Mercedes Clase S 500. Primer contacto con el sedán que hará las delicias del chófer

Probamos un V8 biturbo, muy potente y con buenas prestaciones dirigidas sobre todo al confort. Haría las delicias de cualquier chófer, pero también invitará a su empleador a concederle un día libre para ponerse a los mandos del coche.
 |  @davidvillarreal  | 

Ya os contaba en la introducción que tenía muchísimo interés por probar el nuevo Mercedes Clase S y todos esos sistemas que lo convierten en la vanguardia de la industria del automóvil. Este modelo ya se comercializa con motores para todos los gustos, y pronto habrá más. Te lo puedes llevar con motor diésel, de gasolina, híbrido, e incluso híbrido diésel y en unos meses híbrido enchufable, también con motores muy potentes firmados por AMG. Nosotros decidimos probarlo en su versión de batalla larga S500 y ocho cilindros, con 455 CV, que se antojan demasiados a tenor de que el cliente de un Clase S no se preocupa tanto por las prestaciones, sino sobre todo por el confort, entendiendo que cualquiera de los motores que se ofrecen en la Clase S ya cubren con creces sus necesidades.

Pero evidentemente, conducir un Mercedes Clase S 500 de batalla larga nos brindaba la oportunidad de probar todos los sistemas estrenados por esta nueva generación, incluido el Magic Body Control. También somos conscientes de que, especialmente fuera de nuestras fronteras, muchos clientes optarán por llevárselo tan potente y equipado como sea posible. De ahí que muy pronto se vayan a introducir las versiones AMG, incluido un V12 biturbo de 630 CV de potencia.

El Mercedes Clase S tiene una doble responsabilidad, gozar de un modelo de acceso razonable y cubrir el espacio que anteriormente ocupaba Maybach. Habrá versiones más grandes y ostentosas del Clase S.

Sabemos que lo habitual no va a ser que nos encontremos por la calle con un Mercedes Clase S de ocho cilindros y aún menos de doce. Mercedes-Benz ha sabido articular una gama de modelos que pretende cubrir un amplio espectro de compradores, desde el que busca una berlina ejecutiva, sin más, hasta el que necesita una inmensa berlina de lujo con chófer. Ya os podemos adelantar que Maybach, como marca, no va a regresar, se fue para no volver y el nuevo Clase S tiene que cubrir su hueco.

En cualquier caso, en Mercedes-Benz nos dejan caer que el nombre Maybach seguirá vivo y que la Clase S crecerá aún más por la parte alta, en dimensiones, lujo y distinción. Pensamos que será cuestión de tiempo que veamos un Clase S Pullman o un Clase S Maybach muy enfocado a clientes selectos de Estados Unidos, China, Rusia y Oriente Próximo, que son los mercados más importantes para un coche de estas características.

Mercedes-Benz España nos confirma que en 2013 se cerraron 140 pedidos, aunque la demanda fue muy superior, exactamente del doble. El éxito inicial de este modelo es tal, que la marca tiene dificultades para atender todas las solicitudes que llegan. Este año se cerrarán más de 300 pedidos, que hubieran sido al menos 400 si la sección española hubiera contado con una cuota ilimitada de unidades para nuestro mercado.

El Clase S se desarrolló partiendo de una batalla larga, acortada para ofrecer una versión más contenida. No emplea ni una sola bombilla, remplazadas por cientos de LED.

Cuando contemplas al nuevo Mercedes Clase S resulta imponente y elegante, pero no tan exuberante como aquellos Maybach de antaño, o sus rivales de Bentley y Rolls-Royce. En el fondo es un coche discreto, fiel a la imagen de marca, incluso en su variante de batalla larga. A este respecto tenemos que contaros que Mercedes-Benz trabajó específicamente para desarrollar un Clase S de batalla larga, con 5,25 metros de longitud, del que se derivaría un modelo de batalla corta de 5,12 metros. Eso hace que el Clase S de batalla larga luzca más proporcionado. Pensad que el proceso habitual es el contrario, se desarrolla una berlina de batalla corta en base a la cual se construye una socorrida versión de batalla larga.

