Va de conductores violentos, esa subespecie que habita en nuestras carreteras

 |  @davidvillarreal  | 

He conocido bellísimas personas que se transformaban en ogros al tomar el volante de un coche. Sinceramente, me cuesta entender la razón. Quizás se deba al estrés que genera en algunos el ejercicio de la conducción. Curiosamente, también he conocido gente que se transformaba tanto o más siguiendo a su equipo de fútbol favorito o simplemente jugando a la brisca. Gente que fuera de ese ámbito jamás le había levantado la voz a nadie, aunque también estará el caso de aquellos que son ogros en todas las facetas de la vida.

No creo que sea tan difícil ser un conductor respetuoso, no violento. Y cuando hablo de violencia no hablo de bajarse del coche para dar dos tortas al que se acaba de saltar un Ceda el Paso. Hablo de aquel que conscientemente no facilita que un coche se incorpore a una autopista, que en un atasco impide a mala uva que un coche se cambie de carril o que empieza a pitar porque el semáforo se ha puesto en verde y el coche que le precede ha tardado medio segundo en salir. Hay veces que pienso que algunos ven la carretera como su arena particular, el escenario en el que los gladiadores se retan y no hay que dar la mínima seña de debilidad.

Violencia no solo es agresión verbal o física, si no también ser un conductor intimidador, el que usa la bocina para reprender al coche de al lado o el que no te facilita conscientemente la incorporación a una autopista.

No hace falta que cite un estudio de una prestigiosa universidad para afirmar que ese escenario de tensión provoca accidentes, que por suerte en muchos casos se saldan con accidentes de chapa y pintura, puesto que el campo de batalla más habitual del conductor violento es el atasco.

Le identificarás rápidamente, ese que a tu lado golpea el volante lamentándose de no haber escogido otra ruta o el que empieza a tocar la bocina insistente e infructuosamente, puesto que el atasco no se va a aliviar por su insistencia. Tal vez sea un ejercicio terapéutico, como el de aquel monólogo que hablaba de lo reconfortante que resultaba antaño bajar la ventanilla con elevalunas manual, dándole a la manivela, para acordarte de la familia de aquel que te la acababa de jugar.

No recuerdo cuando fue la última vez que toqué la bocina. Probablemente fue hace bastantes meses y España acababa de proclamarse, una vez más, campeona de Europa.

Conductores violentos los hay en todas partes y no siempre la sangre llega al río y se producen situaciones tan incomprensibles como las que en ocasiones desencadenan hechos todavía más estresantes, las dichosas multas. La violencia extrema llega cuando el conductor violento arremete con el agente que acaba de proceder a multarle, casos hay bastantes, algunos graves. Obviamente, en ese caso, como en el resto, la violencia no resuelve nada.

Hace un rato saltaba la noticia de un suceso similar, que tenía como protagonista a una persona que ha sido un cargo público en España durante muchos años, y que por su responsabilidad, por el hecho de cobrar de nuestros bolsillos, debería de alguna forma dar ejemplo. Por supuesto estoy hablando del hit and run, en el argot anglosajón, de Esperanza Aguirre (ver noticia en El Mundo). Solo espero que no fuera verdad, que alguien rectifique y la noticia no fuera cierta o se hayan confundido los hechos, porque sinceramente me parece bastante grave que pasen cosas como estas.

En fin, llevaba tiempo con ganas de escribir alguna de mis reflexiones sobre lo importante que es mantener las formas y ser solidario al volante, que no significa ir lento, ni parar cuando tienes preferencia para que el resto pasen. Solo espero que alguno esta noche, mañana o la semana que viene, cuando coja el coche, se acuerde de esta entrada antes de tocar la bocina, de aludir a los progenitores del conductor del coche de al lado o no facilite las cosas a ese que señalando con tiempo suficiente se quiere cambiar de carril. Eso espero.

