Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Utilitarios
Logo Icon

3 MIN

La gran esperanza de los rallyes bolivianos tiene 15 años y ya es Campeón

Me he resistido a volver a utilizar el nombre de Kalle Rovanperä como reclamo para el título, al fin y al cabo, el adolescente que nos ocupa hoy está un pequeño paso por delante al ya tener su primer título de Campeón Nacional en sus manos, mientras que el finlandés, hijo de Harri todavía tiene que sellar matemáticamente su triunfo en el Nacional Letón. Y es que la progresión de Marquito Bulacia ha sido meteórica desde que empezó en el mundo de las carreras con sólo 7 años.

No voy a decir que estuviese al tanto de él antes de escribir este artículo (fue mi propio compañero Eloy el que me puso sobre la pista ayer anoche tras un oportuno chivatazo por redes sociales). Sí conocía a su padre, Marco Bulacia, uno de los pilotos más reconocidos en Bolivia y varias veces participante en el Dakar dentro de la categoría de coches. En el último, estuvo al volante de una Toyota Hilux V8 4x4 tras competir en 2015 con un buggy que no cumplió con todas su expectativas. Ahora, además de sus participaciones dentro de rallyes Cross-Country, Marco también compagina su labor como padre y consejero de su precoz hijo.

Con sólo 15 años, 16 que cumplirá el próximo 27 de septiembre, Marquito ha conseguido el pasado asegurarse matemáticamente el Campeonato Nacional Mixto de Automovilismo de Bolivia en categoría R4N, superando al anterior record, en manos de Diego Carballo que logró el título con 17 años. Nada mal para un joven que ha pasado de competir en karting a directamente disputar UTV y finalmente debutar en 2016 dentro de los rallyes.

Su adaptación fue impresionante, siendo ya segundo en su debut en Oruro, ganado en Potosí y siendo tercero en La Paz al volante de su Toyota Corolla Proto (motor Mitsubishi y preparado por Juan Luis Ramírez) y con Luis Salazar como copiloto. En total cinco victorias en 2016 y un título Nacional que abre un futuro prometedor para el nuevo estandarte del apellido Bulacia en competición. Con los pies en el suelo ya mira hacía retos mayores con el principal impedimento de la edad. El CODASUR y la participación en el Dakar junto a su padre una vez cumpla los 18 años serán sus objetivos más cercanos, después ya veremos… Sin embargo tendrá que cumplir un requisito imprescindible para seguir con su carrera: sacar buenas notas en el colegio.

Gracias a Roberto Carlos Antelo Medina por la pista.

Foto | Marquito Bulacia