Encuesta DM
x
¡Ayúdanos a mejorar! Solo tienes que respondernos a unas preguntas. ¡Te llevará menos de un minuto!

5 normas del ciclista propias de Madrid que quizás no conozcas y deberías conocer

 |  @davidvillarreal  | 

Soy conductor, pero también ciclista. No soy de aquellos que utilizan la bicicleta como su medio de transporte diario, sino más bien ciclista en tiempo de ocio, el que sale todas las tardes que puede a hacer pequeñas rutas, y el que necesariamente, viviendo en Madrid, ha de convivir con peatones, coches y otras bicicletas en una jungla urbana que, os aseguro, nos lo pone muy difícil a todos. Y es por eso que quería recordar algunas ordenanzas municipales sobre la circulación de bicicletas en Madrid que seguro te interesarán, y que de hecho deberían interesarte si circulas habitualmente por Madrid, independientemente de que lo hagas como conductor o ciclista. ¿Sabías que las bicicletas han de circular por el centro del carril?

En general, podría decirse que la culpa es de todos. De las administraciones por no mejorar y conservar las infraestructuras, pero también de los usuarios, ciclistas, peatones y conductores, por desconocer las normas e incumplirlas.

A diario me encuentro con situaciones escalofriantes. Se pueden abrir un montón de debates, como los que agitan portales como Menéame en los comentarios de sus usuarios cuando nos enteramos de alguna tragedia. ¿La culpa es de las administraciones? Quizás. ¿De qué sirve tener cientos de kilómetros de carril bici si su mantenimiento es precario, hay tramos cortados, y lo que es aún peor, mal señalizados? Un carril bici mal señalizado o un paso ciclista mal señalizado puede ser un gran peligro.

¿De qué sirve tener carril bici si no sabemos cómo utilizarlo? Si los peatones lo utilizan para pasear el perro y entorpecer el paso de las bicicletas. ¿De qué sirve tener aceras bici si los ciclistas no son conscientes de que la prioridad no es suya y el peligro de atropellar a un peatón es tan alto?

En Madrid las bicicletas han de llevar un timbre, y luces para circular por la noche o cuando las condiciones ambientales o meteorológicas comprometan la visibilidad.

Antes de seguir me gustaría pedir disculpas. Pedir disculpas porque centrar la atención en el caso concreto de Madrid sea restringirnos demasiado a un espectro muy localizado de conductores, ciclistas y peatones. Hace unos meses publicábamos un artículo con 21 normas que debería conocer todo conductor y todo ciclista, de carácter más general. Pero sucede que en el ámbito urbano las ordenanzas municipales son las que a menudo marcan la gestión de la convivencia de los ciclistas con el resto de conductores. Las ordenanzas son diferentes en cada municipio y siempre hemos asegurarnos de su cumplimiento para evitar riesgos innecesarios, y también multas. Y, para ser honestos, del único caso que puedo hablaros con conocimiento de causa es el de Madrid.

1. ¿Qué debe llevar una bicicleta? En Madrid las bicicletas han de llevar un timbre, y para circular de noche o cuando existan condiciones meteorológicas o ambientales que disminuyan la visibilidad, han de contar con catadióptricos y luz de posición delantera (blanca) y trasera (roja). Aunque las bicicletas también deban cumplir con los límites de velocidad, especialmente en zonas concretas de carriles bici o zonas compartidas con peatones, no se exige que la bicicleta cuente con un velocímetro. En cualquier caso creo que un ciclista sabe diferenciar bien lo que es circular a 10, 20 o 30 km/h.

¿Sabías que…? En la calzada las bicicletas han de circular por el centro de su carril derecho, salvo algunas excepciones.

2. ¿Por dónde deben circular las bicicletas en la calzada? En el ámbito urbano de Madrid, las bicicletas deben ocupar la parte central del carril compartido con otros vehículos. Si hay varios carriles, deberán hacerlo por el carril derecho, salvo que alguna norma impida su utilización por una bicicleta. ¿Por qué las bicicletas deben ocupar el carril? Entre otras razones por el peligro que entraña que un ciclista apure el margen derecho de la calzada, o que un vehículo realice un adelantamiento sin respetar la distancia de seguridad, que ha de adecuarse a la velocidad. Los ciclistas no pueden utilizar carriles reservados para otros vehículos, como el carril bus, salvo que exista alguna norma que lo permita. En cuyo caso, deberían circular por el carril contiguo al reservado.

La única excepción la tenemos en una situación muy concreta. Que exista un carril reservado – no para ciclistas – por ejemplo, un carril bus, y que exista una pendiente ascendente muy pronunciada, de manera que ocupar un carril central entre coches y autobuses, sea incómodo y peligroso.