Fotografías de archivo: Continental Tyres | Diariomotor | Peugeot

Lee a continuación: Fiat Multipla, fealdad, vigorexia y la naturaleza humana

Ver todos los comentarios 15
  • Mike Gonzalez

    También es cierto que muchas veces es normal que algunas personas se pongan como ogros al ver como conducen otras personas que van a su puñetera bola, obstaculizando a los demás conductores sin importarles 2 duros (ej. Carril izquierdo en calzada de 3 carriles por dirección a 100km/h “adelantando” a coches del carril central que son incapaces de echarse al carril derecho, que casualmente va completamente vacío, formando cola y obligando a reducir la velocidad generalmente de forma un poco drástica)

    • Eck147

      Sumamos a eso la gente que se salta cedas el paso, que desconoce o se pasa por el forro los intermitentes, los que piensan que la distancia de seguridad se mide en centímetros (yo lo siento, pero a esos les pongo el antiniebla trasero, algunos pillan el mensaje) , gente que cree hacer las cosas bien y esta equivocada (no vamos entrar en profundidad en las rotondas, pero la gente parece no saber que el ceda da prioridad a TODOS los vehículos que ya están dentro)…Y otras conductas como invadir parte del carril adyacente porque van wasapeando, hablando por tlf, con los pasajeros de atrás, o con papeles en el volante.

      Y sin olvidar al espécimen que ve que se atasca la circulación, y va hasta el final, adelantando a vehículos parados, y luego se extraña de que nadie le deje cambiarse de carril cuando se acaba el suyo…

      Al final, si sufres eso, o eres un prodigio en paciencia, o acabas jurando incluso en idiomas que desconocías que sabias hablar, o se te va cargando la ira hasta que tu conducción se vuelve algo colérica.

      • Sergio Rincón

        Me quedo con tu frase: “o acabas jurando incluso en idiomas que desconocías que sabias hablar”, jajajaja, tal cual…

  • Antonio

    Interesante reflexión. La recordaré la próxima vez que el tráfico me haga pecar. Ser cívico empieza por uno mismo.

  • Jose

    Espero que a esta individua ( Aguirre ) le metan el mismo “paquete” que a cualquier ciudadano en la misma situación, no por aparcar mal, que también, sino por desobediencia a la autoridad y fuga.

    • Eck147

      Yo cambiaria el “espero” por un ojala, que si es por esperar, mejor que te pille sentado y comodo. This is Spain…

    • xupa xups

      ¿y esos agentes de movilidad o de la ora son autoridad? No los conozco pero era un chico super nervioso que no se contentó con poner la multa, quería retener a Aguirre a toda costa y llamar a sus compañeros. No son policías municipales ni tienen competencias para hacerse el sherif de Madrid.

  • Engineer

    Y qué me dices de los que llevamos la “L” somos como carne de cañón, pocos son los que nos ven como un vehículo más… en fin… borregos hay en todas partes.

    • Smerg

      Yo de hecho creo que no se os debería ver como un vehículo más… pero en el sentido contrario. Y lo mismo con los autoescuelas. Que parece que mucha gente se ha olvidado de que un día ellos también tuvieron que aprender a conducir.

  • delabotaempinar

    Yo actúo así a menudo, porque desahogo mucha frustración. Tengo la mala costumbre de ver a los que ocupan el carril izquierdo porque sí (teniendo a su derecha uno o dos libres), de ver gente que primero para en una rotonda sin tráfico, en lugar de llegar con los deberes hechos y anticipando que no hay tráfico, etcétera. Pero en ocasiones se da esa pequeña venganza de “no será nada pero te jodo”… eso sí que es cierto. Mea culpa.

  • NakTono

    A diario me quejo de que la lucha de la DGT sea la velocidad, y no las imprudencias y el mal comportamiento sobre el asfalto. Por ejemplo, el que cojan las rotondas como les viene en gana, cortando el paso hasta al viento, y encima te miran con cara de “problem?”.

    Por otro lado, he de criticar a ese espécimen que se mueve a 10km/h durante toda una calle de un solo carril limitada a 30km/h. A ese señor que frena de golpe solo para observar algo que le ha llamado la atención. A esa señora que decide aparcar el coche en doble fila con las luces mágicas “aparcadondequieras”, teniendo 4 aparcamientos a 2 metros de su parada. A ese buen hombre que sale de la rotonda sin poner el intermitente, cuando le estabas esperando a que pasase… Y a todos esos conductores que luchan día a día para que los conductores pacíficos nos convirtamos en los ogros aquí criticados.

