CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Superdeportivos

2 MIN

¿Podrá un Nissan GT-R de 2.200 CV humillar en una carrera al titánico Bugatti Chiron? (+vídeo)

Javier López | @jlopezbryan96 | 23 Oct 2022
Nissan Gt R 2200 Cv Vs Bugatti Chiron Video 1
Nissan Gt R 2200 Cv Vs Bugatti Chiron Video 1

Sabemos de sobra que el Bugatti Chiron es uno de los coches de producción más rápidos sobre la faz de la tierra. Pero hay que hacer especial hincapié en que lo de que es "de producción", y eso da cancha a que coches modificados puedan ya no solo igualar al hiperdeportivo galo, sino también superarlo. Y esta situación se ha presentado en el garaje de Hamilton, un youtuber americano que ha enfrentado a su Bugatti Chiron contra su Nissan GT-R de 2.200 CV.

Y es que cuando tienes las suerte de poder elegir entre conducir un Porsche 918 Spyder, un Ferrari LaFerrari, un McLaren P1 o uno de los dos protagonistas entre muchos otros, el siguiente paso es hacer carreras entre ellos. Eso mismo es lo que ha decidido hacer Hamilton, quien posee algunos de los coches más rápidos de la historia.

El Nissan GT-R de 2.200 CV que quiso humillar a un Bugatti Chiron

Aunque el mismo youtuber hace alusión en otro vídeo a que no le gusta demasiado su Nissan GT-R, el hecho de que ahora tenga más de 2.000 CV puede ser razón suficiente para replantear el sitio de Godzilla en su corazón. Sea como fuere, estamos hablando de un V6 modificado hasta el extremo frente a un W16 que desarrolla 1.500 CV.

Pero, ¿qué pasa cuando ambos se ven las caras en la pista? Lo primero es que el GT-R sale catapultado sobrepasando al Bugatti, el cual, tal vez por culpa de un mal launch control, cubre el 0 a 100 en 3,2 segundos frente a los 2,4 que declara. Aún así, el cuatro de milla lo cubre en 10,02 segundos, pero el hiperdeportivo galo no es suficiente para la brutalidad del Nissan GT-R.

Y es que el japonés, con sus prestaciones llevadas a un nivel considerablemente superior, hace el cuarto de milla en unos impresionantes 8,94 segundos. Sea como fuere, Hamilton puede irse a casa muy satisfecho, porque al fin de cuentas tiene en su haber algunos de los vehículos más rápidos del mundo. Dichoso dilema el suyo cada mañana al tener que elegir cuál coger.