Chase Elliott aprovechó la oportunidad y se impuso en Talladega

 |  @X3Humberto  | 

Chase Elliot logró ganar la GEICO 500 en el óvalo de Talladega, décima cita del calendario NASCAR, por delante de su compañero Alex Bowman, en una carrera cuyo final fue con régimen de bandera amarilla debido a un accidente de Kyle Larson. Con su victoria, el piloto del Chevorlet Camaro número 9 de Hendrick Motorsports también rompió la cadena de siete triunfos que tenían los equipos de Ford. En esta ocasión, el podio fue todo Chevrolet ya que el tercer lugar fue para el novato Ryan Preece, quien partió desde el puesto 30 y finalizó por delante de Joey Logano, el único representante de Ford entre los cinco mejores de la jornada.

Para Elliot fue su cuarta victoria de su carrera y en esta ocasión tuvo mucho que ver la estrategia de los pilotos Chevrolet que se mantuvieron juntos durante la mayor parte del recorrido. A falta de seis vueltas para el final, y cuando parecía que Joey Logano tenía pleno control de la carrera, una colisión entre Aric Almirola y Chris Buescher provocó que el Camaro del piloto de JTG Daugherty Racing quedara atravesado en la recta principal, en el camino de Matt DiBenedetto, que no pudo evitar el contacto. En la misma acción se vieron afectados Martin Truex Jr. y Justin Haley, quien debutaba en la división principal de la NASCAR.

Cuando se reinició la carrera, Elliot fue por Logano y logró superarlo para asumir el liderato a falta de tres vueltas para el final. Apenas 29 coches de los 40 que tomaron la salida pudieron completar el recorrido. Tan pronto como en el primer tercio de la carrera, incidentes en pista eliminaron toda las posibilidades de aspirantes como Bubba Wallace, Michael McDowell y Kevin Harvick. Más adelante también quedarían en el camino Denny Hamlin y Jimmy Johnson. El líder del campeonato, Kyle Busch, apenas pudo culminar en el décimo lugar, aunque no es una muy buena posición se debe decir que ha finalizado entre los diez mejores en lo que va de temporada y ante las malas actuaciones de algunos sus principales rivales por el título como Denny Hamlin y Kevin Harvick, además del puesto 13 de Brad Keselowsky, se afirma en la punta del campeonato 15 puntos por delante de Joey Logano, quien fue el que más puntos descontó en Talladega.

En palabras de Chase Elliott:

¡Qué día!. Muchísimas gracias a mis patrocinadores, a Hendrick Motorsports, a Chevrolet; hoy se trabajó mucho en equipo. Tuvimos un plan y lo ejecutamos muy bien. Obviamente, podría haber sido para cualquiera de nosotros, pero afortunadamente todos nos mantuvimos juntos, mantuvimos el rumbo y obtuvimos un poco de ayuda en la última vuelta con la precaución. Aprecio todo el apoyo, esto es especial.

Vía | NASCAR

Lee a continuación: Martin Truex Jr. rompe su maldición en short tracks en su primer triunfo con Gibbs