Audi se lleva las 8 Horas de California y el Intercontinental GT Challenge

 |  @eloy_eg  | 

Como el año pasado el Intercontinental GT Challenge cerró su temporada en Laguna Seca. El trazado estadounidense albergó las 8 Horas de California y en ellas Audi revalidó su corona entre los fabricantes GT3 con un doblete de sus R8. Ganadora ya de dos de las tres citas que conformaban este ‘mundialito’ organziado por Stéphane Ratel (Bathurst y Spa), en California se impuso con el coche de Land Motorsport en manos de Christopher Haase, Kelvin van der Linde y Christopher Mies.

El mismo coche ya adelantó sus intenciones al marcar la pole Christopher Haase con 68 milésimas de ventaja sobre el Mercedes #43 pilotado por Raffaele Marciello. No fue una buena sesión de clasificación para los coches con representación española, pues el Audi #17 que Alex Riberas compartía con Sheldon van der Linde y Stuart Leonard fue séptimo y el Bentley #8 de Andy Soucek, Vincent Abril y Maxime Soulet, 12º, siguiendo con las penurias habituales de la marca británica a una vuelta.

Pese a ese dominio inicial de Audi, Mercedes tomó el relevo una vez se inició la prueba, al adelantar Raffaele Marciello en pista a Kelvin van der Linde, y la marca de la estrella incluso coqueteó con el doblete durante buena parte de la carrera. Pero el coche de la pole se sobrepuso a un par de drive through en la parte inicial de la prueba con una curiosísima estrategia: parar antes que sus rivales y volver a pasar por el pitlane cuando estos realizaban sus cambios de piloto para así volver a poner a cero el cronómetro del tiempo máximo por relevo…

De este modo y a pesar de visitar el pitlane más que cualquiera de sus rivales, Land Motorsport disfrutó de una mayor libertad estratégica y pudo dar rienda suelta a su trío de pilotos, poniendo las banderas amarillas el resto para que Haase, Van der Linde y Mies se llevaran el triunfo por delante de otro Audi R8, el #19 de WRT en manos de Frijns, Vanthoor y Winklehock. Ello le dio a Audi su tercer título consecutivo en el Intercontinental GT Challenge.

Sin embargo Mercedes logró al menos la corona de pilotos para Tristan Vautier, al llegar el francés tercero junto a Maro Engel y Maximilian Buhk. Vautier llegaba empatado a esta cita con Raffaele Marciello y la marca alemana decidió ponerlos en coches distintos para doblar sus opciones de éxito, quedándose así con la miel en los labios el italiano al terminar séptimo su coche. Quinto fue el coche de Riberas, Van der Linde y Leonard, mientras que un toque con un GT4 y una sanción por exceso de tiempo de pilotaje apearon de la lucha por la victoria al Bentley de Soucek, Soulet y Abril, finalmente sexto a una vuelta.

También se impuso entre los GT4 un Audi R8, el de Rearden Racing (Kozarov/Roberts/Faulkner), mientras que la categoría TCR tan sólo contó con la presencia de los Hyundai oficiales de Bryan Herta Autosport, ganando el pilotado por padre e hijo (Bryan y Colton Herta) junto a George Kurtz.

Foto | Audi Sport

Lee a continuación: Audi Sport presenta en el Salón de París la segunda generación de su R8 LMS GT3