Charlamos con Lance Scott, responsable del diseño del Toyota C-HR

 |  @HerraizM  | 

En el Salón de París tuvimos la oportunidad de charlas con Lance Scott, al frente del diseño del Toyota C-HR, quien nos apuntó a que el principal objetivo con el C-HR era darle a la marca un diseño emotivo, encaminar a la marca hacia un diseño emotivo, fuerte y este es el comienzo de ese lenguaje de diseño. La llegada de los trazos del C-HR a producción queda determinada por el feedback recibido en París, así que es crucial su puesta en escena ante el público de la cita parisina. Queda más que patente la intención de Toyota de lanzar un nuevo SUV del segmento C.

Durante la charla Lance Scott se refiere al C-HR como un crossover del segmento C, la sorpresa es inmediata, sí, por cotas podría estar en el segmento C, no es pequeño, pero inevitablemente me había hecho a la idea de que este modelo sería la respuesta de Toyota al prolífico segmento B-SUV desde una perspectiva atrevida, como perfecto rival del Nissan Juke.

Me equivocaba, el C-HR no adelantaba un rival del Juke, sino la intención de Toyota de adentrarse en el segmento C con un lenguaje de diseño más expresivo.

Por supuesto tras confirmarme Scott que estamos ante un coche del segmento C, del segmento del Nissan Qashqai, la pregunta era obligada, ¿por qué no un SUV del segmento B?

“Por ahora estamos centrados en el segmento C, es lo que necesitamos”, aunque por supuesto se deja abierta la puerta a un futuro segmento B, más aún si tenemos en cuenta su crecimiento exponencial, con un lógico “posiblemente”.

El propio Scott es el que nos adelanta además la llegada a producción de un modelo derivado de este concept, aunque no oculta que por ahora estamos en una fase muy temprana, que sólo se trata de una intención unido a una nueva visión de diseño, aún tienen que tratar nuevas posibilidades en su diseño, recibir el feedback del público y prensa tras el paso del C-HR por el Salón de París.

Roberto Falasca, “Senior Designer”, ha sido el encargado de supervisar el proyecto

Scott nos advierte además de que esa respuesta del público condicionará el paso de ciertos rasgos de diseño vistos en el C-HR hasta otros futuros coches de la marca, por lo que estos trazos, que ahora tenemos ante nosotros en un concept, bien podrían llegar a los futuros Yaris, Auris, Avensis y compañía. El frontal del C-HR podría ser la próxima carta de presentación de la marca, con especial antención, según Scott, a “la expresividad de las ópticas o el empuje del logo”, volviendo a mencionar ese nuevo interés en una faceta visual de mayor fuerza expresiva, concepto muy presente durante toda la charla.

Cambio de tercio en la conversación, los SUV son actualmente el segmento más pujante, no hay duda alguna, pero “¿cuál es el siguiente paso?” pregunto a Scott. No lo ve muy claro, pero piensa en una evolución de los actuales esquemas de gama que conocemos, quizá con más variantes derivadas de los modelos “base”, pero desde luego no una revolución de otro segmento como la que vivimos años atrás con los SUV. Desde luego me suena a la estrategia de BMW afinando en cada segmento con nuevos nichos, pero es un concepto que es difícil de aplicar a Toyota.

Scott menciona a los clásicos italianos como sus coches favoritos, destacando al Lancia Fulvia Coupé.

Abordamos el final de la conversación con una pregunta obligada para todos aquellos que están al frente de trazar el futuro estético de las marcas: “¿tu coche favorito?”

Scott sonríe y diplomático puntualiza con un “oh ¿fuera de Toyota?… me gusta la vieja Lancia, el Lancia Fulvia Coupe, el estilo de los antiguos coches italianos… y la primera generación del Mazda MX-5”. Inevitable ahora preguntarle por el nuevo Mazda MX-5.

“No me he podido pasar todavía por el stand de Mazda para verlo, pero me gusta que sea pequeño”.

Quedémonos con la idea de que Toyota quiere un SUV del segmento C… y que el diseño del C-HR podría ser el inicio de una nueva línea de diseño en la firma japonesa.

Sí a día de hoy Toyota dijera que sí a su diseño aún nos separarían unos 3 años, apunta Scott, para que llegue a las calles, por lo que aunque la idea es firme y así lo hacen notar desde Toyota, aún nos separa un importante trecho en el que seguramente veamos algún que otro paso más en la evolución del diseño de este SUV del segmento C.

Vuelvo a decir que quedémonos sobre todo con la idea de que Toyota quiere un SUV del segmento C, que se encargue además de darle a la marca un nuevo lenguaje de diseño más fuerte y expresivo, ¿en qué medida veremos los trazos del C-HR en las calles? Eso ya queda en manos del público, de vosotros y por supuesto de Toyota, pero quizá, los próximos años, estemos ante coches derivados del diseño que ahora nos esta presenta el C-HR.

En Diariomotor: El Toyota C-HR en el Salón de París 2014

Lee a continuación: Maserati Ghibli Ermenegildo Zegna Edition: ¿era realmente necesario?