La elegancia natural exterior, y ese diseño lujoso prácticamente atemporal, lo culmina el aspecto moderno de sus faros y sus ópticas traseras, todas ellas recurriendo a la iluminación LED. Por si aún no te lo habíamos dicho, el nuevo Mercedes Clase S no emplea ni una sola bombilla, puesto que todas ellas han sido sustituidas por cientos de diodos LED. Un único faro ya cuenta con 56 LEDs, cada piloto trasero cuenta con otros 35 y en el habitáculo se pueden contar otros 300 LEDs.

El carácter de la zaga lo acentúan sus salidas de escape trapezoidales, que al menos en este V8, es un embellecedor que oculta dos salidas de escape dobles más pequeñas. Ese detalle es importante para diferenciarlo de motores más potentes y de los AMG, que también lucen salidas trapezoidales, aunque dobles.

Mercedes-Benz ha entendido a la perfección la necesidad de conjugar lujo y tecnología. No creo que exista otra berlina en el mercado que haya logrado alcanzar un nivel tan alto en ambos aspectos.

En cuanto te pones al volante del Mercedes Clase S te llegará el shock inicial, el de tener en frente un despliegue de pantallas sin precedentes. El equipo de entretenimiento se erige en el centro del salpicadero, con una gran pantalla panorámica de 12,3” que sirve de complemento de otra, simétrica, que hace las veces de cuadro de mandos y que nos presenta la instrumentación. Este es uno de esos detalles que hace que el Clase S no se parezca en nada al resto de modelos de Mercedes-Benz, incluido su más cercano perseguidor, el Clase E, ni tampoco a ninguno de sus rivales.

Mercedes-Benz entiende el lujo como tecnología. La importancia de sus pantallas es crucial, por el detallado de la información que nos puede mostrar su instrumentación digital y por la cantidad de opciones que podemos manipular desde su equipo de entretenimiento, por ejemplo la infinidad de ajustes de sus asientos o los programas de masaje, también la practicidad de seguir las indicaciones del navegador en una cartografía que se muestra en una superficie muy extensa.

Amén de la tecnología, los tapizados de la versión que ves en pantalla son sublimes, sibaritismo puro y duro. No falta un reloj analógico en el centro, inserciones de aluminio y madera de gran calidad y piel perforada y con pespuntes visibles que te sumergen en un entorno de lujo inalcanzable en las berlinas más pequeñas de la casa. Y aunque un Mercedes Clase S sin tanto equipamiento ya goza de gran calidad, no olvides que para alcanzar este nivel de acabado tendrás que invertir una suma importante de dinero.

Esta unidad cuenta con Paquete Exclusivo, que supone 9.563 euros adicionales con este motor.

Es un ocho cilindros muy potente y prestacional, calibrado para ofrecer una aceleración digna de un tren de velocidad, alcanzar mucha velocidad en poco tiempo sin inquietar a los pasajeros.

Un Mercedes Clase S tan equipado como este y además asociado a un motor de ocho cilindros, es el sueño de todo chófer. El S500 está equipado con un V8 biturbo de 4.663 cm3, que no es el mismo ocho cilindros que emplea el S63 AMG. Es un motor muy potente, de 455 CV a 5.250 rpm, suficiente para cubrir con solvencia las necesidades de prestaciones de cualquier conductor, aunque esté más enfocado al confort que a las prestaciones. En un Clase S no vamos a pedir el dinamismo de berlinas más pequeñas, como un Clase C o un Clase E, pero sí una calidad de rodadura impecable y solvencia para mantener cruceros de más de 200 km/h por las Autobahn alemanas.

