CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Porsche

2 MIN

Cuando Akrapovic habla y presenta un escape para el Porsche Cayman GT4, se escucha (+vídeo)

Escape Akrapovic Cayman Gt4

Hace ya algo más de dos meses, pude probar brevemente un Porsche 718 Cayman GT4. Por fin pude entender por qué todo el mundo decía que era el mejor coche deportivo del momento. El equilibrio de su chasis, la perfección de su caja de cambios manual o las enormes prestaciones de su motor bóxer me dejaron sin palabras. No obstante, si hay que sacar un pero al espectacular Porsche Cayman GT4, ese pero es su sonido. Un sonido deportivo y agradable, pero no tan visceral y desgarrador como cabría esperar. No obstante, eso tiene fácil solución.

Y la solución es recurrir al aftermarket, concretamente a empresas como Akrapovic. Los especialistas eslovenos en escapes deportivos han lanzado una serie de productos que incrementan las cualidades aurales del Porsche 718 Cayman GT4. El primero de estos productos es un escape intermedio de titanio, situado entre los colectores de escape del motor y el silencioso trasero. Este tramo elimina el filtro de partículas del coche, por tanto, además de requerir una reprogramación de la ECU del motor, no es legal para su uso en carretera.

Todos los Porsche 718 Cayman GT4 llevan de serie filtro de partículas. Ello le impide sonar tan bien como el primer Cayman GT4.

Por otra parte, han desarrollado un precioso silencioso trasero de titanio, con unas espectaculares colas de escape. Tampoco es legal en carretera, pero es ideal para aquellos GT4 que sean asiduos a trackdays y eventos privados. Este silencioso cuenta con válvulas activas que incrementan el sonido del escape a voluntad del conductor. En combinación con el tramo de escape antes descrito, se ganan 15,7 CV de potencia, además de 43 Nm de par motor extra. Además, la combinación de ambas piezas resulta en el ahorro de 14,7 kilos.

No obstante, solo por su sonido ya merece la pena su compra: raspado, afónico, visceral... es el extra que todo GT4 necesita para ser una máquina perfecta.