Análisis numérico de la Fórmula 1 en 2019: zona baja

 | 

El repaso matemático a la temporada de Fórmula 1 finaliza con los tres equipos integrantes de la zona baja, denominada así por la mayor permanencia de dichas estructuras abajo aunque con diferencias entre ellos. Principalmente se encuentran uno de los bajones más espectaculares de los últimos años, una escuadra que necesita rehacerse de años discretos y otra que está sumida en la peor crisis de su extensa historia, todos ellos lejos de los tres grandes protagonistas de la década y en ocasiones también distanciados de la variable zona media.

Alfa Romeo gozó de un año extremadamente irregular salvado en una sólida carrera en Brasil. Kimi Räikkönen fue claramente el piloto más rápido de esta parte baja de la parrilla y sin embargo se empequeñeció tras el parón veraniego (a la par que el rendimiento del coche), permitiendo levantar el ánimo de Antonio Giovinazzi. El italiano comenzó poco fresco después de dos años de inactividad, sumando puntos después del verano y superando a Räikkönen con cierta holgura en las qualys. La repetición de posición en comparación con 2018 no oculta el hecho de que una teórica lucha con Racing Point quedó difuminada pronto y con Haas más cerca de lo previsto.

Precisamente es Haas el gran desencanto de 2019 con mucha diferencia. El equipo estadounidense debía sufrir los esfuerzos de la F1 en algún momento de su corta historia y el cuarto año ha sido el primero de verdadero suplicio. Ni Kevin Magnussen ni un errático Romain Grosjean han podido sacar prácticamente nada útil de un coche destacable en algunos sábados pero siempre en descenso los domingos por culpa del desgaste excesivo de los neumáticos. Ambos pilotos repetirán por cuarta temporada consecutiva y la adaptación a la nueva normativa de 2021 será el ultimátum para dos hombres y un equipo que no quieren quedarse atrás.

Primera mitad Segunda mitad Diferencia con 2018
Alfa Romeo 32 (56,1%) 63 (43,9%) 48 a 57 (+18,75%)
Haas 26 (92,86%) 52 (7,14%) 93 a 28 (-69,89%)
Williams 1 (100%) 0 7 a 1 (-85,71%)

Y por último queda el manojo de hierros maltratados y poco aprovechables en que ha desembocado Williams. Si 2018 ya supuso un año olvidable y de pocos puntos positivos, esta temporada ha sido la culminación negativa para la gente de Grove. Llegar con retraso a los test de pretemporada condenó el trabajo de evolución, ya de por sí dañado al depender de un rookie y un veterano de vuelta después de varios años de ausencia. Era de esperar que George Russell fuera superior a Robert Kubica, aunque quizá no hasta el punto de limpiar el suelo el campeón de F2 con el agradecido polaco de historia humana inigualable.

A falta de una última temporada para cerrar la primera etapa de la regresada era turbo a la F1 los tres equipos que han cerrado la parrilla buscarán la redención con tan solo un cambio, el de Nicholas Latifi en el lugar de Kubica. Será interesante ver el posible compromiso que adopten estas estructuras para desarrollar más el coche de 2021 si los resultados en la primera mitad de 2020 son favorables. No es fácil afrontar el futuro y el presente al mismo tiempo y el dinero escasea en algunos de estos grupos, así que el tiempo y el dinero juegan en contra de un personal en busca de aún más creatividad traducida en velocidad sobre el asfalto.

Lee a continuación: Haas F1 aplicará un programa de simulador en vivo desde Abu Dhabi