Adiós al Dallara F312, el monoplaza con el que brillaron Verstappen, Leclerc y Norris

 |  @Victor_Forner  | 

Han pasado ya 8 años desde que Dallara presentó en el Masters de Zandvoort su F312. Concebido como el relevo del F308 para la Fórmula 3, en el momento causó división de opiniones entre los aficionados y los equipos. Su mayor coste, su velocidad similar y el no haber hecho un avance muy grande en cuanto a seguridad no justificaba para algunos el relevo de chasis. 8 años después, se puede afirmar que ha sido el Fórmula 3 más exitoso de la marca italiana, o al menos, el más longevo en campeonatos oficiales.

Con respecto a su predecesor, este nuevo F312 tenía unas dimensiones ligeramente superiores en cuanto a distancia entre ejes (70 milímetros) y ancho de vías (10 milímetros en el eje delantero, y 5 en el trasero). En cuanto al sistema de suspensión, continuaba siendo push-rod en ambos ejes, cambiando los muelles delanteros por barra de torsión. El monocasco se mantuvo en fibra de carbono, con núcleo de estructura de panal de abeja de aluminio.

Ese mismo año, cuatro campeonatos anunciaron que utilizarían el F312 como coche puntero en 2012. Fue el caso de la Fórmula 3 Británica, la Fórmula 3 Europea, la Fórmula 3 Japonesa, y la EuroFormula Open, por el momento llamada European F3 Open. En algunas se instauró el coche como único, mientras que en otras se daba también la oportunidad de participar con chasis anteriores, aunque regulados y en otra categoría.

La primera carrera oficial de este nuevo monoplaza tuvo lugar en Oulton Park, el 7 de abril de 2012. Allí, la F3 británica puso la primera piedra en la historia del F312, con Jack Harvey siendo el primer piloto en lograr la primera pole y la primera victoria junto al equipo Carlin. Marcó el inicio de una era en la Fórmula 3, ya que a partir de ese momento nadie fue capaz de fabricar un chasis capaz de rivalizar al construido por Dallara. En cuanto a las motorizaciones, el F312 continuaba siendo apto para los diferentes motores disponibles: Mugen-Honda, Volkswagen, HWA, Threebond-Nissan, Toyota…

En esa primera temporada, Jack Harvey se proclamó campeón de la Británica, Ryō Hirakawa de la Japonesa, Niccolò Schirò de la F3 Open, con un final dramático en Barcelona, y Dani Juncadella de la Europea. El piloto español destacó desde el primer momento con este nuevo F312, y tomó el relevo de Roberto Merhi en el que por entonces era el campeonato de F3 por excelencia. Ese año, el piloto catalán se impuso también en el Masters de Zandvoort, mientras que el GP de Macao fue a caer en manos de Antonio Félix da Costa.

Un monoplaza que ha definido a una generación

El F312 se ganó una gran popularidad desde el primer momento como la escuela perfecta para llegar a categorías superiores como la GP3 y la GP2. Su alta carga aerodinámica y lo ajustadas que eran las carreras atrajeron a muchos pilotos. Helmut Marko tuvo una especial fijación con este coche, y con los pilotos que destacaban con el. Carlos Sainz Jr, por ejemplo, empleó todo su 2012 corriendo con el, disputando tanto el Europeo como la Británica. 

Ganar con un F312 era complicado, y normalmente iba asociado a tener un gran talento. Sin ir más lejos, de los 20 pilotos de la parrilla actual de Fórmula 1, 8 de ellos tienen en su palmarés al menos una victoria con el. Antonio Giovinazzi, Charles Leclerc, Lando Norris, Carlos Sainz, Lance Stroll, Max Verstappen, Daniil Kvyat y George Russell. O lo que es lo mismo, el relevo generacional de la categoría. 

En el año 2017, después de cinco temporadas, Dallara lanzó una evolución aerodinámica del coche bajo el nombre de F317. El morro más bajo, y optimizaciones en el alerón delantero le dan un aspecto diferente, aunque el chasis continuaba siendo el mismo. Esto hizo que aguantara dos temporadas más en la FIA F3, hasta que a principios de este 2019 se fusionó con la GP3, dejando al F312 sin su campeonato oficial. Pese al intento el Formula European Masters de aguantarlo un año más corriendo junto al DTM, la corta lista de inscritos, con sólo seis pilotos confirmados, sepultaron el campeonato.

Pero no fue el adiós definitivo del F312, ya que la F3 Japonesa  y la EuroFormula Open mantuvieron el coche para esta temporada. Con un aumento en la parrilla de esta última, con equipos nuevos como Motopark, y el Red Bull Junior Team presente, le dieron un fuerte empujón al campeonato después de unos años de decadencia. El franco-argentino Sacha Fenestraz fue el último campeón en el país del sol naciente, mientras que Marino Sato consiguió el último título de la EuroFormula con el F312.

Además, este campeonato tuvo el privilegio de albergar la última carrera oficial del monoplaza en el circuito de Monza. Una carrera que, pese a la tónica de la temporada, estuvo llena de emoción, y donde Liam Lawson escribió su nombre en la historia del F312 como su último ganador. La EuroFormula open ya anunció que la próxima temporada utilizarán el nuevo F320, la evolución del F312, incluyendo mejoras en la seguridad como el Halo. Por su parte, la Fórmula 3 Japonesa cambia de nombre, para pasar a ser la Super Formula Lights, también cambiando al nuevo monoplaza de Dallara. 

Pero este no es el fin de los F312. Hay campeonatos no oficiales donde se sigue participando con ellos, y en los últimos años se han hecho populares en subidas de montaña. Por otra parte, muchos pilotos lo continúan utilizando como coche para hacer test, y adentrarse en las carreras de monoplazas. Pilotos como la jovencísima Juju Noda, o el español David Vidales, aprenden día a día con el F312, un coche que ha marcado una generación, y que continuará formando a los campeones del mañana. 

Lee a continuación: Con jefe de filas confirmado, McLaren sigue buscando segundo piloto para la IndyCar