El mundo al revés: aquellos maravillosos años en los que los coches no tenían que parecer todoterrenos, sino únicamente serlo

 |  @davidvillarreal  | 

Más de uno de cada cuatro coches comprados en España es, o parece, un todoterreno. Las cifras son aplastantes, y la realidad de los SUV algo más que una moda pasajera. Tanto es así que el hecho de que una marca como SEAT presente su primer SUV propiamente dicho es todo un acontecimiento, e incluso hemos llegado a afear que los de Martorell se unieran tan tarde a una fiesta que podría haber proporcionado buenos réditos a esta marca. Tampoco es casualidad que hayamos empezado hablando de SEAT, y que lo vayamos a hacer recurrentemente en este artículo, por el peso que la marca ha tenido históricamente en el mercado español. Y es que precisamente queríamos hablar de eso, de aquellos maravillosos años en los que un coche no tenía que parecer un todoterreno, sino serlo, de verdad.

Antaño, cualquier turismo tenía que cumplir con unas aptitudes camperas mínimas. Hoy en día solo necesita parecer un todoterreno.

Hoy en día nos sorprende incluso que se presente un SUV, o un crossover, y lo haga con anuncios en los que el vehículo aparece por una pista forestal. Las aptitudes camperas ya no interesan, o interesan a un porcentaje mínimo de los clientes que optan por un automóvil de estas características. Vende mucho más mostrarnos a familias felices de vacaciones (véase anuncio de Mitsubishi Outlander), navegadores y equipos de entretenimiento (véase anuncio de Kuga), tecnología en general (véase anuncio de Nissan), o estilo (véase anuncio de SsangYong Tivoli), aunque aún queda algún irreverente (ver anuncio del Range Rover Evoque).

Hemos de asumir que la gran mayoría de los clientes que opta por un todocamino jamás pisará una pista forestal, jamás necesitará sortear obstáculos fuera del asfalto y el máximo reto al que se enfrentará la altura libre de su carrocería, y la holgura de las suspensiones, será el de superar los resaltos de los pasos de cebra y algún que otro bordillo.

En otros tiempos, definir como carretera a muchas vías era cuanto menos un exceso de optimismo.

Pero hubo un tiempo en que cualquier viaje ya era una aventura para un coche, y para sus ocupantes. Un tiempo en el que los trayectos por carretera no transcurrían por impolutas autopistas, marcadas con tiralíneas. Un tiempo en el que definir como carretera a muchas vías ya era cuanto menos un exceso de optimismo. Un tiempo en el que España se movía al son de modestos utilitarios, del SEAT 600 al 127, coches que eran la antítesis de esos crossover que compramos hoy en día, que tienen aspecto de todoterreno, pero no lo son.

Y no hay más que ver la publicidad de la época, o las pruebas a las que se sometía a aquellos coches, que quedaron inmortalizadas en los archivos del NO-DO, como en el vídeo que os mostramos más abajo del SEAT 127.

Hoy en día aún existen reminiscencias de aquellos robustos turismos de antaño, que sin aparentar un aspecto campero, debían cumplir – por exigencias del guión – con ciertas características que esperaríamos de un buen todoterreno, como soportar enormes baches y socavones, o no desfallecer por problemas mecánicos derivados de la polvareda que levantase el coche que le precediera. Esas reminiscencias aún siguen presentes en todo coche que haya sido diseñado y desarrollado con el objetivo puesto en lo que muchos denominan como mercados emergentes, o mercados como Sudamérica, donde el conductor aún ha de afrontar muchas vías mal pavimentadas, o incluso sin pavimentar. ¿Por qué si no iba a gozar de unas suspensiones tan altas, y con tanta holgura, un Citroën C-Elysée?

Por nuestra parte, ya hemos dejado de luchar contra la realidad del mercado. Es difícil pedir a aquel que está decidiendo la compra de un coche que se guíe por aspectos racionales. Y hasta entendemos que el comprador encuentre un gran atractivo en los SUV. En cualquier caso, no está de más seguir recordando algunas cuestiones que aquel que esté decidiendo la compra de un SUV ha de saber.

