Renault ha actualizado el CIio RS, pero sigue sin darle lo único que necesita

 |  @sergioalvarez88  | 

Hace apenas unos días hemos conocido el lavado de cara del Renault Clio RS. Este lavado de cara es consecuencia de dos hechos: en primer lugar el lavado de cara general del Renault Clio, que se renueva ligeramente desde que fuera lanzado en 2012. En segundo lugar, la presentación en el GP de Mónaco del prototipo Renault Clio RS 16. De este ha heredado algunos detalles, como las interesantes luces LED delanteras en forma de bandera de cuadros. Pero hay algo que Renault sigue sin darle a su fantástico Clio RS.

Por supuesto que hablo de una caja de cambios manual. Estamos todos de acuerdo en que la caja de doble embrague del Clio RS tiene un funcionamiento más que correcto, y también estamos de acuerdo en que su uso es más efectivo tanto en circuito como en carreteras reviradas. Es un tema recurrente en Diariomotor, y le hemos dedicado no pocos artículos, hablando tanto de la evolución de las cajas de cambio como de sus implicaciones en cuanto a diversión al volante. Porque un utilitario deportivo debe ser necesariamente divertido.

No es un vehículo que se adquiera por motivos lógicos, por mucho que intentemos justificar su compra. Es un coche que se compra para divertirse al volante, para disfrutar de su dinámica en una carretera ratonera. Y por mucho que una caja de doble embrague y seis relaciones – como la que sigue ofreciendo el Renault Clio RS – nos permita ir más rápido, quizá lo único que queremos es divertirnos, no batir nuestros registros previos. Se mire como se mire, una caja de cambios manual sigue otorgándonos un control absoluto.

Actualmente, el Renault Clio RS es el único utilitario deportivo que no se ofrece con una caja de cambios manual.

Renault sigue sin ofrecer la posibilidad de asociar una caja de cambios manual a sus motores 1.6 TCe. El problema no lo tiene sólamente el Clio RS – aunque hablemos en este artículo de él – sino que afecta también al resto de modelos de la gama Renault que montan dicho motor. Imaginamos que la adaptación de una caja manual al motor no es asequible, pero desde Diariomotor opinamos que las ventas del utilitario deportivo de Renault aumentarían en consonancia si se vendiese con tres pedales bajo el volante en vez de dos.

Ya conocemos un caso de éxito. Los SEAT Ibiza Cupra y Volkswagen Polo GTI equipados con el motor 1.4 TSI TwinCharger de 180 CV sólo se podían encargar con caja de cambios DSG. Las críticas de prensa y público con el nuevo motor 1.8 TSI de 192 CV y caja de cambios manual han mejorado considerablemente, además de sus ventas. El Grupo Volkswagen ha entendido que el segmento aún demanda cambios manuales, que por fortuna navega a contracorriente, en un mercado que cada vez quiere más coches automáticos.

El Renault Clio RS 16 sí hace uso de una caja de cambios manual, aunque en ningún sitio haya sido explicitado.

Actualmente, el Renault Clio RS es el único utilitario deportivo que no se ofrece con una caja de cambios manual. El resto se ofrece con cajas manuales y opción a diferentes tipos de cajas automáticas: de convertidor en el caso de los MINI, de doble embrague en el caso de los SEAT o Volkswagen, manuales robotizadas en el caso de los Abarth… pero son alternativas. Alternativas respetables que algunos clientes demandan, pero no la tendencia generalizada. Y Renault sigue insistiendo en nadar a contracorriente.

En Diariomotor:



Lee a continuación: ¿Qué debería hacer el coche autónomo? Jugando a ser Dios con la “máquina moral” del MIT

  • Raul

    El volante mas feo, y menos deportivo que hay

  • Manolito Gafotas

    Yo entiendo q es una cuestión de amortización de la inversión de desarrollar la caja de doble embrague. Sabiendo q es la única opción se venderán más cajas automáticas q siendo opcional, aunque vendan menos vehículos totales. Puede q sea buena táctica teniendo en cuenta de q son versiones con ventas residuales en comparación con otras más modestas.