carrocería -
puertas -
plazas -
maletero -
potencia -
consumo -
precio -
valoración
-

Apenas dos años después de que llegara al mercado el Dodge Journey, la marca estadounidense ha publicado los primeros detalles del lavado de cara que recibirá a finales de este año. Estéticamente hay ligeros retoques externos, pero lo más notable es la mejora del habitáculo y el equipamiento.

Consigue el mejor precio para el seguro del Dodge Journey

En el exterior los cambios pueden parecer imperceptibles, más aún cuando es un modelo que apenas se ve en las calles europeas. El frontal recibe una parrilla ligeramente rediseñada, carcasas de los faros oscurecidas y un parachoques algo más redondeado. En la parte trasera, el parachoque también presenta unos trazos más redondeados, pero lo más llamativo son los pilotos traseros LED.

El interior es, sin duda, el cambio más agradecido. El habitáculo está a años luz del anterior, con unas líneas más suaves y un aspecto general mucho más moderno. El volante, el equipo multimedia, el tablero de instrumentos, la zona del freno de mano, los guarnecidos de las puertas, etc…son nuevos. En definitiva, parece otro coche nuevo. A continuación se muestra una imagen del nuevo habitáculo y del saliente para comprobar la diferencia.

Mecánicamente presenta un nuevo esquema de suspensiones para favorecer la comodidad de los ocupantes. A este propósito también se unen las modificaciones llevadas a cabo para reducir las vibraciones y el ruido que se filtra al interior. Dodge asegura que en este aspecto el Dodge Journey se asimila a modelos premium.

En EEUU se incorpora un nuevo motor a la oferta de propulsores. Se trata de un 3.6 V6 Pentastar de 283 CV que también montará el Chrysler 200, y que sustituirá al actual 3.5 V6 de 235 CV. Lo lógico es que el 2.4 tetracilíndrico de 173 CV siga a la venta.


Continuar leyendo