comscore
MENÚ
Diariomotor
Youtube Diariomotor

4 MIN

Este Subaru casi se despeña, y nos enseña una valiosa lección sobre prudencia al volante

accidente-subaru-2

Es posible que tengáis un coche con un escape modificado. Si es el caso, estoy seguro de que los túneles os gustan mucho. Pero cuando el túnel está en una carretera desconocida, se combina con una velocidad más elevada de la cuenta y un exceso de confianza al volante, lo que tenemos es un cóctel desastroso. Lo que le ocurrió al conductor de este Subaru Forester WRX nos podría haber pasado a cualquiera, disfrutando de un coche en un tramo de montaña. El vídeo grabado desde el coche nos enseña una valiosa lección sobre prudencia.

Lo más terrorífico de este vídeo, es que nos podría haber pasado a cualquiera, por muy precavidos que seamos.

El dueño de este Subaru Forester decidió aprovechar el túnel para sacar a relucir la nota de su escape, estirando la cuarta velocidad al acercarse a la salida del túnel. Una distracción sonora, un momento de relajación y placer en una carretera que desconocía al completo, en las montañas de California. Además de una carretera desconocida, la temperatura era baja y el asfalto no estaba en el mejor de los estados. A la salida del túnel, se encontró con una curva pronunciada, que acometía a una velocidad demasiado alta.

La crónica completa de la experiencia del conductor del WRX se puede leer en este enlace, pero os la resumo brevemente. Creía que la carretera era recta tras el túnel, y se distrajo con el sonido. Con la oscuridad del túnel y el contraste con la luz exterior, no vio que la carretera hacía curva casi hasta la salida del túnel. Presa del pánico, frenó fuertemente y el coche - que no tenía control de estabilidad - comenzó a descolocarse. Los intentos por recolocarlo no fueron fructíferos y el coche se salió de la vía.

Un bache a la salida de una curva desconocida puede provocar un grave accidente. Mucho cuidado, por favor.

En una carretera convencional no habría tenido consecuencias graves, pero en una carretera de montaña, hay precipicios muy grandes. Y precisamente, el coche cayó por uno de estos precipicios, ante el pavor visible de su conductor. Por fortuna, el coche quedó enganchado apenas unos metros por debajo de la carretera, en una estructura de desagüe construida en hormigón. De no haber caído sobre dicha estructura, el coche habría rodado ladera abajo durante cientos y cientos de metros. Se me ponen los pelos de punta.

No hubo que lamentar daño personal alguno, pero el coche quedó completamente siniestrado. Aunque parece más o menos recuperable, su chasis se dobló y el tren de rodaje estaba destrozado. El conductor tiene suerte de haber sobrevivido sin apenas rasguños, citando expresamente "que volvió a nacer". Lo que este vídeo nos enseña son varias cosas. La más importante es que debemos extremar la precaución en carreteras desconocidas. Si no conocemos la siguiente curva o el estado del firme, no podemos arriesgarnos.

La otra lección tiene que ver con las distracciones al volante. "Cuando conduzcas, conduce", como dice el anuncio de BMW. Se puede disfrutar del paisaje o del sonido del coche sin poner en peligro nuestra seguridad. Nadie es perfecto y todos caemos en errores, y este vídeo demuestra lo importante que es estar siempre concentrado en la conducción. Tenemos todo el derecho del mundo a disfrutar de nuestros coches y la carretera, hagámoslo con cuidado y con sentido, y minimizaremos al máximo los riesgos.

Fuente: Carscoops En Diariomotor: