Fórmula 1. Pirelli vuelve a mostrarse conservadora ante el Gran Premio de Hungría

 |  @josetellaetxe  | 

Resulta cuanto menos chocante que siendo Hungaroring un circuito de baja velocidad con escaso grip en el que prevalecen las curvas denominadas lentas, que no es excesivamente exigente ni con los frenos ni con los propulsores pero así y todo pone especialmente a prueba la tracción y estabilidad de los vehículos, Pirelli haya elegido precisamente sus gomas blandas y medias (vitola amarilla y blanca, respectivamente) para la cita magiar, descartando el uso del compuesto que a priori mejor sintonizaría con las características del trazado húngaro: el superblando (distintivo rojo).

Como es de sobra conocido, desde que Bridgestone dejara de ser proveedor único para Fórmula 1 a partir de 2010, la firma italiana se hizo cargo de idéntico cometido, y si bien es cierto que en su primera intervención en Hungría como suministrador de gomas (2011) favoreció un interesante espectáculo en pista, gracias entre otras cosas a que su selección fue la más lógica: superblandos como option y blandos como prime, no se puede soslayar que a partir de 2012 la milanesa ha apostado incomprensiblemente por perseverar en utilizar ruedas más duras que las aconsejables en Hungaroring.

Para entender en cuadro me van a permitir ustedes que rescate las palabras del responsable de Pirelli, Paul Hembery, en cuanto a las expectativas depositadas por la milanesa ante el Gran Premio de Hungría 2011: «La superficie resbaladiza y sucia y las curvas lentas de Hungaroring son sus principales características. Por ello, la búsqueda de grip ha sido el principal motivo tenido en cuenta en nuestra elección, aunque no podemos obviar que estamos a finales de julio y el calor será un punto importante a tener en cuenta.»

Como decíamos más arriba, en 2012 y a pesar de que la carrera del año anterior había ofrecido un precioso espectáculo salpimentado por numerosos lances y adelantamientos, en el que terminaría ganando un Jenson Button que corría por segundo año en McLaren, Pirelli descartaba el uso de los superblandos, eligiendo los blandos como option y los medios como prime, originando con ello una carrera totalmente previsible que sería ganada con bastante comodidad por Lewis Hamilton (McLaren).

En 2013 y con los graves sucesos ocurridos en Silvertone como telón de fondo, la italiana incidía aún más en el endurecimiento de su elección, proponiendo para Hungaroring nada más y nada menos que los compuestos medios como option y los duros como prime…

A tenor de lo expuesto, la selección que ha hecho Pirelli para el Gran Premio de Hungría 2014 supone una nueva y grave contradicción con esa búsqueda del espectáculo que sobre el papel alienta las decisiones de la FIA —la federación aprueba o rechaza las propuestas de su proveedor de ruedas—, más si cabe en una sesión en la que el tedio empieza a ejercer su efecto devastador tanto en las gradas de los circuitos como en el seguimiento de las carreras por televisión, y en la que a todas luces sería exigible una mayor capacidad para asumir riesgos.

 

En Diariomotor: Fórmula 1. Caterham en el camino a la nada

Lee a continuación: Fórmula 1. Caterham en el camino a la nada

  • @cuenta_C

    Esta empresa de calendarios debería dejar de coquetear con la industria de neumáticos.
    ;-)