Dicen las malas lenguas que habrá un Ford Focus RS500, aligerado y (quizá) automático

 |  @sergioalvarez88  | 

Cuando Ford lanzó el Sierra Cosworth a mediados de los 80, las necesidades de homologación les llevaron a producir una versión RS500. Más potente y radical, al estilo de los BMW M3 Evolution y Mercedes 190E 2.5-16 Evolution. Ford recuperó la denominación RS500 en el Focus RS de segunda generación, probablemente el compacto deportivo más desquiciante jamás producido, con 350 CV y tracción delantera. Todo apunta a que el actual Ford Focus RS recibirá una versión RS500 como fin de fiesta de la actual generación.

Dicen las malas lenguas que el Ford Focus RS500 vendrá acompañado de llantas de fibra de carbono y una caja de cambios de doble embrague.

Dicen los rumores que este Ford Focus RS500 no se centraría en la potenciación del motor. Se cree que el límite del motor 2.3 EcoBoost ya se ha alcanzado con el actual Ford Focus RS. Para mantener la fiabilidad posiblemente no podrían sacarle más de 25 CV adicionales. Según se cree, Ford mejorara la dinámica del Focus RS de forma considerable, y lo hará a base de someter al compacto a una dieta de adelgazamiento. En primer lugar, podría montar llantas de fibra de carbono, como ya han estrenado los Ford GT y Ford Mustang Shelby GT350.

Los rumores también apuntan a paneles de carrocería en fibra de carbono y materiales compuestos, así como alguna ventana terminada en Gorilla Glass o cristal de origen plástico. También se habla de la instalación de un autoblocante delantero, pero francamente dudo mucho de su instalación. Añadiría peso y complejidad al sistema Twinster de GKN, de por sí tremendamente eficaz. El resto de trucos ya los sabéis: menos equipamiento, un aislamiento más fino, una batería de litio, bácquets…

Por último, el rumor de todos los rumores. En su momento, Ford afirmó que no produciría un Focus RS con una caja de cambios automática. El tipo de cliente del Ford Focus RS demanda una caja de cambios manual. No obstante, si la demanda es suficiente Ford podría valorar acoplar al motor 2.3 EcoBoost una caja PowerShift de doble embrague. La demanda del coche ha sido más que buena, y una caja de doble embrague podría diferenciar de forma sustancial al RS500 de su hermano pequeño. Todos sus rivales en potencia las ofrecen en opción.

Fuente: Autoblog
En Diariomotor:

Lee a continuación: Ford Focus ST-Line y Fiesta ST-Line: deportividad para todos los gustos, y todos los bolsillos

Ver todos los comentarios 1
  • Faraday

    Pues lo del autoblocante delantero es lo que menos descabellado me parece. De hecho la propia Mountune ya lo anunció dentro de su paquete de mejoras para el nuevo RS, un diferencial Quaife.