No llegamos a tal extremo, puesto que en las carreteras catalanas aún no hay vías que nos permitan alcanzar tales velocidades sin poner en peligro nuestros puntos y sí muchos controles de velocidad. Quedamos prendados con su aceleración y sobre todo su capacidad de recuperación. De 0 a 100 km/h tarda 4,8 segundos, que está muy bien para una berlina que marca e la báscula más de dos toneladas.

Sus turbocompresores secuenciales son perfectos para que la entrega en bajas sea muy alta y también para que la aceleración no goce de la contundencia que ansiaríamos en un deportivo, sino la progresividad que exige una confortable limusina. Para afianzar aún más esa progresividad, el Clase S también cuenta con un cambio automático de doble embrague, el 7G-TRONIC PLUS. La sensación de acelerar con insistencia en un Clase S no es muy diferente a la de un tren de alta velocidad saliendo de la estación, alcanzando velocidad a un ritmo muy alto sin que sus pasajeros se inquieten.

Sorprende conducir un ocho cilindros de Mercedes-Benz tras el aislamiento acústico de su habitáculo.

Cuando aceleramos a fondo, echamos en falta el gorgoteo y el rugido tan característico de los motores de ocho cilindros de Mercedes-Benz. ¿Dónde se habrá escondido? Las lunas de gran grosor y el elevado aislamiento acústico del habitáculo, hacen bien su trabajo para aislarnos de lo que sucede fuera, del contacto del neumático con el asfalto; del ruido aerodinámico, que levemente vence al aislamiento; y también del rugido del motor.

Pero el trabajo de Mercedes-Benz ha ido más allá de ese aislamiento y la línea de escape ha sido trabajada para que su sonoridad sea contenida, aunque por encima de las 4.000 rpm el profano que nos oiga en el exterior sepa que llevamos un motor muy gordo y en el habitáculo se cuelen ciertas notas que en el fondo serán música para nuestros oídos.

Independientemente del motor, el enfoque de limusina de chófer dependerá de la configuración interior, de las plazas traseras. Pero está claro que un Clase S con este motor hará las delicias de cualquier chófer e invitará a su empleador, de vez en cuando, a darle el día libre al conductor para ponerse a los mandos.

Para su tamaño, el Mercedes Clase S se mueve bien entre el tráfico de la ciudad y maniobra como berlinas de segmentos inferiores.

El tacto de la dirección del Mercedes Clase S es bastante suave, todo lo blando que se espera en una gran berlina de lujo. Pero lo mejor de este coche es que en general resulta extraordinariamente sencillo de maniobrar para sus 5,25 metros de longitud. Podemos girar entre bordillos en 11,9 metros, que es exactamente lo mismo que necesita un Audi A6, de un segmento inferior, para hacer lo propio.

Hablando de dirección, la asistencia del control de crucero con función de seguir a otros coches y la asistencia para mantenerse siempre en el carril, me resultó un tanto desconcertante al principio, como me ha pasado en otras ocasiones con diferentes coches que equipasen sistemas similares. Al principio sorprende bastante que el volante no se comporte con naturalidad, es decir, que levemente intente girar para seguir las líneas de la carretera sin que ejerzas presión sobre el aro. En cualquier caso, dado que aún no pudimos recorrer muchos kilómetros con este coche, le concederemos el don de la duda, puesto que a la larga y según nos acostumbremos debería convertirse en nuestro mejor aliado para disfrutar de una conducción relajada en carretera y sobre todo con tráfico lento y retenciones.

De todas formas Mercedes-Benz ha optado por un sistema de mantenimiento de carril muy permisivo con el conductor, que no nos molesta, por ejemplo, cuando nos movemos por un trazado revirado y queremos atajar las curvas pisando la línea continua que delimita el arcén.

No solo por tradición. La estrella de Mercedes-Benz sobre el capó se convierte en un elemento indispensable de una berlina de su tamaño, un punto de referencia permanente para que el conductor se sienta más cómodo sabiendo dónde termina el capó. Aunque, en cualquier caso, los sensores de aparcamiento periféricos evitarán que rocemos la carrocería al maniobrar.

