ESPACIOS
COMPETICIÓN
Cerrar CERRAR
Competición

5 MIN

Gran Premio de Hungría 1994: Victoria de Michael Schumacher y primer podio de Jos Verstappen

La temporada de 1994 de Fórmula 1 es histórica a muchos niveles, con multitud de eventos que son recordados aún hoy en día. Típicamente, el Gran Premio de Hungría suele ser una cita más pero con el tiempo toma relevancia. Lo primero es la penúltima victoria de Michael Schumacher con su última carrera antes del triple cero con su descalificación en Bélgica y sus dos carreras de suspensión en lo que es esencialmente el fin del increible arranque de temporada del alemán. Pero también es la prueba donde Jos Verstappen se subió por primera vez al podio.

Hasta el Gran Premio de Rusia de este año, ese era el mejor resultado de un piloto de los Países Bajos pero con la victoria de Max Verstappen en España, todo cambió. Y como suele suceder en estos casos, un piloto considerado casi como una nota a pie de página cobra una mayor importancia al tener un hijo altamente competitivo. Además, en un año importante para Benetton -obtuvieron su primer título de pilotos y lucharon por el de constructores por primera vez en su historia-, la carrera del Hungaroring fue la mejor del año para ellos.

Con un coche que sufría por la falta de potencia a causa de usar un motor Ford Zetec-R V8, el trazado húngaro era uno de los más propicios para la escudería italiana. El chasis era fantástico, como lo había demostrado Schumacher en varias carreras y aunque no hubiera manera de plantar cara a los potentes Renault V10 o Ferrari V12 en circuitos como Hockenheim o más adelante Monza, en Hungría había opciones. En los entrenamientos clasificatorios, Schumacher hizo magia y obtuvo una fantástica pole position con medio segundo de ventaja sobre Damon Hill.

Jos Verstappen tuvo menos suerte, como había tenido el Benetton número 6 todo el año -primero con J.J. Lehto y luego con el propio Verstappen- y clasificó en duodécima posición. En la salida, Hill intentó atacar a Schumacher pero el hombre de la pole supo defender con maestría y mantuvo la cabeza de carrera. Por detrás, Ukyo Katayama falló y perdió varias posiciones. Al intentar recuperar el tiempo perdido en la primera curva contactó con Eddie Irvine y tras el toque, Rubens Barrichello acabó golpeándoles también, quedando los tres fuera de carrera.

La carrera prosiguió con relativa normalidad en la zona de cabeza mientras por detrás se sucedían los abandonos uno tras otro. Jean-Marc Gounon fue el primero en abandonar con su Simtek tras menos de una decena de vueltas, seguido por Philippe Alliot, piloto francés que ejercía las tareas de hombre de pruebas de McLaren. En el Gran Premio de Hungría ocupaba el lugar de Mika Häkkinen tras ser sancionado con una carrera de suspensión tras sendos accidentes en Gran Bretaña y en Alemania. Poco duró la penúltima carrera de Alliot en la categoría reina.

Siguieron los abandonos de Gianni Morbidelli y Andrea de Cesaris tras un toque en la vuelta 30, con Johnny Herbert y Heinz-Harald Frentzen retirándose cuatro y nueve vueltas después respectivamente con problemas técnicos. Los abandonos de Pierluigi Martini, Jean Alesi y David Coulthard en el espacio de dos vueltas dejaban a la carrera con apenas catorce coches en pista a falta de menos de veinte giros para la bandera de cuadros. Schumacher seguía en cabeza con Hill segundo y Brundle tercero. Mientras tanto, la transmisión de Christian Fittipaldi cedió a falta de nueve vueltas y  el motor de Gerhard Berger a falta de cinco.

Martin Brundle ocupaba la tercera posición con el otro McLaren-Peugeot y Michael Schumacher había doblado a su compañero Jos Verstappen cuando en la última vuelta, el alemán empecó a aminorar el ritmo. El miedo se apoderó del equipo Benetton, que contactó con él por radio para preguntarle si todo iba bien. La respuesta del futuro campeón dejó al equipo con la boca abierta. Comunicaba a su ingeniero de pista que dejaba pasar a Verstappen por si Hill o Brundle tenían algún problema en la última vuelta. Podría parecer un gesto altruista pero dejando pasar a su compañero, si su rival por el campeonato abandonaba se aseguraba que perdiera más puntos.

A fin de cuentas, cuando un piloto abandona pero tiene más vueltas que los otros competidores aún termina por delante de ellos y dejando pasar a Verstappen, Schumacher abría la posibilidad de que si Hill abandonaba, perdiera una posición más. Al final, no fue el piloto de Williams quien abandonó sino el de McLaren. En la última vuelta, problemas eléctricos dejaron a Martin Brundle fuera de carrera. Aunque Damon Hill llegó en segunda posición a veinte segundos del ganador, Verstappen pudo conseguir su primer podio y el primer podio del segundo Benetton en 1994. Fue un día grande para el equipo.

Tras ellos, Brundle ocupó el cuarto puesto por delante de Mark Blundell con el Tyrrell y Olivier Panis con el Ligier. Una carrera de locos que precedía a la cita del espectacular Spa-Francorchamps. A falta de seis carreras para el final, la ventaja de 31 puntos de Schumacher sobre Hill parecía sentenciarlo todo. Aunque difícil, no era imposible soñar con un título confirmado en Monza y en caso de no conseguirlo en Italia, el Gran Premio de Portugal era una meta razonable para confirmar su primer gran éxito. Poco sabían en Benetton que todo se decidiría en Australia y que el título de constructores se les iba a escapar, aunque no el de pilotos…

Cargando...