Lincoln Continental 2017: lo que sucede cuando Ford se propone producir un Bentley

 |  @davidvillarreal  | 

Ford ya está trabajando en la reinvención de su filial de lujo en Estados Unidos, Lincoln. Una empresa nada sencilla, si tenemos en cuenta la competencia brutal existente al otro lado del Atlántico en la categoría de los premium y de los vehículos de lujo. Lincoln quiere reinventarse en dos mercados esenciales, en el local, el de Estados Unidos, y China. Y para ello trabajan en el lanzamiento de una nueva gama de modelos, que centrará todos sus esfuerzos en los segmentos de mayor volumen, el sedán y el SUV. Y de entre todos ellos destacará, con luz propia, este Lincoln Continental 2017, algo así como un Bentley cocinado a fuego lento en los fogones de Detroit. Y no solo hablamos de su nombre…

Lincoln quiere regresar por sus fueros empezando con un sedán de lujo y representación, el Lincoln Continental.

Al respecto de su denominación, hemos de tener muy claro que no se trata de una burda copia de Ford para con Bentley, ni mucho menos. El emblema Lincoln Continental se remonta a finales de los años treinta, mucho antes de que naciera el emblema Bentley Continental. Pero estaréis conmigo en que la propuesta de Lincoln, salvando todas las distancias posibles, sí tiene mucho que decir acerca de la evolución que ha sufrido la marca británica en los últimos años. Lincoln quiere volver a conectar con su clientela con una propuesta de lujo, y confort, pero también tecnología.

Y su propuesta más importante se llama Lincoln Continental.

Este modelo se comercializará en Estados Unidos con un motor V6 de 3.0 litros, con doble turbo, que producirá en torno a 400 CV de potencia, asociado a un sistema de tracción total con un sistema de distribución vectorial de par.

Gozará de todas las ayudas a la conducción posibles, ajustes para circular en modo Comfort, Normal y Sport; suspensiones adaptativas; dirección de desmultiplicación variable; sistema de detección de peatones con frenada automática; control de crucero adaptativo con función de conducción semi-autónoma en atascos; sistema de cámaras en 360º, etcétera, etcétera.

Más allá de todo eso, el Lincoln Continental pretende ofrecer cotas de confort y distinción inéditas hasta la fecha en la marca. En su exquisito habitáculo, que entremezcla acabados y tapizados de piel aparentemente de gran calidad, con otros detalles menos vistosos que quizás no se perdonarían en Europa, nos encontraremos con asientos con ajuste en 30 vías. Asientos que según Lincoln han sido inspirado en los utilizados en los jets privados y en el mobiliario de oficina de lujo.

Los asientos traseros también podrán reclinarse y serán calefactados y ventilados, contarán acceso a configuración de audio, climatizador, masaje, y muchísimo espacio para las piernas.

Evidentemente es un coche que ha sido concebido para recurrir a los servicios de un chófer. Pero el problema sigue estando en que a lo largo de los últimos años, y décadas, los europeos, los japoneses, e incluso los coreanos, han conseguido obtener una posición ventajosa en el mercado de lujo estadounidense, estabilizarse, e incluso mantener su crecimiento. ¿Será demasiado tarde para que Lincoln pueda enmendar sus errores? ¿Será este Lincoln Continental la solución que necesitaba?

Fuente: Lincoln
En Diariomotor:

  • Franci_ss

    No faltan detalles en este tanque. Curioso el mecanismo de apertura interior de las puertas, parece ser un boton.

  • ojca

    Sigo sin entender el titular, simplemente por el nombre, no?

  • TheMustang12

    yo destaco el diseño de la parte trasera, es perfecto serio y elegante. interesantes manijas y ni hablar de la tecnologia que lleva. la consola central del interior algo sobrio pero aceptable

  • oswaldoespinoz

    el problema de Ford con Lincoln es que es tacaña y se queda corta pues no termina de entender el significado del Lujo (exclusividad). Lo digo entre otras cosas porque este coche no debió debutar hasta que estuvieran listas la nueva plataforma de tracción trasera (capaz de llevar el V8 longitudinal) y las nuevas cajas de velocidades. Aún en este caso ya que existe sobre la plataforma CD4 del fusión, al menos debieron esperar la caja de 9 velocidades para FWD/AWD de la marca y además ofrecer por arriba del nuevo 3.0 V6 el renovado 3.5 con una potencia entre 450 y 500 hp; no debió ofrecerse en FWD sino exclusivamente en AWD y los únicos motores debieron ser el 2.7 para el modelo de entrada, el 3.0 y el nuevo 3.5 para el tope de gama; lejos de ello Ford ofrece el viejo 3.7 aspirado y FWD para las versiones de entrada y AWD para el 3.0 y solo como opción para los demás. No, no es un mal carro y me gusta en muchos aspectos, es solo que como de costumbre, en lo que respecta a lincoln, ford de nuevo se quedo corto. Esperaba con cierta expectativa el lanzamiento pero ahora debo decir que la sorpresa más agradable del auto show ha sido el Buick Avista (que pena que no fue el Lincoln Mark GT sobre base Mustang que el tacaño de Ford no se atreve a hacer ni como concepto).

    • Aarón Ramírez

      Dile eso mismo a Audi y a Volkswagen

      • oswaldoespinoz

        Existe una diferencia muy importante del A4 hacia arriba, los audis si bien son de tracción delantera y total pueden llevar relleno motor en posición longitudinal lo cual les ha permitido montar motores más grandes en sus sedanes más grandes ( A4,6,8) y eso no lo comparten con VW. Eso sin contar con quattro y otros elementos. Si Lincoln toma vuelo de nuevo pero le falta decisión y atrevimiento.

  • Oliver

    Muy bueno en los detalles, el dibujo “básico” de la carrocería, sus líneas de boceto inicial, son muy simples. Visto de lejos, da sensación de coche muy “normal” y anodino. En Bentley (marca que se quedará bastante por encima de este Lincoln, por bueno que sea) hay un diseño que permite identificarlo como tal casi a kilómetros, y da más sensación de cochazo, de empaque. Este Ford no es que sea feo, pero a cierta distancia se me hace insulso.

    Una vez nos acercamos la cosa mejora, creo; aparecen esos curiosos (tengo que pensar si me gustan) agarraderos de puerta o retrovisores que son detalles muy trabajados. En el interior, todo bien, pero muchos detalles lo emparentan más con un Fusion que con un coche de gama muy alta.

  • ADN

    Lo veo tan sobrio que carece de identidad propia. Tiene buen aspecto, interiores reflejan calidad pero le falta algo.

  • Fuck Da Shit

    Me gusta, pero el CT6 sigue siendo la mejor opción.