Mercedes Clase C Cabrio: las 5 claves del nuevo descapotable para cuatro de Mercedes-Benz

 |  @davidvillarreal  | 

Mercedes-Benz sigue ampliando su gama de descapotables, por arriba y por abajo. Si recientemente asistíamos a un lanzamiento tan importante como el del Mercedes Clase S Cabrio, el máximo lujo y distinción para un gran descapotable, hoy asistimos de nuevo a la presentación de un nuevo cabrio, el Mercedes Clase C Cabrio 2016. Un descapotable para cuatro con dimensiones contenidas, para todos los públicos, y para todos los bolsillos, entendiendo los precios en los que se suelen mover los descapotables de gama alta.

El Mercedes Clase C Cabrio se convertirá en el modelo de acceso de la gama de descapotables de Mercedes-Benz, con cuatro plazas frente a las dos de su Roadster más económico, el Mercedes SLC.

El lanzamiento del Mercedes Clase C Cabrio es, en sí mismo, un acontecimiento. Será la primera vez en muchos años que Mercedes-Benz apueste por un descapotable para cuatro con dimensiones contenidas, derivado directamente de la Clase C. A finales de los años noventa ya existió un Mercedes CLK Cabriolet que, con estética de Clase E, heredaba la arquitectura del Clase C de la época.

Mercedes-Benz presume, y con razón, de ofrecer una de las gamas descapotables más completas del mercado. Probablemente la que más. Con Roadsters y Cabrios para todos los gustos, y para todos los bolsillos. El Mercedes Clase C Cabrio llegará a los concesionarios este verano, que contra lo que dicta la sabiduría popular no es – al menos en buena parte de España – la mejor época para disfrutar de un descapotable.

1. Reivindicando el papel del descapotable con techo de lona.

Hasta ahora la opción más económica para adquirir un Mercedes-Benz descapotable era optar por uno de sus Roadster, por el Mercedes SLC (anteriormente conocido como SLK). Mercedes reivindica el papel de los descapotables para cuatro, con un Mercedes Clase C Cabrio que se distingue por un techo de lona retráctil que se pliega en apenas y despliega en apenas 20 segundos, al toque de un botón, y a velocidades de hasta 50 km/h. Y que nos recuerda que la opción del techo rígido retráctil es solo cuestión de gustos, más allá de cuestiones técnicas y prácticas que ya han quedado más que resueltas con la nueva generación de descapotables con techo de lona retráctil.

El techo de lona del Mercedes Clase C Cabrio, que ha sido diseñado especialmente con un formato multicapa para mejorar su aislamiento acústico y térmico, podrá adquirirse en marrón oscuro, azul oscuro, rojo oscuro, o negro.

2. Una gama de motores diésel y gasolina, de cuatro y seis cilindros, y hasta 367 CV.

La gama Mercedes Clase C Cabrio se compondrá de un plantel de motores entre 156 y 367 CV, entre los cuales el más deportivo estará representado con un Mercedes-AMG C 43 Cabrio, con motor V6 Biturbo y caja de cambios automática 9G-TRONIC. Un escalón intermedio, picante, pero más modesto que el más que previsible Mercedes-AMG C 63 Cabrio que con motor V8 Biturbo de 476 CV deberíamos conocer en unos meses.

Este Mercedes-AMG C 43 Cabrio de 367 CV se antoja como un buen rival para los Audi S5 Cabrio y BMW Serie 435i Cabrio.

La gama la completarán un C 220d (170 CV), un C 250d (204 CV) en diésel, y un C 180 (156 CV), C 200 (184 CV), C 350 (211 CV), C 400 4MATIC (333 CV) en gasolina.

3. Tecnologías para ir descapotado (casi) los 365 días del año.

Mercedes-Benz sigue abogando por maximizar el tiempo que sus clientes podrán disfrutar descapotados de su cabrio. Para ello, el Mercedes Clase C Cabrio acogerá tecnologías que ya habíamos visto en algunos de los descapotables de Mercedes-Benz. Contará con el sistema AIRCAP (ver cómo funciona AIRCAP), un difusor que se despliega automáticamente del marco superior del parabrisas para reducir las turbulencias aerodinámicas a bordo. También contará con AIRSCARF, algo así como una “bufanda” virtual que mediante un difusor de aire instalado en el propio asiento es capaz de mantener la temperatura del cuello y la nunca del conductor y su acompañante.

4. Un maletero de dimensiones contenidas, pero aceptables.

El hecho de que la capota se pliegue directamente sobre el maletero, hace que el buen maletero del Mercedes Clase C se vea reducido hasta un volumen de 360 litros, 285 litros si el techo está plegado en el maletero. En cualquier caso, Mercedes-Benz asegura que apenas se han visto reducidas sus cotas interiores. El Mercedes Clase C Cabrio es tan largo, y ancho, como el Clase C Coupé, con 4,686 metros de longitud y 1,810 de anchura; y 4 milímetros más alto, con una altura de 1,409. Su altura en las plazas delanteras se ha visto disminuida en 4 milímetros, mientras que en las plazas traseras ha aumentado ligeramente en 12 milímetros.

5. Un diseño distinguido para el Mercedes Clase C Cabrio. En el que destaca especialmente la integración del voladizo trasero. Un diseño, en cualquier caso, muy inspirado en el Mercedes Clase C Coupé, buscando la homogeneidad en la gama.

A bordo, el Mercedes Clase C Cabrio apenas ha cambiado con respecto a Mercedes Clase C y Mercedes Clase C Coupé.

Fuente: Mercedes-Benz
En Diariomotor:

Lee a continuación: Mercedes Clase C Cabrio: bajo esta tela se esconde el futuro rival del BMW Serie 4 Cabrio

Solicita tu oferta desde 35.950 €
  • Fuck Da Shit

    Nada nuevo bajo el sol, pero de todas formas, ¡que bonito!