    En fin, un buen artículo, que otra vez nos deja una bonita reflexión. Al menos algo bueno que podemos sacar de la señora ex-presidenta de Madrid. ¡Que por cierto, tiene tela el asunto! Yo estaría ya comprando vaselina ante la inevitable condena de cárcel… Pero la justicia es igual para todos sí, para todos nosotros.

    Un saludo.

  • xupa xups

    Hay de todos, maleducados, paletos, jovencitos con sus seat leon tdi que se creen superdeportivos, kanis, poligoneros, señoras que solo conducen los domingos, furgoneteros blancos,….Hay que hacer como los pilotos de f1, un minuto antes de partir, te concentras y cierras los ojos, felicidad y concentración absoluta, deja que todo fluya a tu alrededor, tu a lo tuyo y mira de reojo a los paletos.

  • AB

    Eso no tiene solución, el personal es así. El único remedio es la educación y, según el informe PISA al menos, parece que es algo en lo que no destacamos precisamente…
    Y cuando un personaje público de la significación mediática de Aguirre da semejante ejemplo de incivismo ¿que se le puede pedir a gentes que malamente terminan la escuela o a otros que con un mal barniz académico creen que las leyes están hechas para saltárselas si no te ven?
    Así que con esos mimbres hay que hacer el cesto.

  • Smerg

    Casi todos los grandes males de este país están provocados en mayor o menor medida por la mala educación general, y este caso no es una excepción. Yo opino desde hace muchos años que se debería estudiar educación vial ya desde la EGB, pero mientras tengamos unos políticos que únicamente se preocupan de que la religión sea obligatoria (lo de llenarse los bolsillos ya lo doy por sentado) o de deshacer lo que hizo el anterior gobierno, pues así nos va. Eso sí, los radares en las autopistas y los puntos negros sin arreglar.

    Un ejemplo: muy cerca de donde vivo, hay una rotonda bastante caótica en cuya salida principal hay un semáforo. Pues bien, si uno se para en la calle a observar un rato no hay una sóla vez en que algún coche no se salte el semáforo; eso cuando literalmente no esquivan a la gente que trata de cruzar. Hay una comisaría de policía a 500 metros y aún estoy esperando a que algún día se pongan a vigilar dicho semáforo. Eso sí, justo al lado de esta rotonda hay una zona donde está prohibido aparcar porque está delante de la boca de un parking que aún está en construcción, y ¡qué curioso! Ahí sí que están todos los días libretita en mano.

  • María de las Mareas

    Hoy yo acabo de pasar por un coraje, por culpa de un conductor agresivo, en mi ciudad México, es muy común encontrar limpiaparabrisas en las esquinas, pues así me pasó el día de hoy, me toca un semaforo en rojo, en una avenida, y un limpiaparabrisas, tuvo a bien limpiar mi cristal, pero no alcanzó a terminar en el segundo exacto en que el semaforo cambio a siga, por lo cual, tuve que esperarme, el conductor detrás mío. Con un coche a simple vista lujoso y costoso, empezó a pitarme, a hacer señas, pero yo no me podía mover, porque la simple razón de que atropellaba al pobre hombre delante de mi coche, entonces bien, tuvo la genial idea de golpear levemente su auto contra el mio, para indicarme que debía moverme.

    No negaré que me moleste, pero ilusamente pensé que tal vez se le pudo haber ido el coche, pero tras verlo por el retrovisor que empezó a reirse, como si la idea hubiera sido la mejor que ha tenido en su vida, le grité que era un idiota, y seguí con mi camino, ni siquiera me bajé del coche, era evidente, que no le había hecho nada, fue demasiado lento y cerca, como para siquiera hacerle algo a la pintura.

    Pero me dejó con la duda, porque la gente es así? Le atribuiria ese tipo de actitudes a un chiquillo, con su primer coche, pero el señor era persona mayor, inclusive con canas, se le perdona por tener un coche más lujoso que el mio? Si hubiera dado más fuerte, podría haber ocasionado un accidente, solo por no esperar 5 segundos, lastimar al limpiaparabrisas o a mi.

    Solo para que en la siguiente calle nos tocara el semaforo en rojo, desconozco porque las personas son agresivas al volante yo puedo presumir de pocas veces perder los estribos mientras manejo, pero actitudes como esta, si lo logran, sin embargo, lejos de ponerme toda loca como estas personas, supongo que me ayudara a manejar mucho más a la defensiva.