Con este motor y esta carrocería, el Mercedes Clase S marca en báscula y en vacío más de dos toneladas. En cualquier caso, no es una cifra descomunal para un vehículo de su tamaño y sobre todo equipado con tantos sistemas de seguridad y elementos de confort.

El Mercedes Clase S de batalla larga luce más natural que nunca, precisamente porque el desarrollo de este modelo giró en torno a la versión de batalla larga, de la que se derivó una versión de batalla más corta en la que únicamente se pierde espacio para las piernas en las plazas traseras.

Resulta curioso que el Mercedes Clase S haya prescindido por completo de bombillas tradicionales. Todas ellas han sido sustituidas por cientos de diodos LED.

En este, mi primer contacto con el Mercedes Clase S, tampoco puedo adelantaros mucho más. La verdad es que Mercedes-Benz ha dispuesto de una gama de motores tan diversa y variopinta, que nos gustaría dedicar el tiempo necesario para analizar los pormenores de cada uno de ellos. Pero tal y como ya os adelantaba al principio, el sistema que más nos ha sorprendido es Magic Body Control, del que ya os hemos hablado en profundidad en Tecmovia.

Creo que los de Stuttgart han conseguido crear un sistema verdaderamente útil e inédito, uno de esos puntos que les diferencia de la competencia y que estoy convencido que muchos fabricantes se animarán a imitar de ahora en adelante. Antes de probarlo me mostraba un tanto escéptico, pensaba que la actuación de Magic Body Control se apreciaría pero que sería un tanto sutil, como sucede habitualmente con otros sistemas de suspensiones adaptativas.

Pero el hecho de superar un gran resalto sin que la carrocería se inmutase, mantuviese la horizontalidad y en el habitáculo se sintiese como una irregularidad más del terreno o una junta de dilatación, me abrió los ojos.

Sin lugar a dudas, Mercedes-Benz ha realizado un gran trabajo con la nueva Clase S. Pero no te vayas muy lejos porque esto no es una despedida, aún quiero hablaros de otros aspectos más prácticos del nuevo Mercedes Clase S y sobre todo su aporte para aquellos que busquen una berlina de chófer, disfrutando del confort y el altísimo equipamiento de sus plazas traseras.

En Diariomotor: Prueba de contacto con el Mercedes S350 Bluetec: la referencia mundial del lujo, convence

Lee a continuación: Mercedes Clase S, a prueba: así se presenta la berlina más lujosa y tecnológica del mercado

Es el tope de la gama Mercedes y también una referencia tecnológica mundial para la industria del automóvil. No es poco.

  • Alberto Piqueras Ramos

    Imponente ya sea la de 5,12 o 5,25 m., es casi lo mismo para llevarla y maniobrarla. Estos vehículos suelen ser espectaculares en lugares donde los espacios están en su misma escala, la cual no es la común en Europa; no así en USA, donde todo es más grande, hasta la gente, y no te das cuenta de lo que llevas entre manos. En ese país un Ford Fusión o un MB Clase E, es un auto compacto, con sus 4,90 de promedio.
    Si no se vive en USA, donde además los coches son mucho más barato, el aquí presentado, pasa por ser un auto de Representación, de Gobiernos o de Prominentes que quieren viajar en el asiento trasero.
    No con esto lo estoy criticando pues cuando viaja al Norte, no dudo en alquilar vehículos de estas dimensiones, como puede ser un Ford Taurus.

    Saludos.

    • BWSTER

      Que buen punto sobre sus enormes dimensiones mencionaste, ¿en Europa como le harán para traer semejante cosa, si Europa tiene fama de que allí se usan autos pequeños porque las calles son muy reducidas?? y ahora con este gigante que harán, ¿un auto europeo no se venderá en Europa?
      A lo mejor no se venderán tanto allí

  • Alberto Piqueras Ramos

    Después de 24 horas veo que habemos pocos chóferes para este belleza, quizás la mejor Clase S de todos los tiempos.

    Saludos.