¿Por qué todos se han vuelto locos por los SUV y los crossover?

 |  @davidvillarreal  | 

Recibo una llamada de teléfono de un amigo preguntándome por un coche. Quiere un crossover, me dice. Me pregunta si un Dacia Sandero Stepway es una buena alternativa. Por otro lado, otro amigo me pregunta. Acaba de formar una familia, y a la espera de un pequeño quiere un coche práctico, pero sobre todo seguro, tras una mala experiencia, un pequeño accidente, sufrido por la parienta. Queremos un SUV, por la sensación de seguridad que ofrece. Son anécdotas puntuales, pero probablemente un fiel reflejo de la mentalidad del comprador y del éxito que tiene este tipo de automóviles. ¿Por qué todos se han vuelto locos por los SUV y los crossover?

Ojo al dato: los SUV ya suponen 1 de cada 4 ventas de coches nuevos en España. Y creciendo…

Los SUV han vuelto locos a los compradores. Los SUV y los crossover han conseguido transmitir cualidades que, ciertamente, no siempre ofrecen. Entre los muchos mitos, está el de su apariencia de seguridad. Un SUV no es inseguro, pero no necesariamente será más seguro que cualquier otro turismo de categoría y longitud similar. También nos han conquistado por su espacio, y la sensación de practicidad que ofrecen. Es cierto que su carrocería elevada ayuda a cargar el maletero, a acceder al habitáculo, o incluso resulta muy agradable para muchos conductores, para dominar la carretera. Pero también es cierto que, si tu mayor prioridad es el espacio, existen alternativas aún más recomendables.

Pero sobre todo nos han conquistado por su estética. Un aspecto robusto, llamativo, y diferente, que cada vez tiene más adeptos. Os daremos un dato importante. Los SUV y crossover ya representan a 1 de cada 4 turismos matriculados. Desde 2007, este segmento no ha dejado de crecer, y en 2015 crecería un 44%, muy por encima de la media global del mercado.

Los SUV han vuelto locos a nuestros vecinos. Porque más allá de importantes acciones publicitarias, de inversiones millonarias en anuncios en prime-time, hay pocas situaciones que deriven más compradores al SUV, y maduren decisiones de compra, que llegar al garaje y ver que un vecino estrena el último modelo de SUV. No vamos a entrar en el cliché de la envidia española, ni mucho menos. Pero estaréis conmigo en que ese efecto, junto con el atractivo visual que ya generan los SUV en los compradores, tiene como resultado que muchos compradores se pasen al lado “oscuro”, al lado SUV. Hay que reconocer que en cada SUV existe cierto componente aspiracional, con la gran ventaja para el comprador de que el mercado ofrece alternativas para todos los gustos, y todos los bolsillos.

Eso conlleva, en definitiva, un efecto bola de nieve. Cuantos más SUV se vendan, aparentemente más compradores deberían acabar pasándose al SUV. La pregunta del millón es si el comprador de un SUV repetirá, o no.

Los SUV han vuelto locos a los fabricantes. No tener un SUV significa quedarte fuera de uno de los trozos del pastel más lucrativos de la industria del automóvil en Europa. Por suerte, marcas como SEAT o Renault han sabido encauzar su estrategia recientemente, introduciéndose (caso del primero) o lanzando un producto más adecuado para las expectativas del comprador de un SUV (caso del segundo). Marcas como Nissan, Mazda y Honda, han conseguido unos resultados inmejorables gracias a potenciar su oferta SUV.

Podríamos imaginar que los SUV también están ayudando a los fabricantes a mejorar sus márgenes de beneficio, lo cual en muchos casos se cumple (esa es la razón, por ejemplo, por la cual Ford lanzará en Europa un Edge que ya tendría amortizado en Estados Unidos. En cualquier caso es difícil afirmar este punto tan a la ligera, especialmente si tenemos en cuenta que estos SUV están ganando terreno a costa de la reducción de cuota de otras categorías, como monovolúmenes, berlinas de cuatro puertas, compactos…

Los SUV han vuelto locos (de remate) a los fabricantes premium. Tanto es así que ya no solo piensan en SUV compactos, medianos, grandes y pequeños. Ahora piensan en SUVs con aspecto de coupé. Ya no solo disponemos de alternativas como un BMW X6, sino también de un BMW X4, un Mercedes GLE Coupé, y pronto un Mercedes GLC Coupé. Audi ya trabaja en esa misma línea. Ahora piensan incluso en SUVs descapotables. Fijémonos si no en el Range Rover Evoque Convertible.

Los premium ven en el coche de nicho una oportunidad más para captar a nuevos compradores, fidelizar a los ya existentes, e incluso aumentar sus márgenes de beneficio, creando nuevas carrocerías de plataformas ya existentes.

