150, consumos ajustados y normativa EuroVI cumplida

El Citroën C4 SpaceTourer es un monovolumen mediano con 5 amplias plazas. La versión más larga de 7 plazas se llama Grand C4 SpaceTourer

Ver todos los comentarios 4
  • JJ

    ¿Han logrado mejorar los problemas de ciertos ajustes en el salpicadero?

  • Pableras

    Me encanta este coche! El frontal me tiene enamorado :) Por dentro me dejó una sensación agridulce: tiene muy buena pinta, pero me chirrían mucho las dos pantallas. No por posición, si no porque no me gusta el “todo táctil” que se está poniendo tan de moda.

  • Issam

    A mi también me encanta, y lo mismo digo el frontal es genial, y se ve que es muy espacioso en
    este primer contacto, la parte trasera con esas ópticas tipo Golf 6 no esta tan
    mal, lo que me preocupa es que no sé si los intermitentes traseros como de visibles
    están por la noche, en una emergencia y con la puerta del maletero abierta (cambiando
    una rueda/ urgencia en viaje que te obliga a abrir el maletero por algo…)

    • naranjo

      tienes razon respecto a lo de los intermitentes… no se si lo tendra, pero si no lo tiene deberian ponerle luces en el interior para que luzcan con el porton abierto como tiene el insignia ranchera por ejemplo…