Citroën quema todas las naves: en Alemania tendrán una evolución de motor para el C3 WRC

 |  @fernischumi  | 

Aunque quisieron estar en la lucha por ambos campeonatos, centrándose en intentar conseguir que los dos C3 WRC de fábrica se mantuvieran en la batalla por la victoria en cada uno de los rallyes, hasta ahora Citroën Racing se ha agarrado como ha podido a intentar llevar a Sébastien Ogier hasta el espectáculo a tres bandas que de nuevo se está sucediendo por el título de pilotos. El francés ha sido el verdadero estimulo de la firma de los dos chevrones, consiguiendo que esta mantuviera una racha de podios de forma consecutiva desde el inicio del año y en la que Esapekka Lappi tan solo ha intervenido en dos ocasiones, Suecia y Finlandia. La tendencia se rompió en Cerdeña.

El hexacampeón ha tratado de hacer suyo al Citroën desde que se sentara en él ya a finales de 2018, sin embargo, la escasez de jokers disponibles para su desarrollo es una losa demasiado pesada cuando enfrente te encuentras a un dúo tan prestacional como el formado por Ott Tänak y el Toyota Yaris WRC. Como punto a favor, la presencia de únicamente dos pilotos en la estructura de Pierre Budar le ha permitido a Ogier doblar las jornadas de test previas a los rallyes. Sin embargo, ahora que llegamos al momento clave de la temporada, es el momento de un paso más hacia delante.

A falta de cinco pruebas para finalizar el calendario de 2019, empezando el próximo fin de semana por el Rallye de Alemania, la firma de los dos chevrones ha preparado una evolución de motor para el Citroën C3 WRC en la que han invertido uno de los pocos jokers que le quedaban disponibles. Con estas nuevas especificaciones, los de Versalles esperan haber resuelto los problemas que les trajeron de cabeza en el Tour de Corse y que los llevaron por primera vez a no ser una referencia sobre dicha superficie en los últimos tres años.

Con cuatro días de test pre-evento, Citroën Racing se cree preparada para afrontar uno de los momentos más determinantes en una prueba en la que los galos son sinónimo de éxito, habiendo vencido desde 2002 con Sébastien Loeb, Dani Sordo y Sébastien Ogier en múltiples ocasiones. En juego tienen el conseguir el título en el año del centenario para la marca, por lo que a nadie puede haberle sorprendido el que hayan echado toda la carne en el asador cuando ya se ve el último tercio de la campaña en el horizonte.

Después de nuestra segunda plaza en Finlandia, el objetivo es el de mantener la inercia aquí en este evento inusual sobre asfalto. Buscamos asegurar al menos otro podio y que también Sébastien sume lo máximo posible de cara al campeonato. Del Tour de Corse aprendimos un buen número de cosas sobre esta superficie y hemos trabajo realmente duro para tratar de corregir los problemas que verificamos en la carrera francesa. En esta cita espero de verdad que el equipo esté en disposición de volver a luchar por la victoria, sobre todo por que es un rally que conocemos todos muy bien. Para lograr esto, hemos introducido aquí una evolución del motor en el C3 WRC.

Por su parte, Linda Jackson también hacía referencia en unas declaraciones publicadas por Autosport acerca del posible futuro de Citroën a partir de 2020. La responsable británica apuntó a que el Grupo PSA evaluará el reglamento detallado antes de tomar una decisión sobre su continuidad con la llegada de los World Rally Cars híbridos en 2022, normativa que todavía se está discutiendo entre los equipos y la comisión técnica y que debería estar listo para finales de este mismo año.

Lee a continuación: Los coches que nunca existieron. ¿Por qué la FISA mató a los Grupo S incluso antes de nacer?