Los SUV han vuelto locos a los concesionarios. Entendiendo cómo funciona el negocio de un concesionario (leed este artículo de mi compi Alejandro Montejo, que de esto sabe un rato: ¿Cuánto gana un concesionario con la venta de un coche?) es difícil afirmar, generalizando, que los SUV dejan mayores márgenes de beneficio en la distribución. Lo que no me negaréis es que los SUV juegan un papel fundamental para atraer al cliente al concesionario, de nuevo por su imagen aspiracional. Y el hecho de que un cliente llegue hasta el concesionario ya es una oportunidad lo suficientemente importante como para aprovecharla y mostrar al comprador la oferta de productos que tiene a su alcance.

Si tenemos en cuenta que un SUV es algo más caro, generalmente, que un compacto o un utilitario equivalente por longitud, y que la mayoría de las operaciones de venta de coches nuevos en España se cierran bajo la financiación, aquí sí que podríamos ver una gran ventaja para el concesionario. Vender coches más caros debería conllevar el cierre de operaciones de financiación más cuantiosas, y obtener un margen de beneficio mayor por venta.

Ese factor que introduce la financiación además hace que el interés por el SUV se retroalimente. Probablemente un comprador esté más dispuesto a adquirir un SUV, invirtiendo algo más que lo que había pensado gastar en otro turismo, sabiendo que lo pagará a cómodos plazos. Por no mencionar el hecho de que muchas ofertas existentes en el mercado estén condicionadas a cerrar la operación mediante la financiación de un capital mínimo, impuesto en las condiciones promocionales.

Los SUV han vuelto locos a los talleres, y a los fabricantes auxiliares. Habría que estudiar caso a caso el efecto del aumento de las ventas de SUV, en la afluencia de coches al taller. A priori podemos imaginar que ciertos elementos sujetos a un desgaste muy dependiente del peso pueden sufrir en mayor medida en un SUV, que un turismo más bajo, y ligero. Pero el caso más claro probablemente lo tengamos en los neumáticos, para lo cual basta ver las medidas que gasta un SUV compacto de equipamiento intermedio actualmente.

Para ver hasta dónde ha llegado la locura basta con contemplar la gama de neumáticos de un fabricante de primer nivel, como Michelin o Dunlop, que comercializan neumáticos específicos para SUV destinados a la carretera, destinados a SUV modestos, destinados a grandes SUV y pick-ups, destinados a SUV que vayan a salir del asfalto, destinados a SUV para el invierno, ¡e incluso para SUV muy potentes y deportivos!

Los SUV han vuelto locos a los que compran monovolúmenes, y berlinas de 4 puertas. Porque mientras la oferta SUV crece, y crece, la oferta monovolumen y sedán mengua. La consecuencia la tenemos en la desaparición de modelos con cierta solera, los Honda Accord, quizás Toyota Avensis también muy pronto, los Mazda 5, y otros muchos que seguirán desapareciendo en los próximos años. Incluso los que se quedan, están viendo cómo su gama al final queda reducida a una serie de equipamientos, y motores, que se inscriban en lo más demandado en España.

De manera que esos, por decirlo de alguna forma, bichos raros que buscaríamos un sedán compacto, con motor de gasolina, de una marca japonesa, bien podríamos encontrarnos con una espera unos meses (y hablo de ejemplos conocidos).

Los SUV nos han vuelto locos a los que aún intentamos comprender esta moda. Porque, aún conociendo todos los argumentos que os he aportado en este artículo, sigo teniendo dificultades para comprender por qué muchos compradores se convencen de que quieren y necesitan un turismo tan alto, cuando jamás van a salir del asfalto. O por qué sigue perpetuándose en el imaginario popular que los SUV son más seguros. O por qué un turismo cualquiera, vestido con defensas de plástico negro, ya es considerado un crossover. Y etcétera, etcétera…

En Diariomotor:

Lee a continuación: Ford Kuga 2016: ¡el nuevo Kuga ya está aquí! Y estas son sus 4 novedades más importantes

  • Walter Röhrl

    De acuerdo contigo en prácticamente todo, pero por ejemplo en mi caso, con un hijo de 1 año recién cumplido, se me hace incómodo subir y bajarle de su sillita 2 ó 4 veces al día, de mi actual coche, un saab 93 sport sedan. Es cierto que la mayor altura proporciona una mas cómoda entrada y salida del vehículo, por no hablar de sacar-meter un bebé varias veces por día. En mi caso soy reacio a un suv, si bien son muy cómodos en algunos aspectos. Lo que cada uno valore mas.
    Un saludo.

    • Por no hablar que al niño lo sentarás en la sillita entre 3 y 4 años. Luego entran y se sientan sólos y la sillita ya no es tan sillita. ¿Entonces para que comprarse un coche que te durará entre 10 y 15 años, o incluso más, para algo que “sólo” necesitarás durante 4? Se sale de toda lógica.

      Lo tengo muy claro. Cuándo tenga un hijo se adaptará al coche que tenga en ese momento (si no es un biplaza, claro) y si toca cambiarlo justo en esa época el niño tampoco será un factor que incline mucho la balanza a la hora de elegir.

      PD: Precioso coche el 93. Yo tampoco lo cambiaba por un SUV.