En Diariomotor:

Lee a continuación: 14+1 actitudes que demuestran que eres un verdadero petrolhead

  • Sky

    La moda de los “SUV”, comenzó cuando la gente adinerada y propietarios de BMW´s, Audis, Mercedes y VW´s, vieron rebajado su prestigio al ver que los albañiles y personas de “poco standing social” accedían a los mismos coches que ellos. Las marcas les crearon este producto, que ya no era accesible para el pueblo llano. No eran más que berlinas sobredimensionadas y elevadas de altura, vendidas bajo el nombre de “todocaminos” o incluso algunos ilusos los llamaban “todoterrenos”, eso si, a precios desorbitados. También influyó la imitación de la vida americana y de la mami que lleva a los nenes al cole o al entrenamiento de baseball en un mamotreto de 3 toneladas, o de la estrella de hollywood, traficante o rapero. + tamaño = + prestigio.
    Pronto, las marcas standard, se sumaron o “intentaron” imitar la filosofía de las marcas mencionadas anteriormente, y el comprador medio-bajo, vió la oportunidad de imitar al que lleva un touareg o un X5.
    Pero la realidad, es que la persona que circula diariamente por terrenos sumamente “jodidos”, no se compra un SUV, la persona que de verdad necesita un vehículo de resistencia extrema, no se compra un SUV. Estos vehículos, sólo sirven para llegar con ellos al mismo lugar al que llegarías con un Seat León (eso si, más rapidamente), pero creyéndote que eres Nani Roma y que acabas de finalizar el Dakar con tu suegra y la nevera a cuestas.
    También son los favoritos de las mamis, las cuales creen que van en un tanque a prueba de accidentes con sus hijos perfectamente blindados. (Menos seguros vamos los que tenemos que compartir carretera con ellos/as)

    En resumidas cuentas, y por lo que vemos (salvo excepciones), las tareas que desempeñan los SUV a diario en nuestras carreteras, son exactamente las mismas que las de un Fiat Panda. Ya quisieran los SUV, tener las mismas pelotas que un Citroen 2CV, un Dyane 6 o un 4L.

    • Will Rs Ward

      brillante comentario!

  • ADN

    Sin ir más lejos, el Citroën 2CV debía cumplir con transportar una canasta de huevos por el campo…sin romperlos.
    Y a comienzos del siglo pasado el Ford T era capaz de maniobrar de formas que los SUV modernos ni sueñan, ni quieren ni jamás podran lograr. Solo veamos los segundos previos y posteriores al minuto 1 del siguiente video
    https://m.youtube.com/watch?v=wA2P76gQUCo

    Los coches se han especializado, pero aún hay algunos que se preocupan más por poder manejarse fuera del asfalto que por aparentar poder hacerlo, como la linea Cross Country de Volvo o All Road de AUDI, sin ser todoterreno tienen mejores capacidades que algunos SUV del mercado.
    Coches Citroen con suspensión Hydractive (los que aún quedan) mas modernos pueden sobrepasar obstáculos considerables en su posición más elevada.

    • Activa

      La suspensión elevada solo es para por ejemplo cambiar una rueda, no para pasar obstáculos. Precisamente porque con ella elevada, el sistema se queda completamente rígido, no se puede circular con ella subida, ni bajada del todo.
      Hablo con conocimiento de causa, tuve un Xantia Activa, probablemente el canto de cisne en suspensiones hidractivas de Citroen.

      • ADN

        Como dije, en los Hydractive más modernos. Un C5 es capaz de circular con la suspensión elevada a bajas velocidades, con lo que se pueden sortear obstáculos ligeros. De ahí para atrás no lo se, por eso no digo que todos los Hydractive, sólo los más modernos. No digo que sea todoterreno, pero badenes, ajugeros y otros relieves indeseables pueden ser superados.

        • Smerg

          Puedo dar fé de que hace más de 20 años, con un GSA y la suspensión arriba del todo, pudimos salir de una calle inundada por la que otro coche no hubiera pasado de ninguna manera. Así que imagino que en modelos más modernos (y por supuesto a velocidades muy bajas) tiene que ser posible.

  • Rotodos Shur
  • Danielrs500

    los autos de los que aquí se hablan eran maquinas indestructibles, que sin necesidad de aparentar una apariencia ruda cumplían muy bien su cometido de transporte racional y aprueba de todo, hoy dia lo importante son los gadgets y eso de “mi cochees mas grande que el tuyo”, la vanidad,la soberbia y el ego hace que personas (como ocurren en mi lindo país Colombia), se desencanten no por una Kia Carens o Citroen Picasso sino por una Duster (los mas pobres) o los que tiene dinero … una Toyota Prado (llego a entrar en el top 10 en ventas a nivel general en 2014), vehiculos que se ven por montones en la ciudad, y que dificilmente en su existencia seran aprovechados para lo que aparentemente se fabricaron…..

  • Miguel

    Al paso que están dejando calles y carreteras es mas como circular en ellas con un SUV

  • X 2.0

    El que quiera un verdadero 4×4 que se compre un Mitshubishi Montero, un Land Cruiser, un Defender o un Niva. No niego que algún SUV me guste, pero en general la gente los tiene para ocupar mas aparcamiento y gastar mas dinero en neumáticos y combustible.