Las bicicletas podrán circular por el carril izquierdo para girar a la izquierda, por supuesto.

Las prioridades de paso de una bicicleta sobre la calzada son las aplicables a cualquier otro vehículo.

3. Prioridad de paso. Las normas de prioridad de paso que prevalecen sobre la calzada son exactamente las mismas aplicables a cualquier otro vehículo, salvo que se indique lo contrario. En algunas zonas es posible que la señalización permita la circulación en sentido contrario.

Los pasos de cebra también han de cruzarse bajando de la bicicleta, salvo que la señalización indique lo contrario, por ejemplo en pasos ciclistas, que en cualquier caso y aunque la prioridad la tenga el ciclista, han de cruzarse a velocidad moderada. Es importante tener mucho cuidado, porque también existen muchos carriles bici en los que los pasos ciclistas existentes para cruzar una carretera exigen bajar de la bici, y así están señalizados.

Está prohibido circular en bicicleta por las aceras, salvo que la señalización indique lo contrario.

4. Está prohibido circular en bicicleta por las aceras, independientemente de su anchura, y otras zonas peatonales. Aunque parezca mentira, es una normativa que merece la pena recordar.

Si bien es cierto, en Madrid también existe la figura de la acera-bici y de áreas de prioridad peatonal en las que se permite la coexistencia con bicicletas. En estas zonas donde el ciclista ha de extremar más la precaución. Los peatones deben ser responsables – cito la propia ordenanza municipal – a la hora de calcular la velocidad de una bicicleta que se aproxima para saber por dónde han de pasear y cómo han de cruzar una acera-bici, pero la responsabilidad máxima sigue siendo del ciclista, que es el que circula por una zona habilitada en la que no tiene prioridad.

En estas zonas el ciclista debe circular muy despacio, y si las condiciones lo impiden (según la ordenanza, esto se produciría cuando la congestión sea tal que el ciclista no pueda mantener una distancia con los peatones de un metro) el ciclista ha de bajar de su bicicleta. Os aseguro que he sido testigo de situaciones realmente peligrosas, incluso algún que otro atropello, en zonas que sin respetar estas normas son un verdadero caos, como los paseos del área Madrid Río.

5. En los carriles bici la prioridad de paso es de las bicicletas. No han sido diseñados para pasear con la familia, ni para pasear al perro. Los fines de semana, o las tardes de primavera, los carriles bici se convierten en lo que coloquialmente conocemos como “la ruta del colesterol”, una zona por la que pasean las ancianitas, o familias con sus hijos en el carrito. Los carriles bici, salvo raras excepciones, suelen transcurrir junto a aceras, pero por alguna extraña razón esos carriles bici rojos resultan muy atractivos para el viandante.

No hay que confundir los carriles bici con las aceras bici de las que os hablábamos anteriormente, que suelen estar señalizadas como tal. También hay que tener en cuenta que muchos carriles bici están adecuados para permitir la circulación, por zonas delimitadas mediante líneas, de peatones y corredores, y ciclistas. En estas zonas es importante controlar la velocidad, especialmente si el carril está muy congestionado. Que sea un carril bici no le da luz verde al ciclista para circular a 40 km/h. También hay que extremar la precaución en las zonas de paso, en las que los peatones tienen prioridad, como si de un paso de cebra se tratase, y que suelen estar marcadas por señales verticales, líneas y un límite de velocidad (10 km/h).

Fotografías: Volvo | General Motors
Más información: Ordenanza del Ayuntamiento de Madrid
En Diariomotor: 21 normas que debería conocer todo conductor y todo ciclista

Lee a continuación: El sucesor del Bugatti Veyron se llama Chiron, hará el 0 a 100 km/h en dos segundos y alcanzará los 464 km/h

Ver todos los comentarios 3
  • ed

    todos los carriles bici de madrid son “carriles bici peatonales” por lo que tiene preferencia el viandante… los carriles bici con prioridad a la bicicleta y prohibicion de uso por otros usuarios está marcada por la señal azul redonda con una bici pintada ;)

    • KIKO

      Por que actualmente no utilizan espejos las bicicletas, es que tienen camara trasera, por que hace años se utilizaba y habia menos coches.

  • Buenas tardes.

    Tengo una duda.
    Si hay dos carriles bicis, uno a cada lado de una calzada, y en cada uno de ellos un sentido dibujado .. Que pasaría si se circula en el que pone la flecha al contrario del sentido de la marcha y al cruzar un vehículo te da.
    Culpa del coche? Culpa del ciclista?
    Existe una norma como tal que te obliga a circular en dirección a las flechas dibujadas? O simplemente son dibujos pintados para facilitar el tráfico de estas.

    En espera de una respuesta.
    Gracias de antemano.

    Un saludo.

    mipatineteelectrico.com