  • ivan

    Y luego los maleteros que tienen los SUV son como mateleros de un compacto..la gente se dejará pastizales en ruedas..tracción a las 2 ruedas y se creen que llevan todoterrenos, etc..

  • Sergio

    En mi casa tenemos un megane 1 sedan de 15 años, un coche de 4,5 m que para igualar en capacidad de maletero sin irte a las berlinas de ahora de cerca de 5 metros solo hay dos opciones: o “low cost” estilo c-elysee, rapid, etc. justos de potencia o un SUV con algo menos de maletero pero bien dotados de motor, acabados, diseño y sin llegar a la longitud de las berlinas actuales.

    • rft

      También tienes buena oferta de monovolumenes en el mercado aunque no estén tan de moda.

    • Juanjo Borre

      Golf variant, octavia, león st… Has mirado pocos coches no? Todos con más maletero que un suv…

  • ThePgR777 .

    Que estén triunfando los SUV está haciendo que la gente con coches no SUV venda sus coches, alomejor hasta por cuatro perras. También espero que los fabricantes bajen de precio a los no-SUV. Mayor peso, centro de gravedad más alto, ruedas mucho más caras, mayor precio por ser un SUV, no gracias.

  • Carlos Andres

    con el Bombazo de esta Semana y la llegada del Maserati Levante, donde anuncian su presentación para parís o los ángeles en noviembre del Nuevo SUV de Alfa Romeo Stelvio, mas Marcas se uniran a este mercado comprimido por ser protagonista, lo mismo sucedio con las motocicletas cuando las enduros no eran tan de ruta y fusionaron la modalidad Enduro/Off Road y las Roadster-Naked/Sport Touring en un solo segmento llamado Multiproposito/Dualproposito

  • Jorge

    Yo ya tengo dos conocidos que han cambiado SUV por berlina o ranchera tipo allroad, altrack o audi y son gente que sí que saca sus coches del asfalto pero que con cualquiera de estas propuestas tiene más que suficiente como vehículo para caminos y pistas y ganan en comodidad por ir ligeramente mas altos sin perder una gran dinámica de conducción y mas si se equipan con suspensiones autonivelantes.

    En casa tenemos un Outback con 250.000 kms (basado en la cuarta generación de Legacy) y es un coche que se ha llevado de cacería de manera habitual, conducción por el pirineo con nieve y temperaturas gélidas etc… y la única avería, a parte de las baterías que ha ido gastando, fue un casquillo de una polea de la correa de servicios auxiliares que estaba tan gastado que chirriaba ligeramente. el mantenimiento y vale. Eso sí, es un coche que gasta mucha gasolina como buen atmosférico con convertidor de par y 6 cilindros.

    Mi madre ahora mismo adolece de la rodilla y es un coche lo suficientemente alto como para que acceda con mucha comodidad, por ejemplo en mi Serie 3 con suspensión M 1cm rebajada y los asientos deportivos pues le resulta bastante mas difícil entrar y salir y lo mismo pasa cuando tienes que montar crios en la sillita, que si adoleces de lumbares un coche tipo ranchera elevado, o un Serie 3 GT (aunque no sea el coche mas bonito de la historia) te dan un plus de comididad y funcionalidad sin tener que recurrir a un SUV.

    Y el A6 all road es un coche bien chulo estéticamente (aunque no es precisamente barato) y el nuevo Outback es un coche que por cotas pasa a ser bastante grande aunque tiene la interesante opción de adaptarlo directamente a GLP cuando lo compras en la propia concesión.

  • ADN

    Es un fenómeno de mercado interesante. Hasta recién entrado este siglo había muchos fabricantes que no habían volteado a ver este segmento. Los premium que se aventuraron como Mercedes con su GL o BMW con el X5 vieron durante un tiempo al SUV sólo como una extensión de su gama, y solo en versión grande. Mercedes incluso apostó por infructíferos clase A(cuando era monovolumen) y clase R antes que por SUV’s.
    El fenómeno es tal que fundadores del segmento monovolumen como el Renault Espace han tenido que dejar la imagen “minivan” para parecer más un SUV.
    Marcas exclusivas de SUV como Ssang Yong, Land Rover o Jeep han visto sus números crecer como nunca. Jeep hasta prostituyó su legendaria imagen todoterreno con modelos como el Compass o el Patriot.
    En lugares como Norteamérica donde el SUV siempre fué popular los Suburban, Expedition, Navigator, Durango, Mercedes GL y otros enormes SUV se venden bien y han sido acompañados por modelos tan pequeños como el Suzuki Vitara (con otros nombres), Rav4, ahora el Juke y CX3.
    Los SUV llevan ya décadas a pié de cañón, pero ahora por fin es momento de su reinado.

  • ADN
  • Anónimo

    Fácil, los SUV son algo que nos han impuesto a la fuerza con campañas publicitarias parecidas al fenómeno del Diésel Gustazo. Pero vamos, que va a pasar algo parecido que con VW. A cada cerdo le llega su San Martín.